Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Red Dead Redemption y su música

imagen por defecto contenido opinión

Hoy he leído un divertido tweet de Rockstar Games que venía a decir algo así como que Red Dead Redemption "tendrá una banda sonora (score) original que se adapta a todos los actos que llevamos a cabo en el juego". Traducido a román-paladino: que si hay un momento de drama y otro de acción, la música se adaptará automáticamente y no será nunca el mismo chunda-chunda o tinonino...

Desconozco si lo que quiere resaltar Rockstar es que esa música dinámica es un punto a destacar por su originalidad pero, al margen de felicitarlos por el trabajo (Red Dead Redemption tiene una pinta brutal), sí quisiera recordarles que eso ya estaba inventado hace 20 años y que lo puso en marcha una compañía llamada LucasArts (Lucasfilm Ltd. por aquellos tiempos) para sus portentosas aventuras gráficas. iMuse se llamaba el invento y aparecía en los Monkey Island, Indiana Jones, Maniac Mansion, etc. Pero donde sí me gustaría detenerme es en el score. En la composición pura y dura.

Sin ánimo de aburriros y reconociendo de antemano que otra de mis pasiones es la música de las películas, sí me gustaría pedirles (es tarde, pero por pedir que no quede) a los señores de Rockstar que su score esté a la altura de un género cinematográfico, el western, que ha dado clasicos a mansalva. Desde los acordes de Dimitri Tiomkin en El Álamo hasta Los Siete Magníficos de Elmer Bernstein, o los más modernos (de principios de los ochenta) del Silverado de Bruce Broughton influenciados por los Star Wars e Indiana Jones de John Williams.

Pero a mi, lo que me pide el cuerpo es que tenga cierto aire a spaguetti-western. Ya sabéis, esas películas de los sesenta-setenta  que realizaba un italiano llamado Sergio Leone con acordes musicales de Ennio Morricone. Un tipo que se atrevió a hacer cosas muy raras en sus composiciones y que más tarde le ha copiado todo el mundo. Si no, recordad Por un Puñado de Dólares o El Bueno el Feo y el Malo.

La revolución musical de Ennio Morricone ha llegado hasta el mundo de los juegos. Por ejemplo, en 1997, un título de LucasArts para PC del oeste, llamado Outlaws, con banda sonora de Clint Bajakian (compositor de los Monkey Island, Sam & Max, Maniac Mansion o los X-Wing y TIE Fighter) que no dejaba lugar a dudas de cuáles eran sus influencias.

Sin embargo, otros juegos y desarrolladores, como Neversoft, se han lanzado más a la línea clásica de John Barry y su Bailando con Lobos. Gun, de Activision, que salió a la venta en 2005, tiene un score extraordinario, de esos que pasan desapercibidos y que después cuesta mucho encontrarlos en alguna tienda online.

Por suerte, recordando la banda sonora de Red Dead Revolver (primer juego de la serie Red Dead...) parece que en Rockstar gusta más Ennio Morricone que John Barry. Sólo hay que escuchar su tema principal para darse cuenta de lo mucho que se parece. Eso es una buena noticia. Tanto o más que sus portentosos gráficos, historia, ambientación y decenas de horas de juego.

¡¡Qué ganas de que salga ya a la venta Red Dead Redemption!!

Lecturas recomendadas