Imagen de perfil de Uziel Albel
Análisis de The Last Story
Uziel Albel

Cuando la verdadera nobleza se lleva dentro

Durante los últimos años, en el sector de los videojuegos
hemos sido testigos de una buena oleada de espectaculares juegos que han
permitido, entre otras cosas, mancillar oleadas de zombis, planificar nuestra
estrategia en una batalla, sucumbir ante los encantos de ciertos personajes o
sobrevolar la imaginación mediante escenas que pueden provocarnos tanto una
gran sonrisa como un profundo sentimiento de decepción.

 

No obstante, no deja de ser menos cierto que quizá con el
paso del tiempo, las historias han ido perdiendo un poco de protagonismo en
comparación con antaño y quizás ha sido un elemento que ha ido siendo relegado
a un segundo plano.

Solo unos pocos juegos elegidos, gracias a este complemento,
logran que el jugador haya logrado meterse de lleno en la trama y sentirse uno
más
, como si los acontecimientos que se suceden realmente los estuvieras
viviendo en primera persona, atravesando ese umbral sentimental en el que los
personajes, con el paso de las horas, se van ganando cada vez más y más al jugador
hasta tal punto que siente todas las alegrías o desdichas que estos ofrecen.

 

El juego a analizar es uno de esos en los que la historia le
permite erigirse como una de las mayores aventuras sentimentales de los últimos
tiempos, lo que promulga la expansión de los sentidos. Vayamos allá

 

Una isla y millones
de misterios por descubrir


El aire que se respira es mohoso y húmedo, la claridad
escasea y la única manera de avanzar es mediante la escucha del sonido del
viento, que nos indica el camino a seguir. Apenas hemos avanzado unos pocos
metros y ya nos estamos enfrentando a nuestro primer desafío, más recordad que
la clave de la victoria es una buena estrategia. Armados de valor, coraje y
valentía, tomamos las riendas de Zael, un joven zagal que, sin saberlo, está
comenzando la misión más importante de su vida…

 

¿Por qué estamos aquí? ¿Cual es el motivo por el que nos
encontramos en tan hostil lugar? ¿Por qué nos tenemos que dejar la piel en cada
rincón? Por nuestra propia supervivencia. Zael y sus camaradas pertenecen a un
grupo de mercenarios, y para ganarse el pan deben aceptar todo tipo de
encargos. Zael sueña con ser caballero, y para lograr ese sueño, lucha cada día
y se deja el alma en el empeño

 

La gran ciudad


Pronto arribamos al lugar desde el que se sucederán la gran
mayoría de los acontecimientos, Ciudad Lázulis. La primera vez que indagamos
por este lugar, tenemos la sensación de estar en una auténtica ciudad medieval
centroeuropea
(como Praga, por ejemplo). Una ciudad llena de vida en la que sus
habitantes arman escándalo y compostura a partes iguales. No deja de ser
anecdótico que, si osamos chocar contra alguno de ellos, estos nos recriminaran
nuestra acción. Por poder, ¡Incluso podemos tirarles cáscaras de plátano a los
ciudadanos! (en plan “Mario Kart”, vaya).

 

No obstante, no esperes una colosal
reacción al visualizar estas escenas: patinazo, recriminación (en ocasiones ni
eso) y poco más. Esta situación podría haber dado más de sí en términos
jugables, pero lo cierto es que como complemento no está mal, pues te permite
desconectar del ritmo de la trama si alguna vez te ves superada por la misma
(lo cuál es difícil que suceda)

 

Si indagamos un poco por la gran ciudad, pronto
descubriremos que los lugares más importantes son  el castillo, el coliseo (donde podremos ganar
un buen par de ahorrillos y, además, entrenar) y las tiendas, donde podremos
adquirir el equipo necesario para prepararnos para nuestra batalla.

 

Equiparse bien es
sinónimo de victoria y de… ¿estilo?


Al igual que en muchos juegos de rol, en “The Last Story”
tenemos ciertas categorías de armas que podremos comprar o mejorar (siempre y
cuando tengamos los materiales necesarios para tal fin).

 

Debemos destacar que
no hay muchos tipos de armas (casi se reducen a Espadas y dagas,
principalmente) pero lo cierto es que lo divertido radica en la capacidad de
mejora que les otorguemos. Algunas armas pueden llegar a tener hasta un “+9” en
su mejora, con la potencia de parámetros que ello conlleva. La misma norma se
aplica con el equipamiento defensivo: podremos comprar, mejorar o incluso lucir
“tipito”
por la ciudad

 

¿Cómo que lucir tipito? Te preguntarás. Una de las novedades
en este aspecto es la completa customización de los elementos de tu armadura
mediante los tintes. Con ellos bajo tu poder, podrás elegir cualquier gama de
colores que se te ocurra para customizar a tu personaje: desde un elegante
negro cuero hasta un estrafalario rosa chicle. Todo es posible.

