Naughty Dog, asustada por el paso a PS4

Naughty Dog habla en Eurogamer sobre la división de sus equipos, de The Last of Us, del futuro de PlayStation 4 y de cuán traumático fue el paso de PS2 a PS3.

En una reciente entrevista realizada por Eurogamer a Naughty Dog en la que Christophe Balestra, uno de los responsables de la ahora subsidiaria de Sony, hablaba entre otros asuntos del desarrollo de The Last of Us y su retraso de última hora para pulir algunos detalles, éste ha desvelado que la evolución de la compañía en el último salto generacional fue desastroso.

La experiencia fue realmente negativa, se mire por donde se mire, cuando llegó la hora de pasar de PlayStation 2 a PlayStation 3 por culpa de una serie de errores tontos de los que se responsabilizan totalmente, pero de los que, al fin y al cabo, aprendieron mucho, algo que demuestra con creces la saga Uncharted. Y es que la evolución siempre asusta, ya que en propias palabras del señor Balestra, no sabes qué te vas a encontrar.

Como es obvio, dada la situación era una obligación hablar del paso de PS3 a PS4, cuyo anuncio se llevará a cabo el 20 de febrero. Naughty Dog ha cambiado en los últimos años la estructura de la compañía, dividiendo a todo el personal en dos equipos diferentes pese a que lo más probable es que la nueva generación de cierta manera empuje a desarrollos más largos, más caros y que necesiten más personal tras el código fuente.

Actualmente uno de los equipos sigue trabajando en The Last of Us, mientras que apostamos una PlayStation 4 a que el otro está trabajando en Uncharted 4 para la misma. Dejando de lado el producto que está desarrollando cada uno de los equipos, es sin duda curioso el cómo Naughty Dog los gestiona, haciéndoles convivir en una misma oficina y obligando a los diseñadores de cada proyecto a asistir a las reuniones ajenas con tal de que se sientan como un único equipo integrado y trabajen todos y cada uno de ellos siguiendo los mismos estándares marca de la casa.

El gran paso a PlayStation 4 será un proceso lento y lleno de riesgos, y aunque la compañía ya tiene algún que otro proyecto entre manos que está enfocado a algo superior que PlayStation 3 no por ello están menos asustados, en el buen sentido de la palabra, sobre la adaptación a la nueva máquina de Sony. Crucemos los dedos y confiemos en el buen hacer del equipo responsable de Crash Bandicoot, Jak & Daxter y Uncharted para que su llegada a la nueva generación sea menos traumática que sus primeros compases en la actual. ¿Creéis que tendrán suerte?