Pequeñas coincidencias
Análisis

Crítica de Pequeñas coincidencias, la primera serie de Prime Video en España

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Pequeñas coincidencias, la primera serie de Prime Video en España, creada y protagonizada por Javier Veiga junto a Marta Hazas. Disponible a partir del 7 de diciembre.

El 7 de diciembre, Amazon Prime Video estrenará en exclusiva la serie Pequeñas coincidencias, compuesta por ocho episodios de unos 50 minutos de duración cada uno. Se trata de la primera serie española producida para Amazon Prime Video, que la estrenará y emitirá en primicia. Después, llegará al abierto de la mano de Atresmedia Televisión.

Las mejores series a un precio increíble

Dirigida por Javier Veiga (Gym Tony y El Club de la Comedia) vía Atresmedia Studios es una comedia romántica apta para todos los públicos que cuenta la historia de Javi (Javier Veiga) y Marta (Marta Hazas, Velvet y Gran Hotel).

Marta es una mujer de 37 años que ha estado en una relación estable con el mismo novio los últimos 5 años y acaba de abrir una boutique de vestidos de novia.

Javi, de 40 años, es un exitoso crítico gastronómico que realmente disfruta de su vida como soltero, y está entregado en cuerpo y alma a su hedonismo. Realmente, ellos no tienen nada en común, pero sin conocerse, en el fondo, los dos quieren lo mismo: ser padres aunque de momento, no tienen ni idea de que sus vidas pueden llegar a cruzarse.

Un reparto lleno de rostros conocidos

Menuda pasarela de personajes supone Pequeñas coincidencias... A lo largo de sus ocho episodios vais a ver desfilar por la pantalla a Fele Martínez, Marta Torné, Iñaki Miramón, Loles León, Enrique Villén, y un montón de conocidos humoristas que han desfilado por El Club de la Comedia como David Amor, Rober Bodegas, Miguel Lago o Tomás Pozzi

También tenemos los televisivos rostros de Mariano Peña (Aída, Allí abajo), Juan Ibáñez (El hormiguero), Xosé Touriñán (Fariña) o Marta Castellote (Presunto culpable).

Como toda comedia de enredo, Pequeñas coincidencias se presenta como un producto de género muy definido y con amplitud de miras con la pretensión de llegar a un público amplio.

Se cachondea sanamente del hiperdesarrollado sentido de lo políticamente correcto de la sociedad actual y transcurre utilizando en los momentos clave montajes paralelos que despistan momentáneamente al espectador. La salsa de la historia: cuándo, por fin, dos almas gemelas van a cruzarse y a hacer realidad lo que ambos de desean, que no es otra cosa que ser padres. Por eso también aborda la relación de los protagonistas con sus familias y hasta qué punto las familias desestructuradas pueden ser fuente de conflictos.

La historia está construida a la inversa de lo que nos dicta el sentido común: lo normal es que primero tengas una pareja estable y luego te entren las ganas de tener descendencia. Pero, de forma similar, ambos protagonistas, Marta y Javi, descubren su vocación de ser padres antes incluso de encontrar a la persona adecuada con la que ejercer esa tarea. Ojo, esto es una especie de Cómo conocí a vuestra madre deconstruido en el que los niños se han revelado ante el miedo a no nacer y han decidido presentarse ante sus futuros progenitores casi como si fueran ectoplasmas para impulsarlos a "no perder el tren", lo que da lugar a divertidos equívocos (a fin de cuentas solo ellos pueden verlos).

Pequeñas coincidencias

Pequeñas coincidencias no supone una revolución por su concepto o por el tratamiento de la materia que exprime, pero sí que es una comedia ligera y simpática que se consume con agrado y que le da una nueva vuelta de tuerca a las series de relaciones paterno-filiales como ya hicieran recientemente Mira lo que has hecho o la segunda temporada de Vergüenza en registros muy diferentes. Y oye, de paso, nos permite mirarnos un poco en el espejo y despejar la incógnita de cómo demonios nos relacionamos a día de hoy: parece más fácil abrir una aplicación en el móvil que un encuentro fortuito en un bar, así que sí, también hay algo de reflexión acerca de la vida 2.0. 

Valoración

Javier Veiga crea y protagoniza una serie simpática y resultona sobre lo que significa la maternidad/paternidad con un fuerte regusto noventero. Hasta los propios personajes hablan de sus "relaciones del siglo XX".

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Es una comedia romántica de situación con buenas intenciones que no trata de darle más vueltas al concepto y funciona bien.

Lo peor

Requiere un tiempo para que el espectador se enamore de los personajes y se ponga en su lugar. Personajes estereotipados como "el amigo gay".