Crítica de Hinterland, el drama expresionista que se alzó con el premio del público en Locarno

Hinterland

Crítica de Hinterland, el drama expresionista escrito y dirigido por Stefan Ruzowitzky que se alzó con el premio del público en Locarno y llega ahora a Movistar+.

Hoy se estrena en Movistar+ la coproducción alumbrada por Austria y Luxemburgo Hinterland (y que nada que ver con la serie de la BBC del mismo título de 2013 disponible en AtresPlayer Premium).

El director austriaco Stefan Ruzowitzky, ganador del Óscar por Los falsificadores, estrenó su nueva cinta en la sección Piazza Grande de Locarno en 2021 consiguiendo el premio del público gracias a una película de alto impacto.

Lo primero que llama la atención, son los títulos de crédito que ya anticipan, tras un breve prólogo en el que vemos a un soldado salir de las sombras, que estaremos ante una propuesta en la que la ambición estética es enorme.

VIDEO

Tráiler de Hinterland, de estreno en Movistar+

Hinterland nos presenta a un grupo de soldados que han sobrevivido a la Primera Guerra Mundial tras haber sido encarcelados y torturados durante años en una prisión rusa. De regreso a Viena descubren que han sido relegados a la última fila; apenas reconocen ya la ciudad, inmersa en un proceso de modernización tras la disolución del Impero Astrohúngaro y no son bienvenidos a pesar de su entrega.

Por una parte, se sienten traicionados por un sistema que los ha utilizado y desechado como basura; por otra viven con un permanente síndrome de estrés postraumático que les lleva a rememorar con terror los horrores de la guerra en sueños. Prácticamente están sentenciados a convertirse en mendigos en un mundo que no va a reconocer su sacrificio.

 

A todo lo anterior se suma una amenaza mucho más tangible: un maniaco comienza a asesinarlos a todos ellos de forma sádica, aparentemente para hacerles pagar una decisión compleja que tuvieron que tomar en el pasado. 

En este contexto, Peter Perg, el atormentado líder de este grupo, se ve conminado a encontrar al culpable aliándose con la policía para descubrir su identidad y frenar la sangría, misión que le llevará a conocer a la doctora forense encargada de las autopsias de sus excamaradas y la postre su fiel aliada.

Murathan Muslu encarna el papel de protagonista con contundencia, defendiendo su rol de militar desencantado y obsoleto en una sociedad que lo aborrece y en la que no parece ser capaz de encontrar su sitio. Le acompaña Liv Lisa como descreída colega al principio y audaz compañera más adelante.

Pero, sin lugar, a dudas el mayor logro de la película es su acabado visual: rodada casi íntegramente en un estudio y echando mano de efectos especiales digitales para crear los fondos, a menudo nos lleva a sentir que estamos en una especie de cómic (recuerda en parte al aspecto de 300, por buscar un símil).

La sensación es de irrealidad, algo que queda resaltado por la historia misma en el momento en el que se nos propone la persecución de un asesino en serie en la Viena decadente y destrozada de los años 20.

Hinterland

La fotografía le saca todo el partido posible a las secuencias ya sean éstas estáticas o de acción, abundando en fuertes claroscuros y una imagen tintada que tiende a resaltar los verdes y azules. Pero el mayor trabajo es el de la composición de planos, las líneas de fuga y las transiciones entre secuencias.

La estética nos remite al expresionismo alemán y sus precursores, como Munch, pero también a las películas de Pitof y en lo que respecta a la posición de la cámara es habitual que los planos estén inclinados y se busquen soluciones cinematográficas bastante originales para resolver los retos de la narrativa.

El resultado final de Hinterland es una experiencia de visionado muy curiosa en la que puede que la verosimilitud histórica esté más que comprometida por la voluntad esteticista de su director y la fantasía que destila el guión, pero que nos subyuga desde el primer momento y hasta el mismísimo final. Ahora que Movistar+ la trae como estreno directo a su plataforma, solo podemos recomendárosla. 

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Original e interesante, el nuevo trabajo de Stefan Ruzowitzky tiene algo de hipnótico gracias a un planteamiento visual subyugante y su trama poco convencional.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La estética: foto, composición de planos, transiciones, soluciones creativas... Es muy disfrutable a nivel visual.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Habrá quien encuentre la propuesta demasiado radical o que "se canse" de tanto artificio.
Hobby

70

Bueno

Y además