Imagen de perfil de Novoa
Análisis de Metal Gear Solid HD Collection
Novoa

Un paseo por la historia de los videojuegos.

-Metal Gear (Solid) es una de las sagas más populares y queridas en el mundillo de los videojuegos, pero a finales de los 90 yo andaba demasiado ocupado intentando completar los primeros niveles de Super Mario 64 o matando hormigas gigantes en Jet Force Gemini (decidme que habéis jugado a ese juegazo), y lo más cerca que había estado hasta ahora de la saga de sigilo por excelencia había sido algún cameo que otro en el Brawl de Nintendo Wii.
Con la espina clavada, por fin tuve la oportunidad de conseguir la HD Collection e iniciarme en un terreno totalmente virgen para mi. El primero, al no venir incluido en la colección, no lo pude jugar, pero si me vi un let’s play de cabo a rabo para al menos empaparme de los aspectos más importantes de la trama. Peace Walker lo jugaré tras acabar MGS4.

-Tanto la segunda como la tercera entrega me parecieron unos auténticos juegazos (a nivel de historia son excelentes ambos, con increíbles y emotivos finales), a los que me costó adaptarme debido al quizás tosco y anticuado sistema de control, el cual me trajo algún problema que otro durante las primeras horas. Parece mentira que esté manejando a soldados de élite y genios de la infiltración cuando no lo demuestran en el gameplay con sus movimientos.

-A la hora de empezar a jugar, era consciente de que la entrega más laureada y querida por los más aférrimos fans de la saga era Snake Eater, mientras que el patito feo era Sons Of Liberty.
Yo sin embargo no comparto esa visión y he de decir que ambas entregas me proporcionaron un nivel de diversión muy parejo y, cada una con sus particularidades, me dejaron momentos muy emotivos gracias a los cuales me di cuenta de por qué esta saga es tan querida.

-Sons of Liberty empieza con un extenso tutorial a modo de prólogo, para presentarte tras las primeras horas a Raiden, que por lo que he leído, quizás sea uno de los personajes de los videojuegos más odidados, supongo que será por la envidia que le tenéis por ese pelazo…
Ahora enserio, no nos vamos a engañar; Raiden no será recordado por tener unas profundas y emotivas líneas de diálogo (que alguna interesante tiene) ni por sacarnos incontables carcajadas. El rubiales no es carismático e incluso peca de tener poca personalidad, pero cuenta con un trasfondo increíble, e incluso a lo largo de la aventura pasa por diferentes crisis de identidad, al verse engañado hasta por el panadero.

-La planta petrolífera Big Shell, en la cual pasamos la mayor parte del juego, me parece un gran ESCENARIO y una ubicación muy coherente, algo repetitiva quizás (ya que te obligan a recorrerte cada parte unas 10 veces) , pero coherente al fin y al cabo, y con una importancia gigantesca en la trama principal. Curiosamente recuerdo con más cariño a Big Shell que a los exóticos escenarios de Snake Eater, a pesar de parecer a priori menos atractivo.
También es cierto que la selva daba pie a nuevas mecánicas jugables como la inclusión del camuflaje, de la cura, de la comida y estamina. Estas aportan profundidad y variedad, pero también ralentizan bastante el gameplay y no me acabaron de convencer.

-Los VILLANOS son una parte fundamental de los Metal Gear, y ambos títulos cuentan con su pandilla de malotes que al final no lo son tanto. Fortune me parece un personaje extraordinario, maldecida con la inmortalidad y cansada de ver como todos sus seres queridos fallecen.
Otro de mis villanos preferidos (así como la lucha contra él) es Fatman que, aparte de ser un arma que lanza mini bombas atómicas en la saga Fallout, es un auténtico lunático que traiciona a todo el mundo sólo por su afán de hacer volar cosas por los aires para vengarse de su antiguo maestro también presente en el Big Shell. Y esto son sólo dos ejemplos.

Creo que MGS3 raya a un nivel algo inferior en este caso, Volgin es el típico malvado que sólo ansía el poder. El resto, excepto The End, son bastante olvidables.
En este saco no meto por supuesto a The Boss ni a Ocelot, ya que merecen una mención aparte como dos de los mejores villanos (lo cual es relativo) de los videojuegos.

-Lo que MENOS me ha gustado, a parte de lo que ya comenté sobre los controles, es la extravagancia de algunos personajes que, a pesar de ser una señal de identidad de la saga, a veces sobrepasa para mi gusto la línea entre la ficción y la idea de olla. Villanos como el propio Volgin o Vamp (Psycho Mantis también, pero es tan genial que no podría incluirlo) no me acaban de encajar demasiado. Pero bueno, supongo que sin este tipo de locuras Metal Gear Solid no sería lo mismo.

Ahora jugaré con más ganas que nunca MGS4 para cerrar la trama de Solid Snake y así poder por fin acabar con la quinta entrega la saga de Kojima que, de momento, está cumpliendo con mis expectativas.

90

Excelente

Lo mejor

Lo peor

Análisis de HobbyConsolas

    Análisis de Metal Gear Solid HD Collection

    Si hace 11 años alguien nos hubiera dicho que en el futuro podríamos estar disfrutando de una versión portátil de Metal Gear Solid 2 idéntica a la de PS2, le hubiéramos llamado loco. Sin embargo, aquí está y no podemos por menos que asombrarnos de que este recopilatorio haya adaptado a la época de las HD, y en versión portátil, dos de las mejores aventuras de PS2 de todos los tiempos. Y, por si fuera poco, añadiendo algunas novedades como el uso de táctiles para realizar ciertas acciones, la posibilidad de transferir nuestra partida a la versión de PS3 de esta colección o la inclusión de trofeos. Y sin olvidarse de

    Hobby

    92

    Excelente

    Lo mejor

    Parecen juegos hechos para Vita (y de los mejores). Son 2 aventuras excepcionales.

    Lo peor

    No trae Peace Walker HD ni otras configuraciones de control. Los tiempos de carga.

Más análisis de usuarios

Metal Gear Solid HD Collection