Assasin's Creed 4: personajes de alta mar

Detrás de una gran historia hay un gran protagonista. Edward Kenway es el nuevo asesino (y pirata) de Assassin's Creed 4 Black Flag. Sus hazañas harán temblar a los templarios e incluso al mismísimo Barbanegra.

Tras ponernos en la piel de Altaïr Ibn-La'Ahad, un guerrero sirio comprometido con su gente, crecer junto al carismático florentino Ezio Auditore Da Firenze y guerrear con el silencioso Ratonhnhaké:ton, también conocido como Connor Kenway, en Assassin’s Creed IV Black Flag nos toca asumir el papel de Edward Kenway, una gran personalidad dentro del credo de asesinos y antecesor del indio con orígenes británicos.

Antes del comienzo de la Edad de Oro de la Piratería en la que se sitúa la nueva entrega de Ubisoft, los grandes imperios de Europa se batían sobre las aguas de las Indias Occidentales en una gran guerra naval, enfrentando en especial a España e Inglaterra. El joven Edward Kenway, nacido de padre inglés y madre galesa, vio su oportunidad de hacer riquezas como corsario del imperio británico y en 1712 se embarcó para hacerse un nombre en los albores del siglo XVIII. Sin embargo, el Tratado de Utrecht puso fin a la guerra en 1713, por lo que su campaña como corsario cambió automáticamente de rumbo para convertirse en pirata.

A partir de entonces, Edward Kenway se armó como capitán del Jackdaw, el barco con el que surcaremos las aguas del Caribe a partir de 1715, donde nos veremos envueltos en la ancestral guerra de Templarios y Asesinos mientras llevamos a cabo diversos actos de piratería dirigidos a las propias ambiciones personales de Kenway. El nuevo assassin, contará con un arsenal que combina la sutileza y efectividad del credo, como la de las icónicas hojas ocultas, con la rotundidad y eficiencia de las armas militantes en la época, entre las que destacan sus Sables de Abordaje gemelos y sus cuatro Pistolas de Chispa. De esta forma, dispondremos de la versatilidad necesaria tanto para llevar a cabo salvajes abordajes como silenciosos asesinatos.

Pero Edward Kenway no será el único pirata cuyo nombre será temido entre las ciudades de Kingston, La Habana o Nassau, pues en Assassin’s Creed 4 nos toparemos con grandes personalidades e iconos de la era de los piratas con los que colaboraremos (y en ocasiones lucharemos), como Barbanegra, Charles Vane, Benjamin Hornigold, Calico Jack Rackham o Bartholomew Roberts, los cuales, lejos de la mitología que se ha plasmado en las últimas obras cinematográficas y escritas, mostrarán su lado más rudo y humano, como grandes capitanes que compiten en toda una carrera por el oro y la fortuna derramando sangre, sudor y pólvora en intensas batallas navales.

La eterna contraparte, los Templarios, se presentan en esta ocasión desde la sombra, batiéndose en duelo contra los Asesinos mientras los grandes imperios chocan contra la piratería. En ésta ocasión, los Templarios navegan en busca de un misterioso lugar en el que, según cuentan los rumores, les aportará una fuerte ventaja contra sus enemigos del Credo y una vía hacia la buscada dominación mundial. Edward Kenway se encontrará en medio de ambos conflictos, y tomará parte de sendas guerras para marcar la diferencia gracias a su seriedad, efectividad y liderazgo.

Asssassin’s Creed 4 Black Flag no solo toma el testigo de la icónica saga de Ubisoft, sino que nos introducirá en una emocionante aventura que, aun conservando los rasgos característicos de la franquicia, nos hará viajar de una forma diferente y más abierta que nunca, mientras nos presenta a innumerables y llamativos personajes durante la Edad de Oro de la Piratería.

Ir a la ficha Escribe tu análisis