Más seguridad para Xbox 360

Desde ayer, todo el que quiera conectarse a Xbox Live tendrá que aceptar la instalación de una actualización de gran tamaño. Algo poco habitual en la máquina de Microsoft, donde este tipo de parches apenas tardan unos segundos en funcionar.

Alrededor de 10 minutos es lo que tarda la actualización de Xbox 360, con una conexión normal a Internet. Sin embargo, los cambios apenas son apreciables en la interfaz o Dashboard. Tan sólo una opción más, que sirve para que la consola se encienda y arranque un juego sin tocar nada. Las modificaciones más notables parecen venir a nivel interno, como anticipo de la próxima gran revisión de primavera. Sí, la misma que dotará a Kinect de reconocimiento de voz en castellano para el mercado europeo, cuadruplicará la resolución del sistema de control y añadirá otras opciones que se desvelan con cuentagotas.

Un detalle a tener en cuenta es el apartado de seguridad. Una vez instalado el parche, este parece ayudar a la detección de copias ilegales de varios juegos y que Microsoft pueda penalizar a los usuarios que infringen las normas de uso de Xbox Live.