Imagen de perfil de Juan Carlos García
La opinión de
Juan Carlos García

El inagotable encanto de Pokémon

imagen por defecto contenido opinión

En diciembre de 1999, Pokémon se instalaba en España. Para no marcharse. Términos como Pokéball, líder de gimnasio, medallas técnicas, máquinas ocultas pasaron a formar parte de nuestro vocabulario. Surgieron los Pokéxpertos. Las guías para convertirte en el mejor entrenador. Los Pokétrucos. Missigno. La fiebre por los Legendarios. Uf!

La mecánica de Rojo y Azul, los primeros en llegar a Europa, era simplemente perfecta. Un engranaje único. Colección, combate e intercambio. Bien agitado en un mundo gigantesco por explorar, 100% portátil, y apoyado sin fisuras por serie de televisión y trading cards. La fiebre no tardó en estallar. La colección de portadas de la Revista Oficial Nintendo, tampoco.

Antes de lanzar la edición Amarilla, a mayor gloria del estelar Pikachu, Nintendo hizo la primera prueba no portátil de Pokémon. El 14 de abril de 2000 lanzaba Pokémon Stadium, un fabuloso cuerpo a cuerpo entre los Pokémon que aparecían con modelado 3D, los ataques sacados de las estadísticas Rojo/Azul y, lo mejor, ¡podías transferirlos desde el cartucho de Game Boy gracias al Transfer Pak!

Eso se ha mantenido así desde entonces. Conviviendo innovación y tradición, ideas dispruptivas con cosas que no se tocan ni se discuten. Por ejemplo, los juegos de la línea principal siempre salen en portátiles (Game Boy, GBC, Game Boy Advance y Nintendo DS); mientras, los innumerables spin-offs disponen de total libertad para irrumpir en domésticas (N64 y GameCube o Wii) y de su desarrollo se encargan equipos independientes de GameFreaks (como Genius Sonority). Hay parte que se repite de forma invariable (Hazte con todos es el eslogan universal) pero el cómo es lo que resulta sorprendente. Tenemos maravillosos ejemplos: un safari fotográfico por una isla volcánica (Snap), un canal televisivo para Pikachu (Channel), combates de cartas intercambiables (Trading Cards), pinballs híperadictivos (Pinball) y batallas tremebundas difíciles de olvidar (Stadium, Colosseum, XD). ¿Es que estos juegos no son innovación?

La línea (principal) de “color” (Rojo, Azul, Amarillo, Rojo Fuego, Verde Hoja, Blanca, Negra) dejó paso a la nomenclatura de materiales preciosos (Oro, Plata, Rubí, Zafiro, Esmeralda) y eso supuso pasar de Kanto a Johto y de ahí a Hoenn y luego a Teselia. Aumentaba el número de Pokémon capturables, finalmente hasta los más de ¡¡¡600!!! Pero sobre todo crecían las opciones de conexión entre los jugadores. El cable link de las primeras ediciones daba paso a un adaptador inalámbrico en Rojo Fuego y Verde Hoja, con el que se habilitaba la conexión, intercambio y batalla con usuarios que estuvieran cerca. La obsesión por la conexión total llevó a la Pokémon Company a crear el Pokémon Global Link, un lugar online diseñado para los mejores entrenadores del mundo. Registrarse y daos un garbeo.

La magia de la conexión no se establece solo entre usuarios, también entre los juegos. Llevar Pokémon de una edición a otra, capturar a Legendarios imposibles, completar la Pokédex también ha sido una obsesión… pero no de Nintendo sino nuestra. Desde la edición Amarilla, donde había que intercambiar con Rojo y Azul para hacerse con todos, a Colosseum, que recogía Pokémon de Oro y Plata, Rubí y Zafiro, la historia de Pokémon está llena de buenos ejemplos.

La verdad, es una suerte haber vivido todo esos ejemplos. Y haber hecho mil y una guías para entrenadores, y libros; y haber probado miles de trucos; y haber leído miles de cartas en el consultorio de Oak: algunas eran desternillantes, otras de una imaginación desbocada, pero todas brillantísimas. Es por eso que no estoy muy de acuerdo con las declaraciones de Junichi Masuda sobre el “inmovilismo” de las mecánicas de Pokémon. Sé que cada juego me ha ofrecido una experiencia rica y diferente, y que cada edición ha innovado, mejorado y superado a la anterior. ¡No hay un solo juego que tuviera una puntuación menor de 90 en la revista! Y no sé lo que estarán preparando para 3DS, pero la filosofía de la consola, su potente Streetpass, es perfecto para “innovar” con otra edición. Todos sus fans (los que empezamos en 1999 y los que acabáis de llegar) lo acogerán con tremenda ilusión. Porque solo Pokémon tiene ese inagotable encanto. El que van a volcar en breve en las ediciones Blanca 2 y Negra 2, en RAdar Pokémon y en la Pokédex 3D Pro. El 11 de octubre lo saborearemos de nuevo.

Lecturas recomendadas