Holmes y Watson en sus versiones de Harlem

Hoy os presentamos el nuevo cómic estadounidense que muestra a Sherlock Holmes y a John Watson convertidos en una pareja de detectives afroamericanos que resuelven casos en pleno corazón de Harlem. 

New Paradigm ha lanzado hace apenas un mes una versión revisada de Sherlock Holmes en cómic. Se trata de Watson and Holmes, un cómic que adapta las aventuras del detective británico a Harlem convirtiendo, ¿cómo no? a Sherlock y a Watson en representantes del colectivo afroamericano.

Esta serie, escrita por Karl Bollers y dibujada por Rick Leonardi, discurre en nuestros días y al igual que Sherlock de BBC o Elementary, pretende adaptar los casos originales de Conan Doyle a la tecnología y a la sociedad actual. Sin embargo el giro de tuerca de este título reside en que las aventuras se sitúan en la deprimida localidad neoyorkina de Harlem, conocida por ser el mayor foco de residencia de la población afroamericana de la ciudad, así como una zona de clase obrera cercana al nivel de barriada.

De este modo, la acción arranca como siempre, presentándonos a un Watson que es un veterano de guerra de Afganistán que trabaja en la clínica de su barrio. Por azares del destino, el buen doctor conoce a Holmes, un investigador privado con malas pulgas. Sin embargo, a partir de ahí todo cambia. Ya que ambos se ven pronto inmersos en el sórdido complot, que les llevará a un laberinto de drogas, gangsters e incluso a desbaratar una conspiración de asesinato. Todo ello, ¿cómo no?, salpicado por el sordido ambiente de las peores calles de Harlem. 

Por supuesto, el cómic nos presenta novedades relacionadas directamente con la cultura de barrio  y sobre todo con los guetos negros: la pobreza, las luchas de bandas, las señas de identidad racial, la alienación respecto al hombre blanco, etc..

Para finalizar, cabe señalar que curiosamente en esta versión, Watson no es el bajito, no. En su lugar, Holmes descarta su pinta estirada y pulcra para dar paso a un rasta, enjuto y a un físico descuidado, más propio de un músico de reggae que de un gentleman refinado, lo cual, frente al fornido y atlético Watson supone un contraste cuanto menos interesante.

Pero decidnos, ¿Qué os parece esta reinvención de la pareja de detectives más emblemáticos de la literatura?, ¿os gustaría que trajeran este cómic a España? .