He-Man y los Masters de Universo vol.1
Análisis

Reseña de He-Man y Los Masters de Universo vol.1 - Los Minicomics

Por Jesús Delgado

He-Man y los Masters de Universo vol.1 - Los Minicomics recopila los mini-cómics originales con los que Mattel promocionaba las figuras y juguetes de la colección de He-Man & The Masters of the Universe, una línea emblemática de los ochenta.

Hoy os traemos una reseña con mucho sabor ochentero. He-Man y los Másters del Universo fueron una de las líneas de juguetes más importantes de la década de los años Aunque eso ya lo sabréis, sobre todo si habéis seguido la serie documental The Toys That Made Us, en la que se cuentan los entresijos de la industria del juguete en dicha época. 

Una de las bazas fundamentales de la línea de He-Man y los Masters de Universo (He-Man and The Masters of the Universe en el original,  He-Man y los Amos del Universo en Latinoamérica) fueron precisamente los cómics y cuentos que acompañaban a las figuras. Estos, o bien formaban parte de una suerte de material promocional gratuito, o acompañaban a las figuras y juguetes, desarrollando la historia de la lucha entre He-man y Skeletor.

Estos cómics eran una línea complementamente independiente de la serie de televisión de dibujos animados de Filmation de He-Man (y también de la película de acción real Masters del Universo, obviamente). En ellos se presentaba y desarrollaba la historia de Eternia, de sus personajes y de la línea de juguetes. Una práctica bastante innovadora y exitosa, por cierto. 

Analicémos el primer tomo recopilatorio. 

¡Yo-tengo-el-poder!

He-Man y los Masters de Universo vol.1 es, ante todo, una antología de cómics de juguetes. Como ya os hemos dicho, su historia nada tiene que ver con la serie de Filmation, luego su continuidad y trama van por otros derroteros. Estamos ante una obra de su época, de principios de los ochenta, destinada a contar la historia de unos juguetes, más que a entretener o educar a la audiencia.

En este sentido, hemos de entender que estamos ante una colección dedicada sobre todo a nostálgicos, que crecieron con estos juguetes, lectores curiosos o estudiosos del fenómeno de los ochenta, a los cuales esta serie les va a venir que ni pintada para adentrarse en el mundo del marketing juguetero de la época. Más allá de esto, nos tememos que estamos ante una obra con un público muy reducido.

Dicho esto, tenemos que asumir también la naturaleza propia de la obra, que no pretendía ser ni novela gráfica ni redefinir el cómic, sino servir de apoyo promocional a una gama de muñecos y accesorios. Sin embargo, en esta parte, la obra que tenemos ante nosotros cumple muy bien.

Partimos de los cuatro cuentos originales, firmados por Don Glut y el dibujante Alfredo Alcalá, un dibujante de Conan el Bárbaro, que demostró ser la elección perfecta para las cuatro aventuras de He-Man: He-Man y la Espada del Poder, El Rey del Castillo de Grayskull, Batalla en las Nubes y La Venganza de Skeletor

Estos cuatro cuentos, bastante simples, pero muy claros y efectivos, aprovechan las características de los juguetes, exponiendo sus utilidades y material accesorio (ropa, armas, etc..) desarrollando historias muy ramplonas, que ilustraban muy bien cómo podían los niños reproducir las aventuras de He-Man y los suyos. Sus ilustraciones son muy claras y permiten una lectura compresiva sin mucha dificultad, lo cual los convierten en unos textos perfectos de apoyo al juguete.

Posteriormente, el guionista Gary Cohn y el dibujante Mark Texeira recogen el guante y sofistican la narración, cambiando el vehículo narrativo. A través de los siguientes cómics, continúan mostrando la introducción de nuevos elementos del mundo de He-Man, naves, enemigos, aliados, escenarios, etc...

Encuentra el resto de libros de los minicomics de He-man en Amazon

Todo ello sirve para definir una Eternia mucho más salvaje y alejada de la de los dibujos animados. Esto es, un escenario a matacaballo entre las novelas de John Carter y la Cimmeria de Conan. Estos relatos, haciendo honor al discurso de la época, está cargado de bastante testosterona y conceptos que subliman la masculinidad, la fuerza física y la virilidad. Algo que a día de hoy hace que los relatos estén algo trasnochados y sean anacrónicos.

Aún así, los lectores avezados no deben juzgar la obra por estos baremos, sino por el periodo histórico al que pertenece y a las convenciones propias de su época. La antología de He-Man y los Masters de Universo: La colección de los minicomics es un testimonio restaurado de la forma de entender el ocio y los productos infantiles. Debe verse como un documento que refleja también la revolución de la industria juguetera en los 80 y la implementación de estrategias transmedia, que a día de hoy trascienden el formato escrito y audiovisual. De ahí su importancia. 

En conjunto, creemos que quienes más sabrán sacarle chicha son los adultos que crecieron con estos juguetes de He-man y que guardan buenos recuerdos de ellos. Pero también los expertos en cómic, que sabrán apreciar su peculiar estilo visual, fruto de su década y de su moda.

Dicho esto, también cabe resaltar su calidad como edición. Ecc ediciones, la editorial responsable de su publicación en España, nos brinda unos tomos realizados con un papel y una encuadernación de una calidad sublime, que, además, contiene comentarios y notas de los autores de los cómics originales y, también, de responsables de productos de Mattel, no cual da cierta perspectiva y enriquece su lectura. 

He-Man y los Masters de Universo vol.1

He-Man y los Masters de Universo vol.1 - La colección de minicómics ya está disponible en grandes superficies y librerias especializadas al precio  29,50 euros 

Valoración

Excelente muestra de una buena campaña de marketing de su época. Un producto 100% recomendado a nostálgicos y niños grandes que crecieron con los juguetes originales.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La edición, el tratamiento del material original, los comentarios añadidos y el excelente cuidado de ilustración para un material "gratuito".

Lo peor

Su discurso ha envejecido muy mal, es tremendamente anacrónico y arcaíco. Queda reservado para un público nostálgico y curioso.