Lo mejor de 2015: Javier Parrilla

Mis juegos favoritos del 2015

Para mí, sin lugar a dudas, Splatoon ha sido el juego con el que más me he divertido este año. Cuando se anunció en el E3 2014 me pareció curioso, cuando tuvo su propio Nintendo Direct me encantó y cuando probé la demo me enamoré de él. Enganchado desde el día de su lanzamiento, todos los apartados de este shooter me han gustado: personajes, aspecto visual, dinámica, modos de juego, banda sonora,... Creo que Nintendo tiene un nuevo universo para explotar y sacarle provecho en el futuro. Por supuesto, el producto no ha sido perfecto, ya que he echado de menos jugar en compañía de amigos en casa para hacer equipo y combatir online contra desconocidos. Sin embargo, el juego ha recibido y sigue recibiendo nuevos escenarios, accesorios y armas de forma gratuita. Además, puedo jugar sin coste alguno, que para algo ya pago la fibra óptica, al multijugador online en mi Wii U, cosa que si fuera un título de PS4 o Xbox One tendría que pasar por caja.

En el resto de mi top, está el bellísimo Ori and the Blind Forest, la emocionante historia de Life is Strange, el universo de Fallout 4, la diversión creativa de Super Mario Maker, el gigantesco Xenoblade Chronicles X, la aventura de Rise of the Tomb Raider, el terror de Until Dawn, la filosofía de SOMA y los piques con Rocket League. Más que justificarme por elegir estos juegos, me gustaría explicar mi criterio. En primer lugar, intento premiar IPs nuevas, por encima de secuelas, entregas anuales y, por supuesto, de remasterizaciones de videojuegos recientes. En definitiva, valorar la novedad. Si además de ser una IP nueva, se trata de un juego original, que aporta algo inédito a su género o arriesga experimentando nuevos conceptos, mejor aún.

Por otro lado, penalizo videojuegos que no llegan en nuestro idioma, poco pulidos en su lanzamiento o que tienen políticas de modelo de negocio que no comparto. Es decir, para mí, sería impensable meter Star Wars Battlefront en mi lista por mucho que me pudiera divertir el juego o me gustara el universo Star Wars. Las compañías son libres de intentar vender su producto como ellas consideren, pero como consumidor no voy a premiar ciertas prácticas reconociendo un producto que intenta dejarme el bolsillo tieso, a cambio de disfrutar de la experiencia completa, como uno de los mejores juegos del año. Vamos, que más allá de que un juego me encante, me divierta o tenga unos gráficos apabullantes, también quiero que como consumidor no me haga sentir estafado o dejarme un pastizal por el camino. Si quieres ser uno de los mejores juegos del año, la forma en la que vendes tu producto también debería de ser un factor determinante. Si te premio y te digo que eres de lo mejor, parece que apruebo tu política y te animo a que sigas con ella. No creo que sea el camino para erradicar ciertas costumbres que está adquiriendo el sector.

En el caso de Batman Arkham Knight, el desastre de su versión para PC no le hace merecedor, para mí, de estar en una lista de los mejores juegos del año. Un producto que falla para un amplio público potencial al que está destinado, ¿se merece tal reconocimiento? En otros ámbitos, no creo que se premien productos defectuosos o que no funcionan. Por otro lado, Mortal Kombat X seguirá sacando contenido descargable de pago, algo que ya cansa en el género de los juegos de lucha. Sintiéndolo como un juego incompleto que quiere rentabilizarse a pulso de DLC, tampoco lo hago merecedor de formar parte de los mejores juegos del año. Si alguien echa en falta Bloodborne, The Witcher 3 Wild Hunt o Metal Gear Solid V, los tres me parecen buenos juegos, pero no son de mis favoritos.

1. Splatoon

2. Ori and the Blind Forest

3. Life is Strange

4. Fallout 4

5. Super Mario Maker

6. Xenoblade Chronicles X

7. Rise of the Tomb Raider

8. Until Dawn

9. SOMA

10. Rocket League

Lo mejor de 2015

Más que los lanzamientos que hemos tenido este año, me han gustado los anuncios para el futuro próximo. En especial, destaco la conferencia de Sony en el E3 2015 con el triunvirato de The Last Guardian, Shenmue III y Final Fantasy VII Remake. Aunque en realidad no mostraron casi nada (el primero es un juego que era objeto de mofa y que tendría que haber salido en PS3, el segundo un proyecto de financiación colectiva que no sabemos cómo se materializará y el tercero fue un teaser por aquel entonces), está claro que Sony supo tocar la fibra sensible y despertar la emoción de muchos jugadores. A fin de cuentas, uno cuando ve una conferencia, lo que quiere es recibir impactos, llamadas de atención que le dejen pegado a la pantalla y sorpresas o bombazos inesperados. Esta presentación se me ha quedado grabada en la memoria, independientemente de que estos tres juegos puedan o no cumplir con las expectativas cuando salgan al mercado.

