Shaft (2019)
Análisis

Crítica de Shaft (2019) - Samuel L. Jackson aterriza en Netflix

Por Jesús Delgado

Shaft (2019) recupera a Samuel L. Jackson para una coproducción conjunta de Netflix y de Warner. El macarra detective afroamericano de Harlem regresa esta vez junto a su padre, el Shaft original, y un hijo, la tercera generación de Shaft.

Los fans de la blaxploitation están de enhorabuena, uno de los hitos del género regresa a la palestra. Shaft (2019) es la nueva apuesta de Warner Bros y Netflix para recuperar la saga de películas originales  protagonizada por Richard Roundtree en los años 70 del pasado siglo. Para este fin, Samuel L. Jackson vuelve a convertirse en John Shaft II, el hijo (o sobrino) del Shaft original de Roundtree, que ahora también es papá.

¿Quieres ver Netflix en tu vieja TV? Aquí tienes los Android TV mejor valorados en Amazon

La nueva película de Shaft para Netflix retconea la del año 2000 y establece que los Shaft son una dinastía ya de tres generaciones. En 1989, Shaft II pierde a su mujer e hijo, cuando esta le abandona, llevándose al muchacho con ella. John Shaft Jr. "J.J" (Jessie T. Usher) se cría al margen de las violentas calles de Harlem, al cuidado de su sobreprotectora madre. Con los años, al final, la cabra tira al monte y el joven se convierte en un prometedor analista del FBI. 

Sin embargo el mundo del joven da un vuelco cuando su mejor amigo Karim, un exsoldado retirado, aparece muerto por una sobredosis. El instinto de J.J. le dice que algo va mal y comienza a investigar el caso. Sus pesquisas le llevan a tener que recurrir a su padre, quien es un extraño completo para él. Y no solo por la falta de contacto, también por las diferentes realidades en las que cada uno de ellos vive. 

Juntos, padre e hijo, investigarán la muerte de Karim removiendo cielo y tierra. Esto les llevará a descubrir una intrincada red de corrupción institucional y una sofisticada trama de estupefacientes que pretende volver a anegar las calles de Harlem de heroína. Solo los dos Shaft, con un poco de ayuda adicional, podrán detener a los criminales y hacer justifica a difunto amigo de J.J. Y hasta aquí la sinopsis de Shaft (2019) de Netflix. Dentro crítica. Hablamos de la película en cuestión en los siguientes párrafos:

Who is the man that would risk his neck for his brother, man?

Si reconocéis esta frase del ladillo, sabréis que nos referimos a la canción de Shaft de Isaac Hayes. Y, por tanto, o sois fans del personaje o lo conocéis. En cualquier caso, eso significa que esta película es para vosotros, "negros". 

A grandes rasgos, esta película de Shaft de 2019 de Netflix es un canto de amor a aquel tipo de cine y a la moda clásica de los años 70 de la blaxploitation, pero remozada de tal forma que cuaje con propuestas modernas del género tales como Luke Cage o The Get Down, series de Netflix. 

El equipo guionista formado por Kenya Barris y Alex Barnow, toma la premisa, el lenguaje y los conceptos básicos de las películas clásicas de Shaft y las adapta al momento presente, de este modo propone un choque generacional entre dos tipos de afroamericanos: entre aquel que se ha criado en lo peor de los años 70 y 80 y el modelo actual aculturizado y alejado del referente de la sociedad negra estadounidense.

Es decir, J.J es un negro criado como un blanco, mientras que su padre está inmerso en la sociedad afro de Harlem. Este concepto, aunque pueda sonar xenófobo, en realidad, es uno de los temas más preocupantes en la agenda afroamericana, debido al temor de que una generación entera pierda su identidad étnica. Un detalle que por cierto se ejemplifica en la propia caracterización de las tres generaciones de Shafts.

Estas son las mejores series de suspense en Netflix y HBO

No obstante aunque este mismo tema se desarrolla y, en esencia está implícito y explícito en la historia, tampoco es que los guionistas y el director Tim Story pretendan ahondar en el concepto más allá de utilizarlo de excusa para contar una gamberra comedia de acción, políticamente incorrecta y con un cierto humor de grano grueso. Algo, por cierto, muy fiel a la propia figura de Shaft. 

En muchos sentidos hemos de entender esta nueva película de Shaft como un producto de serie-B de bajo presupuesto, devoto del principio de las películas originales (que tampoco manejaban cantidades obscenas de dinero). En este punto la cinta cumple, sin ser tampoco una maravilla. La historia es ramplona e incluso previsible, y solo el buen pulso del director logra ocultar las carencias de presupuesto para algo brindarnos más elaborado. Con todo, en la suma de todos sus elementos, resulta bastante vistosa como película de acción low-cost.

En esencia, el verdadero cebo para el espectador no es otro que Samuel L. Jackson. Su mordaz y vulgar detective, un dinosaurio en tiempos modernos, es todo el gran atractivo. Sus líneas son brutales y es casi imposible que no te arranque una culpable sonrisa cómplice. Sobre todo cuando somos testigos de cómoc un hombre, perteneciente a su época, intenta gestionar y vivir en el entorno  actual, cargado de etiquetas, de corrección política y de convenciones sociales que, a sus ojos, son poco menos que frívolas pijerías nacidas en un mundo artificial y blando.

A esto, por cierto, hemos de añadir un buen trabajo de doblaje donde nuevamente Miguel Ángel Jenner presta voz al actor, y esto le hace ganar muchos enteros gracias a sus ricos matices. De ahí que sin que sirva de precedente recomendemos encarecidamente verla doblada, cuyos actores aportan lo mejor de sí mismos. A pesar, eso sí, de perder detalles por el camino, como son las enunciaciones y pronunciaciones propias de los afroamericanos de Harlem, así como parte de su léxico.

Podemos decir sin que nos tiemble el pulso que Shaft (2019) de Netflix es un placer culpable. Quizá sea lo que busque y esa sea la trampa principal que nos pone, pero nosotros caemos con gusto en ella. No en vano salimos bastante contentos tras hora y cincuenta minuto de visionado que dura. 

Valoración

Entretenida película de acción de nicho. Trata de contar el conflicto intergeneracional entre dos tipos de afroamericanos a golpe de pistola. Nos quedamos con el carisma y el desparpajo de Samuel.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Samuel L. Jackson y su caracterización del Shaft II. La salidas de tono hacia lo (necesariamente) políticamente incorrecto. Blaxploitation pura.

Lo peor

Se nota el presupuesto reducido. Su guión es demasiado previsible y su final, quizá, un tanto apresurado. Está hecha para los fans de Shaft.

Y además