Nuevo conflicto en los metros de The Last of Us

El diseñador Cameron Booth reclama a Naughty Dog por el uso sin permiso de su mapa del metro de Boston en The Last of Us. Tras las quejas iniciales, parece que el estudio y el autor llegan a un acuerdo.

El exitoso The Last of Us está en boca de todos, tanto para bien como para mal, en algunos casos. Por segunda vez esta semana, el juego de Naughty Dog para PlayStation 3 recibe quejas por ‘uso inapropiado de la imagen’, en este caso el de un mapa no oficial del metro de Boston el cual, según su diseñador, ha sido utilizado sin permiso ni retribución.

Ya vimos como la actriz Ellen Page se mostraba molesta ante las similtudes de Ellie con su persona, ahora los desarrolladores de la apocalíptica aventura entran en diálogo con Cameron Booth, que no ha dudado ni un momento en presentar sus descontento por internet a través de Tumblr. Desde el pasado domingo se podían leer las siguientes declaraciones:

“Que una desarrolladora de software, especialmente un gran estudio trabajando en un juego ‘blockbuster’ (como The Last of Us), se apropie del trabajo de alguien y lo incorpore en su juego sin consultarlo con el propietario de dicha obra es completamente inaceptable”. Booth añadía, “parece que Naughty Dog se dió cuenta de que no podía usar el mapa oficial del metro de Boston sin pagar su licencia, así que simplemente buscaron por internet y encontraron otro válido”, a lo que irónicamente apuntaba “porque, ya sabes, las imágenes en internet son para que las use cualquiera de forma gratuita, ¿verdad? No”.

Queda claro que la reclamación de Cameron Booth sobre el uso que Naughty Dog ha dado a su mapa (que prácticamente es un rediseño del mapa oficial) no ha sido de lo más acertada al hacerla pública en internet y cargada de resentimiento, antes de mediar palabra con el estudio. Sin embargo, esta tarde ha actualizado la entrada mencionada tras hablar por teléfono con los desarrolladores.

“He tenido una conversación constructiva con Naughty Dog por teléfono”. Afirma Cameron; “No puedo decir nada más por el momento, pero parece que este asunto se resolverá pronto de una forma satisfactoria para todos. Puedo decir que han reconocido su error al usar mi mapa sin permiso y me pidieron disculpas por ello. Asimismo, me disculpé por mi inapropiado post inicial. Queda demostrado el respeto mutuo por el trabajo creativo de cada uno”.

De esta forma, parece que Naughty Dog resuelve un contratiempo más de forma inteligente y civilizada, como bien lo hacemos nosotros en los muchos encontronazos de The Last of Us. Ahora bien, queda por saber si la solución será una retribución económica o tan solo el reconomiento del trabajo y su autor (qué mejor publicidad). ¿Qué os parecen las reclamaciones de Cameron Booth? ¿Creéis que hizo bien en reclamar por su trabajo, o debería haberse sentido orgulloso de su inclusión en un videojuego de tal talla? ¿Os habéis topado con el susodicho mapa?

Lecturas recomendadas