E3: ¡Menuda demo de Bioshock Infinite!

Acabamos de ver Bioshock Infinite y nos ha cautivado (por decir algo educado, claro, porque la sensación es...). Bueno, hemos salido de la demostración con la sensación de estar ante algo realmente grande. No sólo la arquitectura está detallada al máximo, como evolución magistral de Rapture, sino que hay muchísimos objetos en movimiento y da la sensación de estar en un lugar vivo. Hasta aquí, la primera impresión, porque cuando las cosas se mueven sólo podemos pensar en salir ilesos de la experiencia.



El ritmo del juego parece frenético, con situaciones que se suceden sin tiempo para tomar aliento. Los poderes y las armas, como era de esperar, se pueden usar de una forma mucho más cómoda que en el primer Bioshock. La combinación de nuestros recursos será vital para acabar con enemigos que se las traen o superar los muchos obstáculos y pruebas que intentarán detener nuestra marcha por las nubes.



Lo que hemos visto desde hace muchos meses, con raíles por el cielo y la posibilidad de tirarnos en tirolina por ellos, parece lo más habitual para viajar de un lado a otro en Bioshock Infinite. Eso sí, no se trata de una experiencia automática y aburrida, sino que podremos caer al vacío si somos descuidados.



Para la historia, Irrational Games han tenido a bien ofrecernos un personaje con una misión vital para su sociedad. Escoltar a la chica, Elisabeth, que tiene el poder de modificar la realidad y, como es normal, habrá quien haya pensado un lugar para ella, lejos de sus gustos, claro. Modificar objetos, viajar en el tiempo... la verdad es que tiene recursos y si está de nuestro lado las cosas serán más sencillas. Incluso hemos visto un momento en que van al presente para cambiar... una cosa. El escenario es un cine donde se estrena La venganza del Jedi. Elisabet, ahí, intentará escapar de Songbirth (ya le conoceréis...), aunque por el nombre se puede adivinar que es un pájaro, uno gigante, metálico y que lo quema todo.

El final de la demostración nos pone a Songbirth a punto de atacar al protagonista y nuestra chica se interpone en su camino. ¿Qué pasará después? Mejor, lo jugáis y lo veis, el próximo año.