Imagen de perfil de Manuel del Campo
La opinión de
Manuel del Campo

La tableta de Nintendo

imagen por defecto contenido opinión

<p>Ya han terminado las conferencias previas a la feria, aunque desde hace tiempo -y cada año más- estos dos días son los más potentes del E3 y la feria en sí, es decir, el show del Convention Center, se postula más bien como el momento de digerir y probar algunos de los juegos que se muestran en los eventos de cada compañía.</p><p>&nbsp;</p>

Ya han terminado las conferencias previas a la feria, aunque desde hace tiempo -y cada año más- estos dos días son los más potentes del E3 y la feria en sí, es decir, el show del Convention Center, se postula más bien como el momento de digerir y probar algunos de los juegos que se muestran en los eventos de cada compañía.

Pero vamos al grano. Siguiendo un orden emocional y absolutamente personal, las imágenes que permanecen con más fuerza en mi memoria son las de algunos de los espectaculares vídeos que se han mostrado, y que provocan que me parezca una eternidad el tiempo que queda hasta que salgan los juegos. Hablo de Tomb Raider, Uncharted 3, (por cierto, que a los programadores les ha entrado una vena sádica con los protagonistas que daría para una terapia psicológica), Mass Effect 3, Battlefield 3, Gears of War 3, Modern Warfare 3 (qué gran campaña de marketing se podría hacer con tanto "3" en el "E3"...), Halo 4, Forza 4... uf...babeando sobre el teclado estoy.  

Después, tengo una sensación de no haber asistido a ninguna sorpresa de esas que te dejan con la boca abierta y los ojos como platos. En realidad PSVita lo habría sido... si no se hubiera presentado hace unos meses. Y lo demás eran secretos a voces (la verdad en este mundo globalizado es imposible esconder nada). A Nintendo y su consola les dejo para el final.

Microsoft y Sony están determinados a apostar por Kinect y Move ahora con juegos que van más allá de las clásicas propuestas para todos los públicos. Falta les hace, porque estos dos periféricos siguen sin tocar la fibra de la mayoría de los jugones.

PSVita sigue demostrando que sus posibilidades y su potencia son muy serias y, su precio, no va a ser prohibitivo, con lo que se sitúa en una excelente posición para los próximos tiempos, a la espera de ver si 3DS termina de arrancar (los nuevos juegos de Mario van a ayudar seguro).

Y llegamos a Wii U. Para empezar, hay que decirle a Nintendo que la próxima vez sea algo más clara a la hora de presentar algo así, porque a muchos de los que estaban allí y a más de los que estamos aquí hubo momentos en los que no sabíamos bien si se trataba de una nueva consola o de un mando especial para la actual Wii. Una vez confirmado que se trata de lo primero, es evidente que Nintendo quiere aprovechar la fiebre por lo que parece que va a ser el artilugio (o dispositivo, siendo más finos) tecnológico de los próximos años, las tabletas. El mando (que fue el absoluto protagonista, porque la consola en sí apenas se vio) parece una versión nintendera de los Ipad o Galaxy, con todas sus prestaciones y, eso sí, la orientación jugable "made in Nintendo". Su compatibilidad con los periféricos actuales de Wii deja claro que Nintendo no quiere perder a su legión de usuarios actuales, y algunas de las demos mostradas en la presentación (Darksiders II, Batman, Dirt, Aliens Colonial Marines o la espectacular demo de Zelda) con una potencia gráfica impecable, demuestran que sigue empeñada en conquistar al jugador más clásico y adulto, su asignatura pendiente con Wii.

Pero más allá de los juegos en sí, mi primera sensación es que resulta extraño que si la tendencia de los últimos años parecía ir hacia un mando de control cada vez más liviano y dinámico, más sencillo y directo (o sin mando como Kinect) la tableta parece una vuelta atrás, con un mando más "aparatoso" (si me permitís el juego de palabras).

Eso sí, nuestra sensación en la redacción es que, tratándose de Nintendo, siempre hay que esperar que la cosa funcione, por muy extraña que nos parezca la jugada. 

Lecturas recomendadas