Crítica de Modelo 77, audaz combinación de drama carcelario, crónica de nuestro pasado reciente y thriller de evasión

Modelo 77

Crítica de Modelo 77, la nueva película de Alberto Rodríguez (La isla mínima, El hombre de las mil caras) con Javier Gutiérrez y Miguel Herrán. Estreno este 23 de septiembre.

Alberto Rodríguez es uno de los directores más interesantes y solventes del panorama nacional. Desde que debutara con El factor Pilgrim, seguir su carrera ha sido un viaje vertiginoso con títulos como La isla mínima, El hombre de las mil caras y series como La peste, además de uno de los episodios de la antología Apagón, de próximo estreno en Movistar+ (pero que ya os adelantamos que es brutal).

Modelo 77 es una coproducción de Atípica Films y Movistar Plus+ que llegará a los cines este viernes 23 de septiembre y que recalará en la plataforma en exclusiva tras su exhibición en salas comerciales. Y, viendo el resultado, solo podemos desear que el idilio de Movistar y Alberto Rodríguez dure mucho tiempo.

VIDEO

Teaser de Modelo 77, la película carcelaria de Alberto Rodríguez

La ficción, basada en hechos reales, nos desplaza a la cárcel Modelo situada en Barcelona en pleno año 1977 cuando empezaba a hablarse de una amnistía para los presos políticos que podría incluso ampliarse a los presos comunes que habían sido encarcelados tras ser juzgados por un sistema considerado ya injusto y obsoleto.

En este contexto, un joven contable es encarcelado en prisión preventiva a la espera de un juicio que podría llevarle a cumplir entre seis y ocho años de condena. A todas luces, un castigo desproporcionado teniendo en cuenta el delito cometido y en condiciones higiénico-sanitarias lamentables.

 

En la cárcel, Manuel conoce a un hombre apodado "el negro", un comerciante nato que aprovecha los repartos de comida para trapichear y conseguir toda clase de cosas para los presos: desde tabaco hasta ropa. Él le invita a compartir celda con él y con Pino, un recluso que se enfrenta a una larguísima pena por cometer diversos robos a lo largo de los años.

Los nuevos aires de la Transición llegan en forma de organizaciones que reivindican derechos para las personas que están entre rejas, la mayoría analfabetas y sin recursos para defenderse. Así se gesta COPEL, la "Coordinadora de Presos en Lucha" que se valdrá de toda clase de estrategias para llamar la atención de la sociedad sobre las condiciones de la cárcel.

Desde heridas autoinfligidas a nivel colectivo, hasta motines, incendios, lanzamiento de panfletos, huelgas de hambre y coordinación con el exterior para organizar manifestaciones pidiendo la libertad. Con la caída del Franquismo se imponía una revisión del sistema penitenciario que cambiara las cosas también intramuros.

Cine español de calidad

Modelo 77 es una de las grandes películas del año por el "qué" y por el "cómo". Eso no significa que sea una película perfecta: peca de excederse en la duración final y de un par de bruscos saltos de montaje, que pueden llegar a descolocar un poco. Con todo y con eso, tiene una historia potente, una trama trepidante y es una crónica de nuestro pasado digna de enmarcar.

Elegida para inaugurar el Festival de Cine de San Sebastián, cuenta con un fantástico director que ejerce de coguionista junto a Rafael Cobos, su colaborador habitual, y con un reparto encabezado por Javier Gutiérrez y Miguel Herrán, fantásticos ambos en sus respectivos roles. Ojo a secundarios como Jesús Carroza, un robaplanos de primera.

Modelo 77

Entre las muchas virtudes de Modelo 77 está la de haber buscado una ambientación muy verosímil y fidedigna, algo de lo que podemos ser conscientes con solo quedarnos a ver los créditos finales y ver cómo se han calcado los interiores del Centro Penitenciario de Hombres de Barcelona, cerrado en 2017 y utilizado como localización principal de rodaje, el vestuario de los reclusos y la iluminación.

La película tiene la capacidad de subyugar al espectador desde el comienzo y consigue evitar caer en un montón de lugares comunes que hemos visto ya en dramas carcelarios anteriores: algunos tan sensacionales como Cadena perpetua y otros tan comerciales y morbosos como Vis a vis. Hay influencias, desde luego, pero vuela por libre.

La cinta tiene su propia personalidad en este sentido y lo que busca no es solo que empaticemos con los personajes y con la miseria que inunda el lugar (violencia, consumo de drogas, vendettas, prostitución) sino que comprendamos un momento muy particular de nuestra historia reciente, sin glorificar ni satanizar a nadie, mostrando las luces y las sombras de las personas.

Lo que no falta, en ningún momento, es emoción y el hecho de que los personajes sean tridimensionales ayuda a hacerlos creíbles. Puede que el final sea algo más inverosímil, pero es que no deja de ser ficción, por más que se base en hechos reales ocurridos en esta España nuestra y personajes de carne y hueso.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Modelo 77 es una de las películas españolas más sólidas del año: es respetuosa con la cruda realidad que retrata y a la vez consigue sacar la historia del corsé de los dramas carcelarios, sobreexplotados en los últimos tiempos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La historia es muy interesante y está perfectamente documentada, con una dirección artística y un diseño de producción impecables.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Hay algunas decisiones de montaje algo abruptas y un cambio de registro al final que le resta realismo.
Hobby

80

Muy bueno

Y además

Modelo 77 (2022)

Modelo 77

Lanzamiento:

Argumento:

Modelo 77 es una película española dirigida porAlberto Rodríguez (Apagón, La peste,El hombre de las mil caras), cuyo guion coescribe junto a Rafael Cobos. Este thriller carcelario nos ubica en una Cárcel Modelo de la Barcelona de 1977 y nos presenta a Manuel, un joven contable que ha sido encarcelado por cometer un desfalco, quedando pendiente d...