Dragon Ball Z episodio 41
Análisis

Dragon Ball Z capítulo 41 - Análisis y curiosidades

Por Antonio Sánchez-Migallón

Gohan, BulmaKrilín siguen viajando por el espacio en busca del planeta Namek, y por fin, parece que lo han encontrado. Gracias al consejo de los niños de la nave espejo, han optado por un atajo que les ha conducido a una espiral galáctica. ¿Habrán llegado ya a su destino? ¿Están realmente en el planeta original de Piccolo?

El episodio 41 de Dragon Ball Z comienza con la llegada de Gohan, Bulma y Krilín al planeta Namek, aunque los tripulantes sufren un aterrizaje algo brusco en este planeta, quedando totalmente inconscientes. ¿Será el fin de estos aventureros espaciales?

Dragon Ball Z capítulo 41

¡Hazte aquí con Dragon Ball Super Broly en Blu-ray, al mejor precio! 

Dragon Ball Z capítulo 41

Afortunadamente, son salvados por dos namekianos llamados Lychee y Zarkuro, los cuales llevan siendo compañeros durante 300 años. Al despertar del shock, Bulma y los demás rápidamente entablan amistad con estos seres, comprobando que son muy similares a Piccolo y Kami Sama. Además, les ayudarán a reparar la nave en la que han llegado para que puedan volver a la Tierra.

Dragon Ball Z capítulo 41
Dragon Ball Z capítulo 41

Eso sí, los terrícolas no se olvidan de la misión que les ha llevado hasta allí, y pronto se percatan de que las bolas de dragón de Namek ya aparecen en el radar. Sin mediar palabra, Bulma prepara un coche volador con una cápsula Hoi-Poi para conseguir las esferas sagradas, aunque Lychee le aconseja que no vaya tan deprisa. Los enclaves donde se sitúan las bolas son muy peligrosos, así que se ofrece a llevarles en su propia máquina voladora. 

Dragon Ball Z capítulo 41
Dragon Ball Z capítulo 41

Y así, gracias a la ayuda de Lychee, encuentran la primera bola de dragón bajo las olas del mar. En otro rincón de la galaxia, Vegeta ya empieza a dar señales de consciencia en la máquina curativa, mientras que Goku sigue manifestando su tremenda impaciencia en el hospital, para desgracia de Chichí, los enfermeros y el resto de pacientes. ¡Si es que es un caso! 

Dragon Ball Z capítulo 41
Dragon Ball Z capítulo 41

¡Análisis del episodio 40 de Dragon Ball Z! 

Dragon Ball Z capítulo 41

De nuevo, el episodio nos emplaza en el planeta Namek, donde Bulma y los demás están a punto de conseguir la segunda bola de dragón, la cual se encuentra en el interior de una tumba abandonada, en las ruinas ancestrales del planeta. Por desgracia, la tercera bola de dragón no corre la misma suerte, y es devorada por un tiranosaurio.  

Dragon Ball Z capítulo 41
Dragon Ball Z capítulo 41

Curiosamente, el temible depredador no llega muy lejos, y al caer en un mar de ácido perece al instante, haciendo que la bola de dragón se sumerja en estas aguas nocivas. La única manera de conseguirla es buceando en sus litros de veneno, pero para ello necesitarán un traje especial diseñado por Lychee. ¿Y sabéis qué? Gohan se ofrece voluntario para esta ardua tarea, aunque solo podrá estar sumergido durante 10 segundos.  

Dragon Ball Z capítulo 41

Pese a que la cuerda que conectaba su traje con la superficie queda totalmente inservible, Gohan logra coger la bola de dragón en el mar corrosivo y salir a tiempo utilizando su Masenko. ¡Victoria! Pero todavía quedan 4 esferas del dragón para tener éxito en su empresa. ¡Lo veremos en el próximo capítulo! 

Dragon Ball Z capítulo 41

¡CURIOSIDADES! 

1- A lo largo del episodio observamos los parajes realmente curiosos de este planeta Namek, con edificaciones similares a la nave original de Piccolo y terrenos dignos de otro mundo. ¿Estamos realmente en Namek o...?

Dragon Ball Z capítulo 41
Dragon Ball Z capítulo 41

2- Esto jamás se dijo en el doblaje castellano de la serie, pero ya sabéis que analizamos los episodios con el metraje original japonés. Pues bien, la máquina voladora que utiliza Lychee para viajar por el planeta se llama... ¡GOKU! Sí, habéis leído bien. Una pena que no se respetara la broma en nuestro idioma.

Dragon Ball Z capítulo 41

3- Las ruinas que visitan Krilín y los demás están llenas de pinturas misteriosas, y los terrícolas coinciden en que podrían tratarse de los namekianos originales. Lo que sí se desvela es la antigüedad de estas ruinas... ¡tienen más de 5000 años! 

Dragon Ball Z capítulo 41

4- Los namekianos se saludan entre sí pellizcándose la nariz, o al menos, así lo hacen Lychee y Zarkuro. 

Dragon Ball Z capítulo 41

5- Lychee y Zarkuro, aparte de poderes telequinéticos, también son capaces de leer la mente de los seres vivos, sabiendo en todo momento las intenciones que han llevado a Bulma, Gohan y Krilín a su planeta. 

Dragon Ball Z capítulo 41

¿Qué os ha parecido este episodio de relleno? Bastante elaborado para no aparecer siquiera en el manga, ¿verdad? La semana que viene regresaremos con la continuación de esta aventura, como siempre, en Hobby Consolas. ¡Kai, Kai

 

Valoración

Un episodio muy decente para ser puro relleno, no solo en el ámbito gráfico (que se sale, todo sea dicho), sino en el argumental. Se manejan los tiempos de tal manera que no sabemos si Bulma, Krilín y Gohan han llegado realmente al planeta Namek o no, presentándonos dudas constantes ante lo que vemos en pantalla. Juegan con el espectador.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Los misteriosos Lychee y Zarkuro. Los parajes, estructuras y ruinas del planeta Namek. La sospecha que nace en el espectador. Mucha calidad gráfica.

Lo peor

Es relleno de principio a fin, sin avanzar en la historia original. Se reciclan algunas escenas en los recuerdos de Vegeta.