Triple frontera
Análisis

Crítica de Triple frontera, el thriller de acción de Netflix

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Triple frontera, el thriller de acción de Netflix dirigido por JC Chandor y protagonizado por Ben Affleck, Charlie Hunnam, Oscar Isaac, Garrett Hedlund y Pedro Pascal. Disponible en la plataforma a partir del 13 de marzo en España.

El 13 de marzo, Netflix España estrenará en la plataforma de streaming Triple frontera (Triple Frontier), un thriller que bien podría pasar por un episodio largo de Narcos con el añadido de "qué pasará después" de desafiar al poder.

Por desgracia es una película que se desinfla poco a poco y no sabe mantener la tensión narrativa. También es cierto que es mucho menos comercial de lo que pueda sugerir el cartel y que le da un par de vueltas de tuerca al guión que hacen que se salga de lo convencional y no se quede solo en una cinta de acción descerebrada pero, con todo y con eso, se echa en falta ritmo y emotividad.

Como curiosidad, la directora de Triple frontera iba a ser Kathryn Bigelow, pero se desligó del proyecto cuando el proceso de producción quedó estancado de forma indefinida. Posteriormente, se sumó a él el director JD Chandor, que ya había trabajado con Oscar Isaac en El año más violento y traía además a las espaldas la magnífica cinta de supervivencia Cuando todo está perdido.

Consigue las mejores ofertas en Amazon

Triple frontera nos desplaza a una zona de Sudamérica prácticamente despoblada que se encuentra entre la frontera de Paraguay, Argentina y Brasil. Un veterano de las Fuerzas Especiales recluta a cuatro compañeros que, a pesar de tener un expediente intachable y haber cumplido con sus misiones, apenas cubren sus gastos.

Por una vez, deciden dejar de lado el deber y trabajar en su propio beneficio, sin uniforme ni bandera cosida en él. Así, decidirán dar el golpe de sus vidas atacando la mansión de un narco local, que cuenta con una verdadera fortuna.

El plan de ataque y evasión no parece tener fisuras y pretende minimizar víctimas y maximizar beneficios, pero encuentran tal cantidad de dinero, que el botín es demasiado jugoso. La ambición precipitará una serie de malas decisiones en cascada que darán al traste con lo acordado y los sumergirá en una encrucijada por su propia supervivencia.

Si hay que destacar dos puntos de la película serían estos: el primero de ellos, el repartazo de lujo. Ben Affleck, Charlie Hunnam, Oscar Isaac, Garrett Hedlund y Pedro Pascal componen un magnífico quinteto interpretativo: son creíbles en sus roles y tienen buena química en pantalla. Incluso teniendo en cuenta que cada uno de ellos tiene un carácter y cometido bien definido en la estructura del plan, sus personajes no caen en el cliché. 

El segundo, que este thriller de acción sorprende por su tono y ritmo. A vista de pájaro, antes de meterte en el metraje, puedes esperar, sobre todo tras un arranque movidito y toneladas de testosterona en juego, una película banal sobre un gran robo con mucha acción y tiros. Haberlos haylos, pero no son nada gratuitos y al final sirven para hacernos pensar en las consecuencias de que "chicos buenos" decidan hacer "cosas malas". Sí, ya se sabe que quien roba a un ladrón... Pero en este caso hay muchos costes que asumir, los humanos, los más onerosos. Así que hay que quitarse el chip de que se trata de un visionado fácil y sencillo. Los personajes de Triple frontera se ven abocados a tomar decisiones complejas y se arrepienten a menudo de decisiones que les van metiendo en una espiral de violencia e incertidumbre.

Triple frontera

En resumen, a pesar de que la película se esfuerza en narrar el periplo casi suicida de los protagonistas, nunca se percibe que estén en un peligro real (echaréis mucho en falta los niveles de estrés que nos provocó sin ir más lejos Sicario) y al thriller le falta mucha pegada con un segundo arco que se alarga demasiado y dilata la resolución de manera injustificada.

Queda claro que la moraleja de esta película de Netflix es que el que mucho abarca, poco aprieta y que el dinero todo lo pudre y lo corrompe al punto de ser uno de los grandes motores del mundo pero completamente inservible cuando se está tirado en medio de la nada, donde si acaso es papel que puede arder para dar calor y poco más. Pero para llegar a esta conclusión de forma más eficiente habría venido bien un montaje más ágil y sentir el aliento del enemigo en la nuca. Triple frontera se deja ver y se disfruta gracias al cuerpo interpretativo, pero podría ser muchísimo más contundente.

Valoración

Del cartel de Triple frontera destaca un cuerpo actoral magnífico, que sabe componérselas para mostrar una camaradería en cámara que apostaríamos que ha trascendido al propio rodaje. Buena química y una historia atractiva, aunque no especialmente original.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

El repartazo y el entretenimiento que ofrece que, si bien no es muy profundo, sí que tiene un par de encrucijadas morales interesantes.

Lo peor

Se echa en falta más ritmo en algunos pasajes y quizás algún recorte de metraje en el arranque para darle más soltura al comienzo.