Impresiones de Child of Light

Ubisoft pretende conquistar el trono de los JRPG con Child of Light, un juego completamente europeo que homenajea a los grandes clásicos del género con una dirección de arte genial y un atractivo modo cooperativo.

El pasado 10 de septiembre asistimos a los Ubisoft Digital Days donde pudimos echarle el guante a los futuros juegos digitales de la compañía francesa. Ya os hablamos de Trials Frontier y ahora le toca el turno al que se convirtió en el más deseado del evento, Child of Light.

Esta nueva aventura, dirigida por Patrick Plourde (también jefe absoluto en FarCry 3), entrará por los ojos nada más verla. El UbiArt Framework, el motor de Rayman Origins y sus sucesores, volverá a dejarnos embelesados, gracias a una dirección artística que imita el dibujo con témperas de un modo formidable.

¿No os parece la bomba? A mí, desde luego, sí, pero... ¿qué hay más allá de un apartado gráfico original y atractivo? Pues la historia de Aurora, una joven heroína que enferma, aunque en vez de morir despierta en otro mundo, Lemuria, por el que tendremos que acompañarla en un épico viaje de vuelta a su hogar. En su travesía también le acompañará Igniculus, una especie de llama flotante que nos ayudará en la exploración y en los combates.

El desarrollo será un homenaje a clásicos JRPG, como Grandia o Final Fantasy. Avanzaremos como en un plataformas 2D, pero también pelearemos con todo tipo de criaturas en combates por turnos. Las batallas recordarán mucho a las de la saga Final Fantasy, con una barra por la que los iconos de nuestros héroes y nuestros enemigos irán avanzando para indicarnos el tiempo que queda para sus turnos.

Igniculus nos servirá para ralentizar los turnos de los enemigos, acelerar los nuestros e incluso recuperarnos vida o magia llegado el momento. Además, también nos descubrirá objetos ocultos y tesoros durante la exploración. Pero Aurora e Igniculus no estará solos, ya que se unirán a nuestro grupo algunos de los personajes que iremos conociendo. Según sus creadores habrá hasta 10 distintos. En la demo tan sólo pudimos conocer a uno de ellos, Finn, un mago, pero cuando tengamos muchos, podremos cambiar en todo momento a quién queremos controlar, incluso durante los combates.

Lo mejor de todo será que tendrá modo cooperativo. Mientras un jugador controla a Aurora, el otro hace lo propio con Igniculus, lo que aumentará muchos enteros la diversión. Igniculus nos abrirá nuevos caminos iluminando el escenario, podrá desactivar trampas que acechan a Aurora o incluso cegar a los enemigos para pasar entre ellos sin entrar en batalla (no habrá combates aleatorios sino que veremos a los enemigos en el escenario).

Estas habilidades de Igniculus no serán infinitas sino que tendremos una barra que deberemos rellenar recogiendo orbes por el escenario o esperando unos segundos a que se recargue. También habrá puzles, aunque en lo que pudimos jugar eran bastante sencillitos, y jefes finales. En la demo nos enfrentamos a una especie de dragón marino que tampoco fue muy difícil de derrotar (aunque estaba alguien controlando a Igniculus para ayudarnos, claro). Los diálogos, además, estarán escritos en verso, con unas rimas ingeniosas y que le darán un toque único a este Child of Light. La mala noticia es que no durará más de 15 horas y que tendremos que esperar hasta 2014 para jugarlo.