Samsung Galaxy Round, el primero con pantalla curvada

Samsung ha presentado el Galaxy Round, el primer teléfono con pantalla curvada de la historia. Una característica muy curiosa que invita a preguntar: ¿Esto sirve para algo?

 

La compañía surcoreana Samsung es bien conocida por su amplia variedad de productos y por entrar incluso en sectores como la ingeniería naval. Tiene ordenadores, tabletas y teléfonos de todos los tamaños, gustos y colores; y hasta un reloj inteligente, el Galaxy Gear.

 

Ahora, Samsung ha sorprendido -bueno, no tanto porque ya había confirmado que este mes presentaría este producto- con el primer teléfono con pantalla curvada de la historia, desvelado hoy en el blog oficial Samsung Tomorrow. Lo ha logrado gracias a la tecnología de pantallas flexibles que presentó en enero en el CES de Las Vegas.

 

 

Galaxy Round cuenta con una pantalla de 5,7 pulgadas HD Super AMOLED completa con 7,9mm de grosor y un peso de 154 gramos. Al igual que en el Samsung Galaxy Note 3, mantiene el procesador Snapdragon 800 a 2,3 GHz, 3 GB de RAM y la cámara de 13 megapíxeles. La batería, lamentablemente, baja de 3.200 a 2.800mAh.

 

La compañía defiende que la forma curvada del Galaxy Round mejora su ergonomía, con lo que se adapta mejor a la forma de la mano. Esto ya se podía conseguir directamente con carcasas curvadas, como la del último modelo del HTC One, que efectivamente es muy cómodo.

 

La pantalla curvada sí que no la hemos visto en ningún terminal. Con 5,7 pulgadas, es un enorme tamaño similar al de la gama Note, cuyas pantallas son difíciles de abarcar con el pulgar utilizando el terminal con una sola mano. Samsung avanza que la forma curvada permitirá alcanzar mejor los laterales de la pantalla, lo que tiene sentido. Esto no lo podremos comprobar hasta que no le pongamos las manos encima.

 

Además, coincidiendo con el anuncio del teléfono, Samsung ha anunciado algunas funciones que, supuestamente, aprovechan su pantalla curvada y que nuestros compañeros de Computer Hoy repasan. Sin embargo, da la sensación de que estas funciones podrían integrarse perfectamente en cualquier teléfono, independientemente de la forma de su pantalla.

 

 

De esta forma, la utilidad de una pantalla curvada aún está por ver. Sin embargo, este lanzamiento no responde a una necesidad o demanda real del público, sino que es un golpe de efecto para adelantarse a sus rivales. Las compañías tecnológicas están constantemente compitiendo, no solo por conseguir las mejores ventas, sino también con tecnologías rompedoras y llamativas. Esta, desde luego, lo es.

 

Samsung y LG llevan un par de años embarcadas en una carrera para ser los primeros y más innovadores en el terreno de las pantallas curvadas. Primero esta competición afectó a las televisiones y actualmente la batalla se ha trasladado al sector de los móviles. Habrá que ver si esta tecnología termina convirtiéndose en algo útil y cotidiano o en una anécdota más de la guerra por la innovación y la capacidad de captar titulares.

 

El Samsung Galaxy Round se pondrá a la venta este jueves en Corea del Sur por un precio de 1,04 millones de wones, unos 743 euros.