Ir al contenido principal
Diablo II Resurrected
Análisis

Diablo II Resurrected Análisis del "remake" de un juego de culto.

Versión comentada: PS5

El análisis de Diablo II Resurrected nos devuelve toda una leyenda. El juego de culto de Blizzard regresa, 21 años después, con gráficos renovados y funciones adicionales para PC y consolas. 

Diablo II es un pedazo de la historia de los videojuegos. Este RPG de acción ayudó a consagrar uno de los mejores momentos de Blizzard (la época en que la compañía también lanzó Starcraft y Warcraft II) y supuso un salto de calidad para el género.

Es uno de esos juegos sobre los que hemos regresado una y otra vez, a lo largo de estos más de veinte años, y que sigue escondiendo interminables horas de diversión en sus mazmorras, bosques abandonados y catacumbas. 

Por eso no nos extraña que  el RPG, desarrollado inicialmente por Blizzard North, regrese en este "remake" firmado por Vicarious Visions (responsables de Tony Hawk 1+2 Remastered y Crash Bandicoot N Sane Trilogy). De hecho, por los antiguos integrantes de Vicarious Visions, ya que el estudio fue absorbido por Blizzard hace unos meses.

En este análisis de Diablo II Resurrected vamos a comprobar si el juego conserva toda la magia (oscura) del original, y cómo ha sido regresar a un desarrollo así después de disfrutar de Diablo III, que se lanzó originalmente en 2012. Aquí podéis leer nuestro análisis de Diablo III  Eternal Collection para Nintendo Switch

Lo primero que hay que indicar es que el juego -como los otros remakes que hemos mencionado antes- respeta completamente el desarrollo del original. Tenemos un nuevo apartado gráfico, controles adaptados, mejoras en el sistema de menús, pero vamos a visitar los mismos lugares y enfrentarnos a las mismas criaturas. 

Diablo II Resurrected recupera también el contenido de la expansión Lord of Destruction (con dos nuevas clase de personaje: Asesina y Druida, y un nuevo acto). Respetar así el contenido original es un arma de doble filo. Sabemos que se trata de un desarrollo infalible, que nos provoca una explosión de nostalgia, pero al tratarse de un "remake", nos hubiera gustado encontrar más sorpresas.

Diablo II Embargo 23 septiembre

El desarrollo de Diablo II

Diablo II no se lanzó en consolas, así que puede que muchos se sumerjan en el juego después de haber probado la tercera entrega. Y en ese caso se van a encontrar con un juego más duro, en que se mantienen los pilares de la saga. 

De nuevo, comenzamos escogiendo la clase de nuestro personaje entre siete opciones (Amazona, Asesina, Nigromante, Bárbaro, Paladín, Hechicera y Druida), cada una de ellas cuenta con 30 habilidades exclusivas  con las que aniquilar a las criaturas que nos salgan al paso. Y no son pocas. 

Diablo II Embargo 23 septiembre

El argumento nos devuelve a Santuario, el reino de los mortales, tras la derrota de Diablo en el primer juego. La aparición del vagabundo oscuro da pie a una historia épica, que tiene como trasfondo la lucha entre arcángeles y demonios, y resulta muy interesante. No os perdáis las espectaculares cinemáticas -marca de la casa- que se han rehecho completamente para esta versión. 

A partir de ese momento nos embarcamos en un viaje (cinco actos) en que exploramos catacumbas de generación aleatoria, en perspectiva isométrica, mientras combatimos sin descanso. En la superficie, se trata de un sistema de juego bastante sencillo, casi como si fuese un "hack´n slash". 

El primer juego de realidad virtual de Netflix, gratis

Sin embargo, bajo esta capa exterior Diablo II es un juego de rol, que nos ofrece la posibilidad de subir de nivel, mejorar a nuestro personaje con piezas de equipo y armas, desbloquear un árbol de habilidades y disfrutar de un extenso "lore", que se va desplegando ante nosotros a medida que nos acercamos al Infierno para acabar con el Señor de la Destrucción.

Decimos que es un juego más duro que la tercera entrega por distintos motivos. El primero de ellos es que los escenarios resultan más oscuros y opresivos, y en general tenemos una mayor sensación de peligro. 

Diablo II Embargo 23 septiembre

También el ratio de objetos y tesoros únicos que vamos a encontrar es menor. y la mejora de personaje a partir de ciertos niveles se pone cuesta arriba. Lo mismo podemos decir de la dificultad de los enfrentamientos, que son desafiantes desde los primeros compases.

Si aún así, queremos un desafío mayor, tenemos la oportunidad de seleccionar diferentes modos de juego. Jerarquía si queremos competir con otros jugadores, con limitaciones en los personajes y tiempo, modo incondicional (con muerte permanente de los personajes) o modo clásico, sin la expansión. Ninguno de estos modos se recomienda para principiantes.

