Forbes aclara el polémico 4/10 a Uncharted 4

Forbes aclara el polémico 4/10 a Uncharted 4 del Washington Post que ha bajado la nota del juego de Naughty Dog en Metacritic.

Hace unos días os contábamos el lío que se ha formado en Internet con la nota que el Washington Post le ha dado a Uncharted 4: el desenlace del ladrón. La nota sirvió para que Uncharted 4 bajase un punto de media en Metacritic, del 94 que tenía al 93 que ostenta ahora mismo. El caso es que en el análisis del juego de Naughty Dog en el Washington Post no aparece una nota, por lo que la comunidad se lo tomó como un error que incluso ha llevado a algunos "illuminati" a crear una petición en el portal Change.org para retirar la nota de Metacritic que incluso ha sido apoyada por el mismísimo Troy Baker, actor de doblaje de Sam en Uncharted 4.

 

Bueno, pues Forbes.com ha investigado el asunto y ha descubierto, tras ponerse en contacto con el autor de la polémica crítica, que no hay ningún error. Su análisis llevaba nota y, sí, es un 4 sobre 10. El propio autor, Michael Thomsen, ha comentado a Forbes: "le dí ésa nota, no sé el motivo por el que las notas aparecen o no en la versión online o impresa de una review en el Washington Post. Como trabajador freelance ese tipo de decisiones están fuera de mis manos. Eso sí, la puntuación que hay en Metacritic es la nota que le he dado al juego, no se la han inventado".

La realidad, en cualquier caso, es que la nota del Washington Post no es la que está bajando un punto a Uncharted 4 en Metacritic, que sigue con un 93 después de haberse publicado bastantes análisis nuevos así que la polémica con el 4/10 debería de esfumarse. El caso es que los fans siguen cabreados y la petición sigue sumando afiliados. Ya sabéis que nosotros le hemos puesto un 98 a la nueva obra de Naughty Dog, por lo que no compartimos la opinión del redactor del Washington Post. Eso no quita para que su análisis sea tan válido como el nuestro, o como el vuestro por supuesto. Es una opinión, y punto. Nadie debería mosquearse por ella ni tomárselo como algo personal, ni mucho menos pedir que la retiren. Eso, amigos, es censura.

Si echamos un vistazo a las críticas del Washington Post de otros juegos podemos comprobar que la versión online del periódico nunca incluye puntuaciones pero el caso es que sus análisis siguen apareciendo en Metacritic con puntuación. Entonces, ¿qué demonios está pasando? Forbes le da muchas vueltas al asunto en su artículo pero os lo vamos a decir claramente desde Hobby Consolas. El Washington Post ha decidido no poner notas en sus análisis porque deben pensar que así son más modernos, más abiertos de mente o por razones editoriales. No me malinterpretéis, cada uno es muy libre de escoger su línea editorial y es muy probable que el tema de las notas sea algo que debamos eliminar de la industria del videojuego.

 

Lo que no es normal es que, además, quieras aparecer en Metacritic por la relevancia que tiene y pretendas hacer las dos cosas al mismo tiempo. Ahí es donde está la "trampa" del Washington Post que ha llevado a la confusión. Está bien que no quieran dar nota a los juegos, pero entonces no debería darla, que es lo que están haciendo aunque el usuario final no pueda ver la nota en su página. Para explicarlo un poco mejor pondré el ejemplo de nuestra querida Hobby Consolas.

Cuando nosotros hacemos un análisis tenemos una pequeña parte en la que debemos rellenar una serie de datos para que nuestra crítica aparezca en Metacritic (fecha de publicación, plataforma en la que hemos jugado al juego y un extracto en inglés resumiendo nuestra valoración). Es como si nosotros decidiésemos quitar las notas al final del artículo pero mantuviésemos esas casillas de Metacritic y la nota siguiese llegando a sus listados. Sinceramente, todo es respetable pero, en mi opinión, el Washington Post debería escoger entre pasar de las notas y de Metacritic o ponerlas en sus artículos para no llevar a error. ¿Vosotros qué pensáis?