Los videojuegos impulsan el desempleo según un estudio

Videojuegos y el desempleo

Que los videojuegos son una de las principales preferencias para el ocio a día de hoy es ya un hecho. Mucha gente, especialmente la más joven, disfruta de su tiempo libre jugando con sus consolas, ordenadores y dispositivos móviles y ello podría estar afectando al incremento de la tasa de desempleo. O al menos eso es lo que asegura un estudio realizado por investigadores de Princenton y de las universidades de Rochester y Chicado y recogido por el portal LifeHacker.

Según este estudio, los videojuegos impulsan el desempleo entre los jóvenes que rondan los 20 años de edad ya que han comprobado que pasan el 75% de su tiempo libre jugando con aparatos electrónicos. Gran parte de la culpa de que pasen tanto tiempo jugando la tiene el que los videojuegos cada vez sean más complejos y largos, teniendo muchos de ellos una duración superior a las 100 horas de juego, lo que lleva a los jóvenes a dedicar periodos cada vez más largos de juego.

"En 1980", explicaba Erik Hurst, uno de los investigadores, "si tenías 20 años y no trabajabas, estabas muy aislado. Te sentías solo. Se podía ver algunos canales de televisión, pero no había nadie más. Ahora, si no estás trabajando, puedes estar en contacto con los demás por las redes sociales o puedes jugar a videojuegos de manera interactiva, algo que hace que el tiempo libre sea mucho más interesante que antes. Esos videojuegos y bienes de ocio en general son relativamente baratos en comparación a cómo eran en los 80".

Por tanto, siempre según el estudio, los videojuegos podrían estar impulsando el desempleo juvenil al resultar una forma de ocio fácil de conseguir y absorbente. Eso sí, recordamos que también hay otros estudios sobre videojuegos que destacan sus puntos positivos como el de que Pokémon GO reduce la obesidad infantil, el de que los videojuegos son mejores que el sexo para reducir el estrés o el que destaca los efectos beneficiosos de los videojuegos en los niños.

Lecturas recomendadas