Diablo II Embargo 23 septiembre

¿Clásico o anticuado?

La gestión de un inventario limitado, los diálogos para aceptar las "quests", el modo en que el mapa se despliega... casi todo tiene un sabor clásico, que en algunos casos parece anticuado. Hay pequeños cambios en el interfaz o en el tamaño de nuestro alijo, que mejoran la "calidad de vida", pero no son determinantes. 

Es inevitable echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado el género en estos años, y echar de menos mecánicas que habíamos visto en Divinity Original Sin o Pillars of Eternity. Pero entonces no sería Diablo II, y después de la fría acogida que tuvo Warcraft III Reforged hace un año, es comprensible que el estudio haya sido conservador. 

Diablo II Embargo 23 septiembre
Diablo II Resurrected con modo clásico activado.

Las versiones de consola se benefician de un sistema de control adaptado, ya que el diseño original se hizo con teclado y ratón en mente. Los cambios se traducen en la posibilidad de recoger algunos objetos que dejen caer los enemigos abatidos simplemente pasando sobre ellos, sin pulsar ningún botón. 

Otro de los cambios que hay que mencionar es que el modo multijugador ha sufrido algunos recortes. Tanto en PC como en las consolas Xbox y PlayStation, podemos formar un grupo de 8 aventureros en modo online, pero en Switch se ha reducido a 4 jugadores. Lo bueno es que hay progresión cruzada entre todas las plataformas, por si queremos jugar en modo portátil y después pasar a sobremesa.

Diablo II Embargo 23 septiembre

El multijugador nos permite jugar en partida privada o asignarnos a un grupo de forma automática. Pero, como ocurría con el original, no cuenta con modo cooperativo local en una misma consola (que sí estaba en Diablo III). 

 La última novedad es que se amplía el tamaño de nuestro alijo, y la posibilidad de compartir el botín que hayamos guardado con otros personajes creados con nuestra cuenta. 

Un nuevo apartado técnico

Según habéis podido leer en nuestro análisis de Diablo II Resurrected, el juego se mueve en un fino equilibrio entre el remake y el remaster. No hay cambios en el desarrollo, pero todos los modelos 3D, algunos menús y las secuencias se han rehecho desde cero. No es un simple aumento de resolución.

El salto también se nota en las animaciones de combate, que resultan mucho más suaves y naturales, así como los efectos de iluminación, niebla y reflejos sobre algunas superficies. Diablo II Resurrected alcanza resolución 4K en las versiones de PS5 y Xbox Series X a 60 FPS, e incluso llega a 8K en PC (si nuestra máquina lo.permite).

Diablo II Embargo 23 septiembre

El trabajo de reconstrucción de todos los elementos nos parece muy notable, y la parte artística no ha envejecido pese a que vimos estos lugares y criaturas por primera vez hace más de 20 años. Este "lavado de cara" también se nota en el apartado sonoro.   

Para que podamos comprobar hasta qué punto es así, en cualquier momento podemos activar el modo clásico, y disfrutar de los gráficos originales (también con la resolución 800x600 que se introdujo con la expansión). 

Juego para veteranos del original

La impresión que deja Diablo II Resurrected depende mucho de nuestra experiencia con el juego original. A día de hoy muchas de sus mecánicas han quedado desfasadas. Lo pasamos bien recorriendo estas laberínticas mazmorras y "farmeando" objetos y niveles, pero se echa en falta más profundidad.

La estructura de las "quests" es repetitiva, y el planteamiento, en su momento revolucionario, está superado. Hasta el sistema de conversaciones parece encorsetado. Diablo II no puede competir con otros juegos de rol más modernos. 

Diablo II Embargo 23 septiembre

Sin embargo,  hay una lectura diferente, la del veterano -cualquiera que se lo hubiera jugado hace 20 años- que no cambiaría nada. En este caso, la verdad es que nos ha invadido una ola de nostalgia. Los buenos recuerdos, avivados por el modo clásico, se combinan con el apartado técnico renovado, y la fórmula funciona.

Nos hubiera gustado encontrar alguna novedad (existe la posibilidad de que más adelante llegue contenido inédito, que amplíe la experiencia de Diablo II Resurrected ) pero de cualquier modo, lo hemos pasado muy bien recorriendo Santuario con nuestro Paladín tantos años después. 

Valoración

Para algunos, es toda una leyenda, y reencontrarse con Diablo II va a ser toda una explosión de nostalgia. Pero inevitablemente sus mecánicas han quedado anticuadas (han pasado más de 20 años desde el lanzamiento original) y el lavado de cara visual no es suficiente para que compita con los mejores RPG actuales.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Una buena actualización visual y sonora de un desarrollo legendario. Podear pasar en cualquier momento a los gráficos originales. 

Lo peor

Muchas mecánicas han quedado anticuadas. No cuenta con multijugador local. 

Y además