Dead Space 2 - Capítulo 14 - Un necro duro de roer

- Nodo de energía: 6

Empieza una etapa final absurdamente plagada de dificultades. Para abrir boca, hace acto de presencia un nuevo tipo de enemigo; el peor que hayas conocido hasta ahora, el Regenerador.

 Dispara contra sus piernas y usa en él una carga de estabilización para situarte junto al cuadro de control de la compuerta de salida. Vuelve a ralentizarlo y comienza la derivación para salir de ahí pitando antes de que se recupere.

Coge el nodo de la pared de la derecha y sigue hasta una sala de control cuya puerta de salida tiene un escáner de ADN. Coge el cadáver del técnico que hay encima de la mesa de control usando la cinética y úsalo para seguir avanzando, tras hacerte con otro nodo de la pared de la derecha.

En el siguiente corredor, ve hasta el fondo y darás, junto a la compuerta cerrada, con un par de nodos.

Durante los siguientes minutos serás atacado por decenas de enemigos. Muchos de ellos serán Regeneradores, por lo que a veces la mejor opción es salir corriendo y huir.

Para evitar que puedan seguirte de una sala a otra, entorpece su avance usando las cargas de estabilización. Tampoco encontrarás muchos almacenes, así que aprovecha para llevar tanta munición como seas capaz de cargar. Créenos, nunca será suficiente ante la absurda cantidad de Necromorfos con las que tendrás que vértelas.

Casi al final del nivel, pasarás por una zona de gravedad cero donde debes esquivar unas pocas dañinas máquinas.

Poco después encontrarás un almacén que esconde un par de nodos (por lo que el neto será 1) y, finalmente, un punto de salvado. Hazte con el último de los nodos del pasillo anterior y equípate hasta los dientes con munición y botiquines. No queda mucho pero no resultará fácil.

Guía y trucos de Dead Space 2