Ir al contenido principal
Diarios de la cuarentena
Análisis

Crítica del primer episodio de la sitcom Diarios de la cuarentena

Crítica del primer episodio de la sitcom semanal de TVE Diarios de la cuarentena que mostrará cómo es la convivencia durante el confinamiento actual.

Acaba de emitirse en TVE 1 el primer episodio de Diarios de cuarentena y queremos ofreceros unas primeras impresiones sobre una serie que ha sido prejuzgada con dureza antes de llegar a la audiencia.

Se trata de una sitcom semanal que mostrará cómo es la convivencia llevada al límite durante el confinamiento como el que vivimos actualmente.

Pequeñas anécdotas que surgen en los hogares de varios protagonistas y de una situación que sirve como punto de partida: estar encerrados en casa. Cada capítulo, producido por RTVE en colaboración con Morena Films, irá saltando de casa en casa, en forma de sketches, como si fuera la dueña de un mando que entra en cada hogar, frente a nuestra ventana.

Así nos permitirá asomarnos en cada capítulo a diez hogares formados por un matrimonio hastiado (Cecilia Gessa y Carlos Bardem); dos amigos inseparables separados (Gorka Otxoa y Carlos Areces); una casa, oficina, guardería y parque de bolas (Adriá Collado); un vecino atareado (Fernando Colomo); una pareja casual capturados por la cuarentena (Víctor Clavijo y Montse Plá); dos “influencers” viejunos (Fele Martínez y Mónica Regueiro), una adolescente y su familia (Carmen Arrufat), dos abuelos aislados (Petra Martínez y Juan Margallo) y una pareja en crisis (José Luis García Pérez y Cristina Alarcón).

La sinopsis de Diarios de la cuarentena dice así: "Convivir con alguien siempre ha sido complicado, ya sea en pareja, en familia, con los compañeros de piso... pero ahora, sin previo aviso, tenemos que pasar las 24 horas del día con esa persona con la que compartimos la vida. Es un reflejo de los problemas domésticos a los que todos nos enfrentamos durante este confinamiento".

La idea original y la producción corre a cargo de Álvaro Longoria, cuenta con guión y dirección de Álvaro Fernández Armero (Vergüenza) y David Marqués y con la música original de Alfonso G. Aguilar (La leyenda de Klaus). 

Diarios de la cuarentena

¿Es el momento? 

Diarios de la cuarentena viene con polémica debajo del brazo: Twitter no ha tardado en rebozarse en bilis señalando la desvergüenza de la cadena pública por emplear recursos en el humor, precisamente en un momento tan crítico en el que la escalada de muertes sigue siendo estremecedora...

Álvaro Fernández Armero se defendía con las siguientes palabras en la rueda de prensa virtual que ha servido como anuncio a los medios del estreno: "Queremos darle al espectador el punto de vista del humor y resulta sanador en una situación que no es fácil".

Rueda de prensa Diarios de la cuarentena
Rueda de prensa Diarios de la cuarentena

En ese sentido se pronunciaba también Fernando López Puig, director de Contenidos y Canales de RTVE, subrayando la importancia de la labor de RTVE en estos tiempos: "La serie, desde el respeto, intenta abrazar al espectador en medio de lo que está pasando. RTVE informa constantemente sobre lo que está ocurriendo y además, queremos tener contenidos que ayuden a la esperanza, a que sobrellevemos este drama nacional".

Como poco, es digno de elogio que nos quede el recurso del humor no para reírnos de la crisis del COVID-19, sino más bien de nosotros mismos y de cómo nos afecta en nuestros hogares. Y no será algo tan malo levantar un poco la moral cuando ya se han interesado por el formato numerosos países que también están soportando las peores consecuencias de la pandemia mundial como Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos o Reino Unido.

España frente al espejo

Hicimos volar el papel higiénico de los supermercados, luego el vino y la cerveza y ahora la levadura, la harina y los aperitivos. Cuarentena sí, pero en Semana Santa no nos faltará el pan, ni las torrijas ni los experimentos culinarios. Y lo mismo con las improvisaciones musicales y artísticas que compartimos con el mundo entero por medio de nuestras redes sociales saturadas de postureo.

Diarios de cuarentena se cachondea de todo: de la tendencia hipocondriaca de algunos, de los problemas conyugales derivados de la a veces imposible conciliación laboral y familiar que ahora es obligatoria y hasta de nuestros buenos propósitos para hacer lo que consideramos más correcto con el tiempo libre: ponernos en forma, leer, terminar proyectos a medias, ver las series pendientes... Amén de los problemas más comunes como las necesidades estéticas que han llevado a más de dos a cometer un suicidio capilar, los negocietes con la elaboración de mascarillas caseras o el sexo... Tan apetecible para unos y tan poco para otros.

Qué decir de los problemas de comunicación, la convivencia entre auténticos desconocidos a pesar de ser familiares, los aplausos solidarios y los tuppers de cocido. Todo os va a resultar familiar e hilarante. Porque el formato breve de sketches le sienta fenomenal a la serie, que os puede recordar a otras como Vaya semanita o La tira. Es ágil, directo y no falta al respeto a nadie.

En fin, queda claro que la idea es echarnos unas risas a costa de nuestra propia realidad y la forma en la que afrontemos esta desgracia derivada de la pandemia de coronavirus, que lo es y nadie lo niega, dirá mucho de nosotros. Como los protagonistas de esta serie... ¡Quedaos en casa! Y si esta sitcom no os llama, tenéis multitud de alternativas de entretenimiento disponibles. Elijáis la que elijáis, que sea con una sonrisa.

Valoración

Razonablemente divertida y respetuosa con la realidad que vivimos, la serie consigue sacarte la sonrisa y hacer que te sonrojes reconociéndote en situaciones puntuales. Buena jugada llevarnos a reírnos de nosotros mismos y emotiva la dedicatoria a quienes trabajan de forma incansable para que salgamos de esta situación.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

El formato es ágil y los guiones, que nos ponen frente al espejo, divertidos. Es muy probable que cada cual se sienta identificados en algún momento.

Lo peor

Accedemos a diez hogares y no todos resultan desternillantes: es un acierto Fernando Colomo, pero otros actores no tienen tanta vis cómica.

Y además