Liga de la Justicia
Análisis

Crítica de Liga de la Justicia, con los héroes de DC reunidos

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Liga de la Justicia, con los héroes de DC Batman, Superman, Wonder Woman, Flash, Cyborg y Aquaman reunidos. Dirigida por Zack Snyder y protagonizada por Ben Affleck, Gal Gadot, Ezra Miller, Jason Momoa, Ray Fisher, Henry Cavill, Amber Heard, Amy Adams, Jesse Eisenberg, J.K. Simmons, Jeremy Irons, se estrena el 17 de noviembre.

El Universo Cinematográfico de DC Cómics no termina de encontrar su propio tono y personalidad: da la sensación de que Liga de la Justicia es una suerte de claudicación al cine de entretenimiento más simplón con un maltrato malsano del que debería ser el personaje principal de la película: Batman.

Zack Snyder da un paso grande hacia atrás, incapaz de incorporar los aciertos de la cinta en solitario de Wonder Woman y ofrece un espectáculo palomitero en el que falta alma, tensión narrativa y personajes con los que el público pueda empatizar... Entretiene durante dos horas, que no es poco, y tiene en Gal Gadot un exponente de tal calibre, que consigue casi ella sola salvar la función.

Todos los cómics de La Liga de la Justicia

La película nos sitúa cronológicamente un año tras el sacrificio realizado por Superman (Henry Cavill) en Batman v Superman: El amanecer de la justicia. La Humanidad se ha hundido en la desesperación y parece haber perdido por completo la fe, percibiendo la ausencia de Superman como un fallo propio y cubriendo la Tierra de crespones negros con el símbolo del superhéroe (precioso el breve homenaje al gran David Bowie que pillará quien esté atento mientras se muestra ese periodo de duelo). 

Esto hace que la perspectiva de Bruce Wayne (Ben Affleck), cambie radicalmente. Impulsado por una restaurada fe en la humanidad, e inspirado por el acto desinteresado del Hombre de Acero, Wayne reevalúa sus métodos extremos y decide reclutar a nuevos aliados con habilidades extraordinarias. Su objetivo es crear la Liga de la Justicia: un equipo de superhéroes que defiendan la Tierra ante una amenaza incipiente que las amazonas de Themyscira se encargan de denunciar.

Con la ayuda de Diana Prince (Gal Gadot), alias Wonder Woman, Wayne sigue cibernéticamente a una antigua estrella del fútbol llamada Vic Stone (Ray Fisher), cuya identidad secreta es Cyborg. También sumará a la causa al guerrero atlante Aquaman (Jason Momoa) y a un joven y veloz corredor, Flash (Ezra Miller). Juntos deberán hacer frente a un poderoso adversario, Steppenwolf (Ciarán Hinds), el general del planeta Apokolips Darkseid cuyo fin último es el de reunir las tres Cajas Madre, cuya fusión tiene la capacidad de desatar el apocalipsis.

Liga de la Justicia, la primera cinta coral tras la primera reunión de héroes metahumanos de Batman v Superman acusa la falta de coherencia interna. La primera media hora de la película y el resto difieren en espíritu, forma y hasta en el tratamiento de la banda sonora, a cargo del genial Danny Elfman. Ese espectacular arranque nos remitía a una relectura del estilo burtoniano que tenía pinta de cuajar en algo interesante hasta que entran en juego los resortes archimanidos de este subgénero: villano con capacidad para destruir el mundo empoderado por una fuerza imparable y excusa, a la postre, para unir a un grupo de improbables camaradas. Y lo demás es bla, bla, bla, o lo que es lo mismo, cháchara cinematográfica sobrecargada de efectos especiales (toneladas de CGI) que te traspasa sin más. Fast food.

Por una parte se puede llegar a entender: a fin de cuentas empiezan a contarnos (muy por encima, eso sí), las historias de tres personajes nuevos (Cyborg, Aquaman y Flash) y "no da tiempo" a desarrollar demasiado al villano, pero esto no debería ser óbice para que las dos horas de película no se invirtieran más que en batallas y destrucciones masivas con desenlace sonrojantemente naif.

Liga de la Justicia nuevos pósters

Respecto al reparto, el problema más evidente de la cinta es el Batman de Ben Affleck. El actor parece interpretar el papel desganado y no tiene química con ninguno de sus compañeros de reparto. Es un personaje sin carisma que quizás sea más próximo al Batman de los juegos Injustice y Batman Arkham pero que a mí personalmente no me seduce en absoluto y en gran parte es por la parca interpretación del actor.

A nivel técnico es tan abusivo el uso de los efectos digitales, de los chromas y de los dichosos rayitos de colores que solo se puede tildar de infantiloide el planteamiento de una película que habría dado para muchísimo más. No es que haya que hacer una obra de arte y ensayo pero hay espacio para la innovación sin necesidad de esta involución. Si Liga de la Justicia hubiera llegado a los cines hace diez años, lo mismo aportaba algo, pero a estas alturas se espera mucho más de DC. Tiene personajes tan buenos y tan queridos por la audiencia que se merecen historias más potentes y profundas y no solo exhibir cachivaches y dar tortazos. Por eso Wonder Woman y Superman funcionan mejor en la película: tienen background, tienen principios, tienen una historia: hay algo de miga detrás y sus actos tienen consecuencias.

Las dos escenas postcréditos

A pesar de que las escenas en las que se nos quiere trasladar la velocidad de Flash están muy lejos de la belleza, simpatía y completitud de las de Mercurio en X-Men: días del futuro pasado y X-Men: Apocalipsis, hay que señalar que hay una que no está nada mal y también hay que reconocerle el mérito al personaje de Ezra Miller de funcionar en varias ocasiones como alivio cómico. Esto tiene una doble cara: hay momentos en los que su humor funciona muy bien y nos arrebata una sonrisa y otras ocasiones en las que el Flash resulta un tanto cargante y repetitivo. 

En la primera de las escenas postcréditos, los fans de los cómics os vais a divertir.

La segunda escena postcréditos nos devuelve un personaje que no aparece en el resto de la cinta y que apunta lo que sucederá en un futuro cercano, introduciendo a un nuevo personaje. Los inquietos que no podáis esperar y que no le tengáis miedo a los spoilers, seguid este enlace para saber más.

En conjunto, la Liga de la Justicia me ha parecido un tanto decepcionante. Ha sabido sobreponerse a las críticas a El hombre de acero y Batman v Superman resolviendo algunos problemas que arrastraban como la ausencia de humor y empoderando, al menos, a una mujer, pero se ha salido por la tangente en el tono estridente, recargado y demasiado liviano (y es sangrante el desarrollo de Lois Lane, la nueva Viuda Negra que apacigua a su propio Superman-Hulk). Es probable que Zack Snyder deba plantearse salir de la franquicia después de este paso en falso. Por el bien de Batman, que así sea.

El mundo necesita más héroes

Como ya sabéis, llevamos años recopilando todas las películas de "supertipos" en nuestro especial Cine de superhéroes. Visitadlo para conocer nuestra opinión acerca de TODAS las películas del género.

Valoración

Liga de la Justicia es un primer paso titubeante como película coral de los héroes de DC. Mientras que algunos personajes brillan con luz propia, otros lastran una narración excesivamente simplona.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La Wonder Woman de Gal Gadot roba completamente el show: es la verdadera líder del grupo y sigue siendo un festival verla pelear.

Lo peor

Zack Snyder no consigue asombrar ni sorprender en ningún momento. El villano es accesorio, la propuesta general liviana como una pluma. No deja poso.

Y además