Kingdom Hearts III se pasa a Unreal Engine 4

Kingdom Hearts III da la espalda a Luminous Engine, el motor gráfico de Square Enix, para abrazar las bondades de Unreal Engine 4, la última iteración del motor de Epic Games. Y los cambios están teniendo un efecto positivo en su desarrollo, según comenta Tetsuya Nomura.

Square Enix está siendo responsable de dos desarrollos la mar de extraños, largos y complejos estos últimos años. Uno de ellos es el sempiterno Final Fantasy XV y el otro el también sempiterno Kingdom Hearts III, del que hoy nos enteramos de un curioso detalle que no lo sería tanto si no fuera por la insistencia de sus responsables de que no conlleva nada negativo, sino todo lo contrario.

Ambos títulos estaban siendo dirigidos por Tetsuya Nomura, aunque en el caso de Final Fantasy XV (anteriormente conocido como Final Fantasy Versus XIII y en desarrollo desde hace 8 años) cedió todas sus responsabilidades a Hajime Tabata. Ambos juegos se han saltado una generación y tenían todas las papeletas de ser exclusivos de las consolas de Sony, pero finalmente llegarán a Xbox One y PS4 por igual. Ambos protagonizan los sueños húmedos de los fans de sus respectivas sagas desde hace muchos años. Muchos paralelismos cuya racha será rota por el uso del motor gráfico.

Kingdom Hearts III estaba siendo desarrollado usando el motor Luminous Engine, en el que Square Enix había estado trabajando desde hacía muchos años y que protagonizó algún que otro espectacular vídeo para mostrar sus posibilidades. Pues bien, según ha comentado Nomura en una entrevista, el equipo estaba teniendo problemas con él y ha decidido cambiar a Unreal Engine 4, con el que se están empezando a cumplir los plazos previstos y, pese a que existe algún que otro desajuste por falta de experiencia, la gente de Epic Games está siendo de mucha ayuda en su resolución.

No sabemos exactamente cuándo se produjo el cambio de motor gráfico para adaptarse a Unreal Engine 4, pero en contra de lo que es natural pensar (que un cambio de motor gráfico a estas alturas es un paso atrás que ni Ricky Martin), Nomura insiste que el desarrollo avanza viento en popa desde entonces. ¿Tendrá algo que ver con la inusitada mejora de hace unos meses? ¿No tendrá relación también el hecho de que el nipón se centre en un solo juego? El tiempo lo dirá.