Premios Goya 2015: La isla mínima se alza como la gran vencedora con 10 cabezones

Dani Rovira ha dejado alto el pabellón presentando una interminable gala de entrega de los premios Goya que ha aupado a La isla mínima al podio de la noche.

Noche larga para los cinéfilos... La isla mínima ha cumplido con la expectativas y, al contrario de lo que le sucedió a Alberto Rogríguez con Grupo 7 que obtuvo 16 nominaciones de las cuales solo 2 se materializaron en galardón, en esta ocasión ha conseguido 10 de los 17 a los que optaba: mejor película del año, mejor director, mejor actor protagonista para Javier Gutiérrez, mejor actriz revelación para Nerea Barros, mejor dirección de fotografía, mejor dirección artística, mejor guión original, mejor banda sonora, mejor montaje y mejor vestuario. Ahí es nada.

Por su parte, El niño ha conseguido destacarse en los apartados de sonido, canción original y efectos especiales. Musarañas ha conseguido el galardón al mejor maquillaje y peluquería mientras que el Carlos Marqués de 10.000 km. se ha hecho con el premio como mejor director novel.

Magical Girl se ha tenido que conformar con el reconocimiento a la labor de Bárbara Lennie como mejor actriz protagonista. Loreak ha hecho historia al ser la primera película rodada en euskera que llega a ser nominada a mejor película, pero se va con las manos vacías.

La mejor película iberoamericana ha sido la magnífica Relatos salvajes y la europea Ida mientras que los laureles en el campo de la animación han sido para Javier Fesser gracias a Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo que también ha logrado el de mejor guión adaptado y en el del documental para Paco de Lucía: la búsqueda, figura recordada también en el obituario de la noche en el que encontrábamos entre otros muchos rostros del cine ya desaparecidos a Amparo Baró, Peret o a Álex Angulo.

Ocho apellidos vascos, la película que hizo historia pulverizando récords el año pasado ha visto compensado el trabajo de sus intérpretes y Karra Elejalde, Carmen Machi y el propio conductor de la gala, Dani Rovira, han podido realizar su discurso... poniendo a prueba la teoría de que "en un minuto cabe de todo"...

Entre las novedades más destacables, el repaso a las próximas películas que están por llegar: en dos tandas, de forma rápida y escueta se resume el futuro del cine español, como una humilde servidora trató de hacer con su reportaje sobre los estrenos más esperados de nuestro celuloide.

Un emocionadísimo Antonio Banderas, polifacético actor, director y productor que siempre ha dicho tener la vista puesta en España, ha confesado en su discurso al recoger el Goya honorífico que se encuentra en la segunda parte del partido de su vida y promete dar mucha guerra. Tuvimos la suerte de poder entrevistarlo en su día, podéis escuchar sus palabras aquí.

Y Macho, el presidente de la Academia del Cine ha recalcado varias ideas en su también interesante discurso: la importancia de las coproducciones y la necesidad de hacer del cine una cuestión de Estado como hacen en su opinión en Francia y Estados Unidos, más, cómo no, la reivindicación de la bajada del IVA, si bien también ha tenido tiempo para dar protagonismo a los cortometrajes como base de la industria. Consiguieron los laureles Café para llevar, Walls y Juan y la nube.

Muchas felicitaciones también por un año de cifras buenísimas que sirvieron de trampolín a Dani Rovira en los primeros impases de su presentación de la gala y hachazo a Wert en el discurso de Pedro Almodóvar que no lo incluyó dentro de "los amigos del cine español". Veremos si alguno de los mensajes que tan claramente le ha lanzado el colectivo cala en el ministro...

Pocas sorpresas en una gala en la que Dani Rovira ha conseguido amenizar con sus chascarrillos varios momentos de bajón (gracias por evitar el maquillaje a lo Manel Fuentes) y en la que han sobrado momentos musicales. Las expectativas se han cumplido otorgando un gran protagonismo al cine andaluz gracias al acento malagueño de la noche. ¡Mañana más y mejor!