Australia adopta la clasificación R18+

Uno de los países más restrictivos con los videojuegos modifica su clasificación para adoptar una nueva categoría un poco más permisiva, pero no lo suficiente.

Sabemos Australia os pilla a todos 'un pelín' retirado y que lo que ocurra en el país de los canguros, a priori, no os afecta en absoluto, pero creemos que esta noticia es, cuanto menos, curiosa, sobre todo por su doble fondo irónico, el cual a los jugadores australianos no terminará de hacerles mucha gracia (lo sentimos).

Como todos sabéis, Australia es, junto a Alemania, uno de los países más restrictivos a la hora de clasificar un juego e incluso de prohibir su venta en el país, algo que ya hemos comprobado en numerosas ocasiones. Hartos de que se les privara de ciertos juegos, la Asociación Australiana de Juegos Interactivos y Entretenimiento se puso en pie para elaborar lo que podría ser una nueva clasificación para el ACB (Boletín de Clasificación Australiano), una con la que estos juegos podrían venderse sin problemas. Ahora y después de meses de elaboración, el gobierno australiano ha añadido la categoría R18+, pero no todo son buenas noticias.

Aunque pueda parecer que esta clasificación para mayores de 18 años podría acabar con el 'baneo' de ciertos juegos vetados en Australia, lo cierto es que, hoy por hoy, las cosas siguen exactamente igual. Ni los juegos que antaño se prohibieron podrán venderse ni, los que en un futuro se consideren inapropiados, lo harán, por mucho R18+ que exista. Esta categoría es un tanto más permisiva que la anterior más elevada, MA15+, pero tampoco como para tirar cohetes.

Ya os podéis imaginar el descomunal cabreo que tiene la asociación que promovió esta categoría (con intenciones totalmente diferentes) y la de los jugadores, que ven como, para hacerse con ciertos juegos, tienen que recurrir a la importación.