Crítica de La ira de Dios, un thriller argentino sobre la venganza o el azar disponible en Netflix

la ira de dios

Sebastián Schindel dirige este thriller para Netflix protagonizado por Diego Peretti, Juan Minujín y Macarena Achaga: un escritor de éxito, un periodista que quiere descubrir la verdad y la antigua secretaria de ambos.

La ira de Dios empieza en un teatro con el escritor Kloster (Diego Peretti) terminando de presentar su nuevo libro, con un periodista (Juan Minujín) indicándole que se reúna con Luciana (Macarena Achaga), una joven que lo está esperando en los palcos. Cuando ambos se encuentran oímos un golpe indefinido y la imagen desaparece en un fundido a negro.  

El resto de la película es un flashback que nos va a ir desvelando cómo se llegó a esa situación y nos explicará finalmente qué ocurrió en el teatro. 

VIDEO

La ira de Dios tráiler Netflix

Tras unos créditos iniciales presentados como los de una serie de televisión, mediante una sucesión de imágenes caleidoscópicas relacionadas con varias de las desgracias que ocurrirán a lo largo del metraje, se nos presenta la única referencia temporal que tendremos en la película: 12 años antes.

Valiéndose de un montaje paralelo, La ira de Dios irá narrándonos los orígenes de la relación de los tres personajes protagonistas en el pasado mientras nos cuenta cómo progresa la investigación del periodista en el futuro, un Esteban obsesionado por descubrir la verdad a toda costa. 

Las 5 mejores películas de suspense y thriller en Netflix

Las 5 mejores películas de suspense y thriller en Netflix

Al principio no tendremos problemas para seguir la trama, porque se presentará de manera lineal aunque juegue con dos líneas temporales distintas.

Sebastián Schindel comienza marcando claramente la estética de ambos saltos temporales. Mientras que en el futuro los personajes habitan entornos más oscuros y se muestran más desaliñados, en el pasado visten ropas coloridas y están caracterizados para que se note el paso del tiempo.

Un thriller con saltos temporales

Tampoco parece haber dudas sobre quién es la persona que causa las desgracias, hay una mente malvada y perversa detrás de todo ello a la que podemos intuir casi desde el principio. Pero entonces la película empieza a volverse ambigua

Los saltos temporales ya no quedan tan claros, porque se comienza a retroceder y avanzar en el tiempo saliéndose de la linealidad anterior, para volver más confusa una trama que no lo era, simplemente cambiando las piezas del puzle para que nos cueste más seguir su hilo argumental. 

La ira de Dios Sebastián Schindel Netflix

Aunque también es hacia la mitad de la película cuando la cinta empieza a coger ritmo, no tanto por la confusión de la temporalidad como las declaraciones de los personajes. Hasta ahora habíamos seguido una historia predecible que no llegaba a sorprender ni intrigar, que se hacía pesada porque no terminaba de enganchar con su misterio

Al ir conociendo más a fondo a las personas implicadas es cuando podemos empezar a plantearnos preguntas y sopesar si nuestras teorías eran las adecuadas. Esa duda, ese ver que nadie está completamente libre de sospecha, le da un poco de vida a la trama y consigue que podamos llegar hasta el final para descubrir de una vez por todas qué pasó realmente.

La ira de Dios Sebastián Schindel Netflix

Lo malo es que apenas notamos una evolución en los personajes a lo largo de la película, son bastante planos, siempre aparecen retratados con una misma actitud y por ello cuesta simpatizar con cualquiera de los tres y también entrar dentro del engaño. 

Descubrir sus trapos sucios siembra la duda momentáneamente pero no de manera definitiva, como los acertijos del propio Kloster, quien nos plantea si el azar es posible, si esto realmente era una venganza o no era más que la ira de Dios. El desenlace está a la altura del resto de la película, consigue cumplir sin sorprender, dejándote mal cuerpo.

La ira de Dios está disponible en el catálogo de Netflix desde el pasado miércoles 15 de junio, junto con otras películas de Sebastián Schindel como Crímenes de familia (2020) o El hijo (2019), dos de los anteriores thrillers del director.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

La ira de Dios no reinventa el género del thriller pero hacia la mitad de la película consigue ser lo suficientemente intrigante para que queramos descubrir la verdad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Los momentos en los que consigue hacernos dudar quién es culpable.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Juega con los flashback para hacer más compleja una historia previsible.
Hobby

62

Aceptable

Y además