Ir al contenido principal
La historia de Lisey
Análisis

Crítica de La historia de Lisey, la adaptación de la novela de Stephen King para Apple TV+

Crítica de La historia de Lisey, la adaptación de la novela de Stephen King para Apple TV+ protagonizada por Julianne Moore, Clive Owen y Dane DeHaan. Estreno en la plataforma el 4 de junio de 2021.

El director chileno Pablo Larraín ha sido el encargado de ponerse tras la cámara para grabar los ocho episodios que componen La historia de Lisey, la adaptación de la novela del mismo título de Stephen King que es el tercer proyecto que JJ Abrams, a través de su productora Bad Robot, desarrolla para Apple tras Little Voice y My Glory Was I Had Such Friends. Es además también la tercera vez que Abrams y King colaboran dado que habían coproducido juntos Castle Rock y la miniserie de Hulu 22/11/63

Estamos ante una serie compleja en el fondo y en la forma que crea desde el primer instante una atmósfera inquietante en la que lo fantástico se cuela muy pronto dentro de narrativa. Tal y como sucediera en uno de los mejores episodios de la serie Castle Rock, La historia de Lisey nos adentra en la mente de una mujer mientras intenta superar el luto tras el asesinato de su marido, un famoso escritor llamado Scott Landon, que, por cierto, fue ideado como trasunto del propio Stephen King.

A pesar de haber convivido con él durante 25 años y amarlo desde lo más profundo de su ser, hay ciertos aspectos de él que no conoce. Antes de morir, él le deja planteada una suerte de búsqueda del tesoro que despertará en ella recuerdos reprimidos.

Lisey además tendrá que hacer frente a un acosador obsesionado con las obras no publicadas del escritor y a una complicada situación familiar dado que tiene una hermana que padece episodios de catatonia complicados por crisis durante las cuales se autolesiona y otra completamente extenuada.

De inmediato lo que más llama la atención de la serie es el increíble talento reunido para poner en pie La historia de Lisey, desde la sensacional Julianne Moore (La mujer en la ventana) y Clive Owen (Valerian y la ciudad de los mil planetas), que ya habían compartido cartel en la indispensable película Hijos de los hombres hasta un desatado Dane DeHaan (La cura del bienestar) y las mucho más contenidas Jennifer Jason Leigh (Los odiosos ocho) o Joan Allen (The Killing). El casting es impresionante y la química que hay entre ellos, desbordante.

Filigranas combinando lo realista y lo fantástico

Nosotros hemos podido ver en versión original la serie, de modo que no sabemos cómo se las ingeniará esta adaptación para traducir al castellano los giros lingüísticos, acrónimos, modismos y neologismos que se van lanzando y que permiten que, mientras se juega con las palabras, se creen también etiquetas reconocibles y crípticas a la vez que van componiendo el puzle que le propone King a la protagonista y a los espectadores y que, salvando las distancias, os puede traer a la cabeza lo que hizo Anthony Burgess en su novela "La naranja mecánica".

Sea como fuere, encontraréis latiendo al fondo de todo una historia muy humana en la que se conjugan reflexiones sobre un amor atemporal aunque también imperfecto y una historia muy metalingüística que rompe las barreras entre los sueños plácidos y las pesadillas lúcidas, entre lo que te parte el alma desde el subconsciente y lo que te arrasa de pies a cabeza en el plano material.

Aviso para navegantes, por si no lo habíais deducido ya, no estamos ante un relato fácil: adaptada por el propio Stephen King a guión La historia de Lisey es, en sus palabras, su obra favorita (también probablemente uno de sus trabajos más íntimos) y por ello también tiene muy claro cómo y hasta dónde quiere hacernos llegar tendiéndonos la mano para meternos en su mundo. 

Así que nada de lanzaros a una maratón que sería agotadora: disfrutadla episodio a episodio y entregaos a las elucubraciones como lo hacéis cada vez que abrís una de sus obras: puede que os sorprenda hasta qué punto os sentís concernidos por los grandes temas que trata (la muerte, el amor, la familia, etc.).

Larraín le saca todo el partido posible a las localizaciones de rodaje y compone planos de excepcional belleza en los que las metáforas estéticas no están reñidas con el terror puro y duro (bien enfatizado por la banda sonora de Stephen Clark), así que el viaje, os lo podemos asegurar, merece la pena a pesar de ser perturbador y desconcertante.

Valoración

La novela homónima de Stephen King salta al formato seriéfilo con ocho episodios producidos por JJ Abrams que le sacan todo el partido posible a casting y la asfixiante atmósfera en la que se desarrolla la historia. Hipnótica y cautivadora, consigue trasladarle al espectador una historia muy humana.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

El repartazo es increíble y la inquietud que genera la realización palpable del primer plano al último. Gran trabajo de Pablo Larraín.

Lo peor

No es una serie fácil y la irrupción de los elementos fantásticos y la jerga pueden resultar desconcertantes.

Y además