 

Pero lo que se lleva la palma es el echo de poder pasear “en
cueros”
por ahí. Sí, has acertado, existe un tinte que puede volver invisible
tu ropa, lo que hace posible que los personajes se paseen por ahí como si de un
día de playa se tratase

Seguro que te preguntas si la confección de estas armaduras
influye en la batalla. Bueno, el propio accesorio defensivo en sí por supuesto
que se tiene en cuenta, pero por más que le cambies su color o su efecto de
invisibilidad, no perderá su eficacia. Quizá esto le prive de un poco de
realismo
en las batallas (pues da igual si te golpean con una tosca armadura o
con el torso al descubierto), pero lo cierto es que puede resultar divertido
luchar por ahí sin armadura y ver como tu torso es más duro que el acero

 

Conociendo a nuestro
gran amor


Al poco tiempo de comenzar conoceremos a Calista (Lisa para
los amigos), una joven noble por la que nuestro protagonista pierde la cabeza y
sería capaz de hacer cualquier cosa. Es destacable ver como se conocen este par
de dos, pues la situación que se produce probablemente sea la menos esperada
posible. Una de las primeras cosas que deberemos hacer para ganarnos el corazón
y la confianza de la zagala será cogerle fuertemente la mano y huir de los
caballeros que nos persiguen porque les hemos dado un pequeño correctivo en uno
de los mercados de la ciudad, bajo la brillante luz de las estrellas

 

Muy bonito, sí, pero
yo quiero combatir. ¿No puedo?


Por supuesto que podrás, y es posible que hasta te canses en
ciertos puntos de machacar enemigos. Lo primero que llama la atención es su
diferente sistema de batalla: mediante el poder de la errante de Zael, creamos
una aureola magnética a nuestro alrededor que nos permite atraer a los enemigos
para que nos ataquen a nosotros. Igual al principio, y dicho de esta forma, te
parece un poder inútil y sin sentido. Sin embargo, todo tiene su explicación:
los enemigos tienen una interesante inteligencia y saben que si acaban primero
con los magos de tu equipo (que es lo que hacen generalmente si osas luchar sin
el magnetismo) sus opciones de victoria aumentaran exponencialmente, porque te
quedarías sin apoyos para lanzar tu ofensiva. De este modo, si atraes a los
enemigos
, permitirás que tus magos tomen la iniciativa, y podrás atacar y
recuperarte casi al mismo tiempo.

 

Otro de los elementos a destacar en este aspecto es el
escenario de la batalla. Y es que no es lo mismo luchar en una caverna que en
un puente, pues hay elementos que los diferencian.

 

En una caverna puedes ir con
más sigilo y adoptar una estrategia más conservadora escondiéndote entre los
escombros y analizando la situación del campo de batalla para planear una
ofensiva. En cambio, en un puente (y más aún si es a campo abierto), serás un
blanco más sencillo para los enemigos y tendrás que jugar con elementos del
entorno para asegurarte la victoria, como por ejemplo, eliminar cierta sección
del puente para que los enemigos que sobre él se apoyan se desplomen en el más
oscuro de los abismos

 

En un principio, Zael ataca automáticamente, blandiendo su
espada nada más estar en contacto con el enemigo. Es una opción muy cómoda,
pero quizás te interese cambiarla al modo manual para decidir en que instantes
es mejor machacar al adversario con la fina hoja de nuestras espadas

 

Una vez avanzado el juego se nos permite seleccionar en las
batallas un modo denominado “estratega”. Con este modo, pausaremos la acción de
la batalla y podremos pensar con calma que acciones deberían realizar a
continuación tanto Zael como como sus compañeros. Cabe destacar que el uso de
este modo es la única manera de desplegar el potencial de los ataques
espirituales
(solo es posible su ejecución pasando previamente por este modo),
que desatan el máximo poder de nuestros aliados sobre los enemigos

 

Lo cierto es que, aunque parezca algo confuso y que más de
una vez nos limitemos a ver una vorágine de efectos visuales en pantalla, el
sistema responde bastante bien y te permite ejecutar infinidad de técnicas
tanto ofensivas como defensivas, aunque lo cierto es que no es un desafío y
esto puede ser un lastre para los jugadores expertos, que verán en esta
propuesta algo muy sencillo de asimilar

 

