Red Sea Diving Resort
Análisis

Crítica de Rescate en el Mar Rojo: Chris Evans lidera el estreno de Netflix

Por Rafa Domínguez

Crítica de Rescate en el Mar Rojo, dirigida y escrita por Gideon Raff. La película de Netflix está protagonizada por Chris Evans, Ben Kingsley, Michiel Huisman, Haley Bennett, Michael Kennet Williams y Greg Kinnear, entre otros, y está basada en hechos reales.

Chris Evans sigue salvando vidas. Han sido ocho años portando el escudo del Capitán América que llegaron a su fin con Vengadores Endgame, después de que el actor buscase nuevos proyectos en los que seguir creciendo artísticamente, pero uno no deja de ser un héroe tan rápido. Ni se afeita la barba, todo sea dicho.

Esta vez lo hace en la nueva película de Netflix: Rescate en el Mar Rojo, un thriller basado en hechos reales en el que comparte pantalla con intérpretes de la talla de Ben Kingsley (La lista de Schindler), Michiel Huisman (Juego de Tronos, La Maldición de Hill House), Michael Kennet Williams (The Wire), Haley Bennett (Los siete magníficos) o Greg Kinnear (Pequeña Miss Sunshine).

La dirección y el guion de Rescate en el Mar Rojo corren a cargo de Gideon Raff, el director israelí al que conocemos por estar detrás de las tramas de Homeland. Como decíamos, lo más interesante del estreno de Netflix es que se trata de una historia real basada en los acontecimientos de la Operación Hermanos, parte de la Operación Moisés.

Arous y las vacaciones que salvaron miles de vidas

Ari Levenson (Chris Evans) es un agente del Mossad, la agencia de inteligencia israelí, que se desvive por salvar las vidas de los etíopes judíos que sufren la persecución de la guerra civil en su país. Su objetivo es llevarlos a la tierra prometida, a su hogar en Israel, para lo que forma un equipo de espías que se ocultarán bajo la fachada de un hotel vacacional en Sudán —que en realidad tuvo el nombre de "Arous"—, a orillas del Mar Rojo. Desde allí, procurarán el rescate de miles de judíos etíopes en los campos de refugiados de Sudán para evacuarlos a Israel en una operación encubierta y absolutamente secreta de principios de los 80 que contaría con el apoyo de los Estados Unidos.

Rescate en el Mar Rojo Netflix

De no ser, además de por el equipo de agentes del Mossad, por la participación de Kabede Bimro (Michael Kennet Williams), esta misión humanitaria nunca habría tenido lugar. Basado en el personaje real del etíope Ferede Aklum, fue el líder en el que confió la comunidad judía para su traspaso desde Sudán a Israel. Una imagen con la que los judíos etíopes llevaban soñando durante milenios.

La película cuenta con la producción, la historia, el reparto y la plataforma. Lo tiene casi todo en sus manos para convertirse en uno de esos estandartes de calidad que repitiesen el éxito de casos como la imprescindible Mudbound, pero esos resortes nunca se activan. Se pierde sin desarrollar enlaces con el corazón de los espectadores, trivializando las vidas que están en riesgo.

Las mejores series actuales de Netflix, HBO y Amazon Prime

Gideon Raff, que nos había demostrado su capacidad para hundirse en lo más profundo de los conflictos árabes con Homeland, nos cuenta una historia que se olvida de las víctimas para ensalzar a los héroes. Una decisión de las que funcionan en Estados Unidos, aunque, en este caso, la carga dramática que lleva a sus espaldas queda tan en segundo lugar que destruye cualquier interés en sus personajes y en la trama. Los protagonistas quedan desdibujados e incómodamente empoderados.

En su huída del drama social, hace una selección de secuencias con una banda sonora que reincide en apartar cualquier atisbo de empatía hacia una misión humanitaria con un calado del que parece querer desprenderse para convertirse en una heist movie. Nunca forma parte en la construcción de sus personajes, más preocupados por salir airosos y ponerse la medalla que de la realidad en la que ofrecieron sus vidas para salvar las de miles. El acto heroico llega, pero el reconocimiento dramático está presente desde que ponen el primer pie en la pantalla sin haberse ganado el nuestro.

A pesar de ello, consigue dibujar un arco narrativo lo suficientemente funcional como para ofrecer un visionado de ver hoy y olvidar mañana. Hay opciones mucho más interesantes en la plataforma si buscamos un thriller de tensión palpable y, aún así, esta película de Netflix cumple con limitaciones para los que quieran matar el tiempo gracias al buen reparto que la acompaña.

Superhéroes del Mar Rojo

Argo, la comparación inevitable, mantiene una estructura que saca ventajas del humor con algún personaje sin olvidarse del respeto al tratamiento de la situación. Esos cambios en el tono que tenemos en Rescate en el Mar Rojo van en detrimento directo de la película y de sus personajes.

Rescate en el Mar Rojo Netflix

El líder etíope Kabede, interpretado por Michael Kennet Williams, es uno de los principales damnificados. Mientras que su labor parece vital para construir la carga dramática de la película, la profundidad de su personaje se limita a ser el vehículo inevitable para que los héroes blancos alcancen la gloria. Lo mismo podríamos achacar al señor de la guerra que fuma como un carretero, pero insufla poco temor porque seguimos esperando sentir cariño por este equipo de espías que parece un grupo de colegas en unas vacaciones de verano.

Para Chris Evans no va a ser la película que le permita encontrar aquello que buscaba al abandonar los lazos de Marvel. Podemos jugar a contar todas las escenas en las que su Ari Levenson se dedica a entrenar porque, claro, es un héroe y tiene que ser el más fuerte. Sumado a un entorno familiar tan cliché como la hija que no dibuja a su padre en los trabajos de la escuela porque siempre está fuera, nos dejan con un héroe irresponsable permanentemente justificado por una sonrisa de galán que no parece el objetivo.

Las mejores series de Netflix en 2019 (ACTUALIZADO)

Tiene todas las condiciones de un gran actor y le hemos visto desenvolverse con gracia en otros géneros, pero puede caer en el riesgo de convertirse en otro gran héroe de acción de Hollywood de los que firman películas con frases lapidarias y escenas con más fuego que la cuna de Belcebú.

Rescate en el Mar Rojo Netflix

Rescate en el Mar Rojo funciona en el propósito de ser una película de acción pausada, pero se lanza a la autofagia cuando pretende ser dramática. Las digresiones constantes en las escenas del grupo nos alejan tanto del drama social que, cuando las imágenes nos obliguen a sufrir, el salto entre escenas dejará un poso de insolencia que torpedea su propia historia. Una historia real que, más que nunca, supera a la ficción.

Valoración

Rescate en el Mar Rojo se olvida de las víctimas para ensalzar a sus héroes, bailando entre tonos que le pasan una gran factura a la historia.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

El reparto, a pesar de las condiciones en las que representan a sus personajes.

Lo peor

El salto entre tonos dinamita toda carga dramática.

Y además