De este año, también me ha gustado el trigésimo aniversario de Super Mario y el vigésimo aniversario de PlayStation en Europa, más que nada por la añoranza, la nostalgia y los recuerdos que te vienen a la cabeza.

Lo peor de 2015

Konami como compañía está dejando mucho que desear. Está claro que esto es un negocio y que no se trabaja por amor al arte, pero tampoco puedes transmitir una imagen como empresa de que solo te importan los beneficios y poco o nada tus consumidores. Entiendo que quieras ganar el máximo dinero posible, pero al menos transmite la sensación de que mimas tus productos y atiendes las sugerencias de tus clientes. Entre la polémica con Kojima y la cancelación de Silent Hills, Konami se ha coronado este año con la impopularidad.

Por otro lado, también destaco la censura en los videojuegos, algo que no sería solo de lo peor de este año, sino de muchos anteriores. Dos ejemplos me vienen a la mente: la no distribución fuera de Asia de Dead or Alive Xtreme 3 y los cambios de algunos planos en Street Fighter V con Rainbow Mika como principal protagonista de la polémica. Más allá de si la mujer está sexualizada o no, creo que un videojuego puede diseñarse según quiera su desarrolladora. En base a su trabajo, hay un sistema de calificación por edades que determina la edad mínima a la que se aconseja que ese producto pueda ser consumido. ¿Por qué entonces tantos cambios? ¿Puritanismo? ¿Violencia sí, erotismo no? Con estas censuras o ajustes, parece que se quiere estandarizar la industria del videojuego a una moral o a unas directrices concretas. Para mí, esto no tiene ningún tipo de sentido porque hablamos de una industria con cada vez más variedad de público y de perfiles, con muchos más tipos de videojuegos, de diversos géneros y mecánicas. Por ello, no me entran en la cabeza estas censuras que parecen responder a un patrón determinado. Si aplicáramos esta vara de medir al cine o a la literatura, ¿cuántas películas no se estrenarían o cuántos libros no se publicarían? ¿No se puede entender que puede haber videojuegos para niños y otros para adultos?

Por último, la perdida de Satoru Iwata, más que de lo peor, ha sido la gran pena del mundo de los videojuego en este año.

Lo que espero de 2016

Espero que Nintendo presente Nintendo NX por todo lo alto, aunque soy de los que piensan que Wii U no debería de rendirse todavía. Menciono de nuevo Splatoon, una IP nueva para esta consola que ha conseguido ser un superventas y un vendeconsolas, pero está claro que de grandes exclusivos no puede vivir únicamente un sistema de entretenimiento.

Por otro lado, está Final Fantasy VII Remake. Que conste que cuando grabé este vídeo, todavía no se había celebrado la PlayStation Experience de este año. Por ello, cuando hablo sobre el juego, todavía no se había visto su primer gameplay ni se había revelado su comercialización por entregas. Es decir, que solo estaba el teaser del E3. Sea como sea, me genera mucha curiosidad este remake y la recreación de varias partes del original. ¿Cómo adaptarán las batallas estratégicas del Fuerte Cóndor? ¿Será Gold Saucer una entrega aparte repleta de minijuegos? ¿La granja de chocobos será una entrega en sí misma? ¿La cobra del pantano será un jefe opcional u obligatorio? Muchas dudas, la verdad.

También me pica la curiosidad la acogida de los dispositivos de realidad virtual y si se quedarán en moda pasajera o en auténtica revolución para el mercado. De juegos más esperados, tampoco me gustaría decir muchos porque luego acabamos con retrasos a mansalva y, de tanto esperar, The Division y No Man's Sky han pasado de hypearme al máximo a causarme indiferencia. Diré que tengo muchas ganas de jugar a Cuphead, Overwatch y Pokkén Tournament.

Por último, si queréis conocer las opiniones y los gustos del resto de mis compañeros, aquí tenéis el recopilatorio de los mejores juegos de 2015. ¡Felices fiestas!