Martin no está satisfecho con el trono de hierro de HBO en Juego de tronos

George R. R. Martin ha expresado su descontento con el trono de hierro de Juego de tronos, a cambio, tenemos una idea aproximada de cómo le habría gustado que fuera.

¿Hay mayor icono de la serie Juego de tronos que el lugar que ocupa el rey? Martin se ha deshecho en alabanzas hacia el diseño de la serie de HBO, pero dejando bien claro que dista mucho de su idea original tal y como está descrita en "Canción de hielo y fuego". Con motivo del lanzamiento de su nuevo libro "El mundo de hielo y fuego" vino a decir algo que ya había publicado en su blog personal: que, si bien existían numerosas réplicas en todo el mundo, ninguno representa el trono que tenía en mente al escribir sus novelas.

Éstas han sido sus palabras: "El trono de HBO se ha convertido en un icono. Es un diseño excelente. Hay réplicas y pisapapeles en tres tamaños diferentes. Todo el mundo lo sabe. Me encanta. Tengo todas esas réplicas aquí, colocadas en mis estanterías. Y, sin embargo, y sin embargo ... todavía no está bien. No es el trono de hierro que veo cuando estoy trabajando en 'Vientos de invierno'. No es el trono de hierro que quiero que mis lectores vean".

 

"Nadie nunca logra hacerlo bien. He dicho en repetidas ocasiones que el trono de hierro es inmenso y que se eleva en una habitación como una gran bestia. Es feo y asimétrico. Ha sido armado por herreros y no por artesanos". De hecho, si lo recordáis, este hecho es una metáfora del poder: quien se encuentre en el lugar del rey, "debe" sentirse incómodo para que sus posaderas no se acostumbren a la buena vida...

 

Tampoco las dimensiones del que muestra Juego de tronos son las correctas: "tienes que caminar por los escalones de hierro, y cuando el rey se sienta está a diez pies encima de los demás. Y mira todos desde arriba".

 

 

Pero entonces, ¿cómo sería su plasmación en un diseño? Parece ser que el artista Marc Simonetti es el único que ha dado en la tecla ¡aunque no a la primera! Así describió si colaboración con él: "Incluso su primer diseño no estaba bien, pero vi que era el más cercano, así que decidí trabajar con él", dijo Martin. "Teníamos la idea del libro y él y yo la dimos media docena de vueltas para conseguir algo con el que se podría decir; 'Sí, esto era lo que quería'".

 

En fin, judgad vosotros mismos, ¿os quedáis con el de la serie Juego de tronos o con el que propone como más cercano a su visión inicial? ¿Es ésta una de esas licencias que podemos perdonarle a la serie?