Para concluir este apartado, debemos destacar la curiosa
forma de subir niveles que se nos ofrece. Si estamos afrontando un escenario en
un nivel por debajo del recomendado, los enemigos nos otorgarán más experiencia.
Por el contrario, si la situación que pasa es la inversa, lo que ocurre es
justamente lo contrario. Además, en ciertos niveles podemos invocar enemigos en
ciertas áreas para entrenar en el caso de que consideremos que no poseemos un
nivel adecuado al jefe de la fase. Esta situación provoca que los jugadores
expertos clamen por su sencillez, y es una gran ayuda para aquellos que se
inician en el género. Lo cierto es que los jugadores expertos no tienen por qué
acogerse a la medida de los círculos de invocación si no quieren, por lo que se
podría decir que deja a ambas partes satisfechas

 

Me siento algo
encerrado…


No deja de ser cierto que en “The Last Story” la linealidad
se hace palpable, y que la mayoría de las misiones radica en avanzar, machacar
adversarios y enfrentarse a un jefe final. Sin embargo, el objetivo de esta
aventura no es gozar con la libertad de las bastas praderas o del gran océano,
si no convivir con los protagonistas y sentirse uno más del grupo. Mediante la
estructuración por capítulos con la que Sakaguchi y su equipo Mistwalker han
dotado a este juego permite que nos centremos en lo más importante de la trama
(teniendo nuestros poco numerosos pero agradecidos capítulos opcionales) y que,
a medida que recorremos todos los lugares del mapeado entendamos porque Zael y
sus camaradas afrontan las decisiones que les llevan hasta el final

 

Valoración De Apartados


Gráficos: 95 --> En ocasiones pecan de bajada de frames (quizá más de las deseadas), pero lo
cierto es que las texturas de los personajes y el ambiente de Ciudad Lázulis ha
sido de lo mejor que ha aparecido por esta consola. Esa sensación de estar en
una gran ciudad medieval centroeuropea no tiene precio

 

Sonido: 88 --> Mucho se habló sobre el echo de que Nobuo Uematsu se encargara de esta faceta,
pues bien es sabido por todos la grandeza de sus composiciones. Aunque el
repertorio elegido está muy bien, quizás me ha decepcionado un poco porque
esperaba que recordase más temas con cariño, y finalmente han sido unos pocos
los que han logrado convencerme. El doblaje de las voces en inglés, no
obstante, es muy bueno, y transmite el carácter y la personalidad de todos los
personajes

 

Jugabilidad: 92 --> El control es muy sencillo, y puede jugarse tanto con mando clásico como con
Wiimote y Nunckuck. Cualquiera de las 2 opciones será sencilla para plantarse
en la batalla. El sistema de batalla ofrece muchas posibilidades, y es fiable

 

Duración: 86 --> Este es, quizá, el punto flaco del juego. Puedes pasártelo al 100% en unas 30
horas, lo cual es sensiblemente inferior al de muchos juegos de su género. Sin
embargo, el juego goza de tantas situaciones interesantes que este apartado
pasará desapercibido

 

TOTAL: 91


Conclusiones y Alternativas


“The Last Story” es, probablemente, el gran colofón final al
ciclo de vida de Wii, con permiso de “Xenoblade Chronicles” y “Zelda Skyward
Sword”
. Posee una gran historia de amor que te mantendrá enganchado hasta el
final y es una gran forma de rendir homenaje al ciclo de Wii.

 

El rol japonés ha vivido una segunda juventud durante el
último año y medio en Wii. Esta claro que la alternativa más segura para “The
Last Story” es “Xenoblade Chronicles”, el cual nos ofrece un amplio mundo abierto
por explorar. En un segundo nivel aparecerían el reciente “Pandora’s Tower”
(que no tiene el concepto excato de J-RPG pero cumple) y el notable “Tales Of
Symphonia: Dawn Of The New World”

91

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis con mucho rol de The Last Story

    Ya llega a nuestras manos The Last Story, uno de los juegos más esperados por los nintenderos. Desde su anuncio, levantó grandes expectativas debido en gran parte a los imponentes nombres que tiene detrás: el creador Hironobu Sakaguchi y el compositor Nobuo Uematsu, conocidos por su trabajo en la saga Final Fantasy. ¿Está la nueva obra a la altura de tan célebre legado? Te daremos una pista: puedes seguir leyendo con optimismo. Heredero espiritual de Final Fantasy Lo cierto es que The Last Story podría considerarse el heredero espiritual de la más auténtica esencia Final Fantasy, ya que incluso el nombre parece un guiño a la saga que creó Sakaguchi. Hacía muchos

    Hobby

    95

    Excelente

    Lo mejor

    Combates muy bien planteados, gráficos y banda sonora excelentes, buena trama.

    Lo peor

    No es tan largo como otros juegos del género, pero el multijugador lo compensa.

Más análisis de usuarios

The Last Story

95

Hobby

92

Comunidad

Plataformas: Wii

Fecha de lanzamiento: