Xbox One no se venderá sin Kinect

Microsoft ha asegurado que no tiene planes de lanzar un pack de Xbox One sin Kinect con la intención de poner fin a los rumores que decían que habría otra versión de Xbox One más barata el año que viene.

Desde que se anunciara el precio final de Xbox One en el pasado E3, empezaron a correr rumores que decían que habría otra versión de la consola con un disco duro menor y que no incluiría Kinect en la caja, abaratando así el coste de 499 €. Obviamente a Microsoft no le han hecho mucha ilusión estos comentarios y ha comunicado oficialmente que  lanzar Xbox One sin Kinect no entra dentro de sus planes presentes o futuros.

“No tenemos planes de sacar una Xbox One sin Kinect. Creemos en Kinect y en el valor que aporta a los juegos y el entretenimiento, y creemos que 499 $ es un buen precio para lo que los consumidores reciben con Xbox One”. Estas son las palabras usadas por Microsoft para acallar los rumores de la venta de la consola sin Kinect y por tanto los de un precio menor al anunciado de 499 €.

Parece que en esto Microsoft no rectificará, su confianza en la cámara de detección de movimiento y en las nuevas experiencias de juego que nos puede ofrecer es ciega y están convencidos de que Xbox One no puede ser concebida sin Kinect. Para ellos Kinect es un complemento para la consola tan importante como el mando, y por ello no veremos un pack de Xbox One sin Kinet.

Desde Microsoft están trabajando muy duro para que Kinect funcione a las mil maravillas y, como os contábamos recientemente, uno de los responsables de Rare asegura que el nuevo Kinect es 10 veces más potente que el de Xbox 360. Así que parece lógico que Xbox One se venda junto a Kinect y que hayan querido poner fin a los rumores que lo contradicen. Xbox One y Kinect serán uno definitivamente al precio de 499 €.

Lecturas recomendadas