Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Cuidado con lo que deseas...

imagen por defecto contenido opinión

Hola a todos y feliz Año Nuevo. Cómo pasa el tiempo… ¿Habéis escrito ya vuestra carta a los Reyes Magos? Yo todavía no. No sé qué pedir… Será porque deseo lo que no puedo tener. Cosas de esas que ni los Reyes, por muy magos que sean, pueden conseguir… Por ejemplo, me gustaría tener el pelo liso. Saber que se siente con la melenita bien colocada y eso… Lo curioso es que los que tienen el pelo liso tienen envidia de mis rizos… Pobres.

Así somos las personas: deseamos justo lo contrario de lo que tenemos y no nos damos cuenta de que todo tiene su lado bueno y su lado malo y que normalmente con una cosa, perdemos otra… Y a las empresas les pasa un poco lo mismo, no creáis. Será porque en el fondo tienen los mismos defectos que los humanos…

Por ejemplo, Sony. Desde su primera PlayStation empezó a trabajarse a un público de mucha más edad de lo que por entonces era habitual. Logró ganarse a los “adultos” y la tendencia no hizo más que ascender con PS2 y PS3. Claro que en cualquier PlayStation había juegos para niños, pero los buques insignia de las sucesivas consolas no eran precisamente aptos para un público infantil… Total, que cuando ya tienen ganados a los jugadores que llaman “hardcore” (palabros de esos que tanto me gustan, agggg), resulta que lo que quieren es llegar a los niños… Sólo tenéis que echarle un ojo a su catálogo navideño para comprobarlo… Y a su publicidad: juega con tus hijos.

Pero los ejemplos  no acaban ahí. Ahora cambiamos de tercio y nos fijamos en Nintendo… Tres cuartos de lo mismo, pero al revés. Toda la vida siendo los fabricantes de consolas ideales para niños y ahora quieren dar un giro y pillar a los hardcore como sea, lanzando Wii U con títulos “tan poco Nintendo” como Black Ops II, Mass Effect 3, Tekken Tag Tournament 2, ZombiU o Assassin’s Creed III

Y como os conozco, ya me anticipo. No seré yo la que diga que los Mario no son para adultos y que no los pueden disfrutar lo que hardloquesea. Pero sabéis a lo que me refiero. Y sabéis perfectamente que un Mario es tan apto para niños como para adultos, pese a su estética infantil. Cosa que no se puede decir de un God of War… Aunque habría que ver cuantos jóvenes recién llegados a los videojuegos se animan a convertirse en un señor gordo con gorra roja y bigote cuando pueden ser el dios de la guerra…

Sinceramente, siempre he pensado que las consolas, las máquinas en sí mismas, no son lo importante. Lo que importa son los juegos. Incluso la calidad técnica de los juegos pasa a un segundo plano cuando la clave es la diversión. Pero sí es verdad que al final asocias una marca de consolas a un tipo de juegos, aunque sepas que realmente no es así. Y las asociaciones, como los deseos, tienen sus cosas buenas y sus cosas malas.

A base de campañas publicitarias en las que abuelos ejercitaban su mente, madres de familia ejercitaban los glúteos y famosos de todo tipo se echaban unas risas con sucesivos Marios, la imagen de Nintendo es la de una consola familiar, para pasar el rato e ideal para niños. Repito, hablo de imagen. La imagen de PlayStation dista mucho de la imagen de Nintendo. Por sus campañas conceptuales y por el tipo de juego que suelen promocionar, Wonderbook aparte.

¿Alguno de los anuncios de PS Vita os ha sonado a infantil? ¿Y los de DS?

Dándole vueltas al asunto, me he dado cuenta de que incluso yo misma me he dejado influir por la imagen. Y es que yo tengo una DS y mi hijo también. Sin embargo, yo tengo una PS Vita y él no. Es más, se la dejo poquísimo, como si sintiera que PS Vita no es para él, pese a los LittleBigPlanet, All Stars Battle Royale (que le encanta) o Sonic. Imagino que en el subconsciente el precio del aparatito influye, pero no sólo eso.

La imagen que se transmite es tan importante como la propia realidad que hay detrás. Y una vez que una imagen se ha creado, transmitido y asentado es muy difícil cambiarla… Sobre todo cuando no queremos renunciar a lo que representa… Y es que Nintendo, por mucho que quiera atraer a los hard-crisna, no ha renunciado a Penélope Cruz, sus anuncio familiares y su Mario por bandera. Y con Sony, tres cuartos de lo mismo… Y es que claro, perder lo que ya se tienes da miedito…

Simplemente quieren hacer más grande es pastel. El deseo de Nintendo para 2013 es que más hardcore compren sus consolas y juegos, pero que los niños y las familias sigan pensando que sus productos son un excelente regalo de Reyes o de primera comunión… Y Sony ha deseado con muchas fuerzas que Kratos siga destripando dioses del Olimpo, con cuanta más sangre mejor y si da dentera más, mientras los críos se piden para Reyes un PS Move y juegan a magos con Wonderbook.

Y no es que piense que la dos cosas son incompatibles, es que creo que no se pueden vender a la vez. Como sabéis, yo hago una revista de PlayStation, Playmanía, y tengo unos lectores muy concretos. A mis lectores les gusta Call of Duty, Assassin’s Creed, God of War, Uncharted, GTA… Mis lectores pueden tener curiosidad por Wonderbook y les puede hacer gracia Sports Champions 2, pero mucho me temo que si llenáramos la revista de Libros de los Hechizos, Jerónimo Stillton, Start The Party o Epic Mickey se iban a sentir bastante decepcionados… Hablar de ellos, claro, pero poco.

Total, que ahora tengo más lío que antes y sigo sin carta a los Reyes Magos. No sé qué desear. Creo que los rizos están bien y no necesito nada, salvo días de 30 horas. Como eso no es posible, prefiero no desear nada. Y es que, aunque desear tenerlo todo es normal, también es normal no pararse a pensar en las cosas malas que puede ocultar nuestro deseo. Hay que andar con pies de plomo. Como dice un amigo mío: cuidado con lo que deseas, que puede hacerse realidad…

Lecturas recomendadas