Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

15 años dan mucho juego

imagen por defecto contenido opinión

El 3 de diciembre de 1994 cambió radicalmente el panorama del mundo de los videojuegos. Sacando los codos y luchando por la posición, Sony intentaba hacerse sitio en un mercado claramente dominado por Sega y Nintendo. Había nacido PlayStation.

Tal día como hoy de hace 15 años PlayStation desembarcó en España. Y, si me lo permitís, yo prefiero celebrar su cumpleaños hoy (que no hago huelga) que el 3 de diciembre. Al fin y al cabo, a nosotros lo que nos importa es lo de aquí.

El caso es que en el año que PlayStation se había batido el cobre en Japón con Saturn (la 32 bits de Sega) y las cosas parecían irle muy bien. Y todavía le quedaba un año largo para verse las caras con Nintendo 64... Los europeos nos mordíamos las uñas deseando comprobar por nosotros mismos (aunque muchos nos la pillamos antes de importación) de lo que era capaz la nueva máquina. Y es que parecía que sus papás, los señores de Sony, no tenían mucha experiencia en esto de los videojuegos...

No estaba muy claro si la compañía especialista en televisiones, por mucho walkman que hubiera inventado, sería capaz de hacerle siquiera sombra a Sega o Nintendo. 

Y es que compañías con más experiencia en esto de los videojuegos ya lo habían intentado antes. Y habían fracaso.

Atari probó suerte con Lynx, una portátil mucho más potente que Game Boy y Game Gear (incluso salió antes) y que sin embargo no se comió un colín. Y Atari no lo hizo mal, fijaos si estaba cuidada que incluso era reversible, para facilitar su uso a los zurdos... Vale, era muy grande y gastaba muchas pilas. Además, el apoyo no fue el adecuado y la selección de juegos y los controles de calidad tampoco ayudaron... Por no hablar del escaso número de desarrolladores que se animaron a trabajar para Lynx. Resultado: la portátil más potente del momento duró lo que un caramelo a la puerta de un colegio... (curiosos, pinchad aquí)

Atari lo volvió a intentar con Jaguar, la primera consola de 32 bits en ponerse a la venta (aunque Jaguar tenía una potencia de proceso de 64 bits, más que Saturn y PlayStation. Teóricamente). Fue un fracaso aún peor que el de Lynx y posiblemente por las mismas causas: mala selección de juegos, mal marketing, poco apoyo... 

También lo habían intentando compañías ajenas a los videojuegos y más centradas en la electrónica de consumo, del estilo de Sony. NEC Corporation y su Turbografx (PC Engine en Japón) no aguantaron el tirón de Megadrive y Super Nintendo y nisiquiera tuvo éxito su potente portátil (La Turboexpress usaba los mismos juegos que la consola de sobremesa)...

Podría seguir con 3DO de Panasonic o el invento de Philips, el CD-i... Pero ya paro, que no quiero ponerme pesada... 

Viendo estos antecedentes ya os hacéis una idea de que lanzar una consola de videojuegos y que funcione no es nada fácil. Tengas o no experiencia en el sector...

Los méritos de Sony fueron muchos. Aunque los escollos también.

El primero era la falta de experiencia de la compañía, algo que se subsanó trabajando con una grande. Y es que, igual que hizo Sega con su Mega CD, Nintendo planteó sacar su propia unidad de CD para acoplar a Super Nintendo y la compañía que se encargó del desarrollo fue Sony. 

Al final, con el aparato casi terminado, descacuerdos entre Sony y Nintendo sobre los royalties de máquina y juegos dejaron el proyecto en nada. Nunca sabremos qué es lo que pasó realmente, pero la verdad es que la unidad de CD de Super Nintendo nunca se puso a la venta (también se dice que Nintendo estuvo en contacto con Philips para que fuera un desarrollo compatible con el CD-i, la fracasado consola multimedia ). La Gran N desarrolló su nueva consola apoyada en el cartucho (Nintendo 64) y Sony se llevó puesta una pizca de experiencia. Y no sólo en el desarrollo de hardware, sino también en el trato con las empresas colaboradoras...

Dentro de la propia Sony también había oposición. Los directivos más tradicionales de Sony no veían bien que la compañía se dedicara a fabricar "juguetes". Ohga, el presidente, apoyaba a Kutaragi quien no sólo había trabajado en la unidad de CD para Nintendo, sino que, ya que estaba, había pensado un poquito más y, tomando la iniciativa tenía listo el embrión de PlayStation... Una máquina basada en el CD, pero sin rollitos multimedia ni nada de eso, una máquina pa'jugar... Pero los directivos más apalancaos seguía pensando que Sony no era una juguetera y la idea de Ken Kutaragui molestaba a las mentes más tradicionales. 

Ohga, pelín molesto (por no decir algo más fuerte) con el ir y venir de Nintendo, decide sacar adelante el proyecto de Kutaragi, pero alejándolo del núcleo duro de Sony. Ya veis, le colocaron en Sony Music... La historia es más larga, pero nosotros vamos a ir al grano. Si quieres saber más... 

Aprendiendo de los errores de otras compañías, Kuratagi tuvo claras dos cosas: necesitaba apoyo de marketing y apoyo de las desarrolladoras de juego. Publicidad y juegos. Y lo hicieron muy bien. Se garantizaron el apoyo de las principales desarrolladoras niponas, ofreciéndoles ventajas muy superiores a las de sus competidores, y se fueron a Europa a garantizarse juegos del gusto del mercado occidental (la compra de Psygnosis supuso títulos del calibre de Wipeout, por ejemplo). La selección de juegos de lanzamiento nos alucinó, porque eran cosas impensables en la era de los 16 bits: feroces luchadores tridimensionales (Tekken), veloces vehículos en circuitos creíbles (Ridge Racer), trozos de carrocerías volando por los aires (Destruction Derby)... Vamos, que la consola caló hondo... Personalmente, casi se me can los ojos cuando enchufé la consola y puse Ridge Racer... ¡Y Toshinden

El marketing de la compañía también fue especial, agresivo, diferente y desmarcó a la consola de la imagen de "juguete" que tanto temían los directivos de Sony... Este anuncio en concreto es mi favorito:

 

Incluso el nombre tiene miga. PlayStation no era más que el nombre de proyecto (de ahí lo de PSX, "estación de juego X"). Y además, no gustaba en la compañía. Cuando el nombre se chequeó salió fatalmente valorardo. Y entonces alguien dijo: "anda, igual que el walkman". Pues oye, si el walkam se convirtió en el aparato de moda (como los ipod de hoy día), y el nombre no gustaba... ¡Nos quedamos con PlayStation!

¡Madre mía! ¡Cómo me he sobrado! Yo sólo quería felicitar a PlayStation por sus 15 años  y me he montado un rollo de aúpa... Espero no haberos aburrido demasiado... En realidad sólo quería demostrar mi admiración hacia Sony por haber conseguido entrar en el mercado de los videojeugos como un ciclón y revolucionarlo. Sin PlayStation quizá no habría regresado Metal Gear, los Final Fantasy segurían siendo de personajillos cabezones... Quizá las consolas siguieran siendo un juguete que a jugadores talluditos como algunos de nosotros se nos habrían quedado pequeñas... 

Sinceramente creo que PlayStation revolucinó el mundo de los videojuegos, que Sony lo hizo muy bien en su lanzamiento y promoción y que nuestra querida gris se merece que hoy  le demos un tirón de DualShock, aunque en realidad nació con un mando de "leche" (sin sticks ni vibración)...

Os pediría que unierais a mí en un ¡FELICIDADES!

Lecturas recomendadas