Reportaje

Los 20 mejores juegos de Atari Jaguar

Por Álvaro Alonso
-

Tras probar suerte con un lince de garras poco afiladas, Atari decide que es hora de sacar a la auténtica fiera que llevan dentro. Ya pueden ir preparándose Sega y Nintendo, porque un Jaguar se acerca y su rugido será tan terrible que se escuchará en la generación de los 16 bits y posteriores... O así debió haber sido, pues el sonido que este felino producía se aproximaba más bien al maullido de un gatito. Con todos ustedes, los 20 mejores de Atari Jaguar.

ACTUALIZADO: Ahora puedes ver los mejores juegos de Atari Jaguar en un sólo vídeo.

[id:3724531277001]

Lynx fue todo un batacazo para Atari, pero la compañía, lejos de aprender de sus errores, decidió volver a tropezarse con la misma piedra. Si el lince había sido la consola portátil más potente de la época, el jaguar iría más allá... Muchísimo más allá.

En 1993, las consolas de 16 bits dominaban el mercado, y la cruenta guerra entre Mega Drive y Super Nintendo tocaba a su fin. Es en ese preciso instante cuando algo insólito sucede: aparece en la lucha una nueva consola conocida como Atari Jaguar, muy superior a las máquinas de Nintendo y Sega, concretamente 48 bits superior. Porque en efecto amigos, Atari, en un intento desesperado por superar a la competencia, se saltó la generación de los 32 bits (que se presentaría al año siguiente con Saturn y PlayStation) y lanzó al mercado la primera consola de 64 bits de la historia.

Pero es bien sabido que volar cerca del sol es peligroso, y lejos de convertirse en un auténtico exitazo, la máquina de Atari fue un terrible fracaso que dejó a la compañía al borde de la quiebra. Entre sus mayores inconvenientes estaban una campaña de marketing tan inusual como poco eficaz y la dificultad que entrañaba programar para una consola muy superior a lo habitual en aquella época. Además, Atari Jaguar cuenta con el dudoso privilegio de poseer el que es considerado por muchos como uno de los peores mandos de la historia. Volved a mirar la foto de la consola y comprobaréis que lo que tiene conectado no es un teléfono móvil antiguo, ¡es el mando!

Si bien es cierto que en todo el catálogo de la máquina no hay ni un solo título que saque partido de los laureados 64 bits, también lo es que muchos de ellos era un auténtico portento gráfico muy superior a lo que estaban acostumbrados a ver nuestros ojos. Así que sin más dilación, ¡que comience el listado con los 20 mejores juegos de Atari Jaguar!

1. Tempest 2000 (Atari Corporation, 1994)

Y empezamos con el que es probablemente el mejor título del sistema: Tempest 2000. Se trata de un remake de un juego arcade con el mismo nombre, salvo por la coletilla numérica, que en un principio fue exclusivo de Atari Jaguar. Y es que este matamarcianos de corte clásico sacaba partido del potencial gráfico que posee la plataforma para ofrecer unos diseños en tres dimensiones que quitaban el hipo. Su banda sonora tecno, perfecta para juegos de "navecitas", y una marabunta de efectos de luces y colores hacían de Tempest un juego absolutamente dinámico y de lo más recomendable.

2. Alien vs Predator (Rebellion, 1994)

Pero si lo que queréis es un auténtico "matamarcianos" Alien vs Predator es vuestro juego. En este FPS perteneciente a la famosa franquicia de extraterrestres sanguinarios podemos encarnar a un alien, un depredador o un humano. Mención especial a las fases con este último, en las que el juego alcanza unas cotas de canguelo máximo gracias a la lograda atmósfera, resultado de escenarios claustrofóbicos y enemigos que podían atacarnos por sorpresa dejándonos con el corazón en un puño. Si Aliens Colonial Marines hubiese tomado nota... Otro abrazacaras cantaría.

3. Rayman (Ubisoft, 1995)

Atari Jaguar tuvo el placer de contar en su biblioteca con los orígenes de Rayman (nada que ver con el magistral Rayman Origins), y aunque esta versión apareció más tarde que la de PlayStation, el juego fue concebido en un principio para la máquina de Atari, así que pueden estar orgullosos de haber servido de cuna para uno de los mayores héroes plataformeros de la historia de los videojuegos (con permiso de Mario). ¿Y qué más podemos decir de Rayman que no se sepa ya? Sus mundos coloridos, banda sonora terriblemente pegadiza y dificultad endiablada son ya parte de la historia.

4. Wolfenstein 3D (id Software, 1994)

El padre de los shooters en primera persona gozó de una espléndida versión en Atari Jaguar: con sprites de mayor tamaño, gráficos mejorados y la re-inclusión de la sangre (censurada en la versión de Super Nintendo), todos aquellos que aún no conocieran Wolfenstein 3D tenían aquí una excusa inmejorable para adentrarse en el castillo de Hitler. Y además, contiene dos armas exclusivas: el lanzallamas y el lanzamisiles, que se sumaban al ya de por si variado inventario de herramientas machaca-nazis. Claro que, apenas unos meses despúes, otro gran shooter hizo acto de presencia en el jaguar...

5. Doom (id Software, 1994)

¡El mítico Doom! El juego que creó escuela y puso los cimientos de los FPS tal y como los conocemos hoy en día quiso sacar partido de las características superiores de Atari Jaguar, y vaya si lo consiguió, pues se trata de la mejor versión del legendario juego aparecida para consolas. El título era uno de los pocos que se beneficiaba del característico mando asignando cada tecla numérica a una de las distintas armas equipables, lo que hacía del inventario una auténtica delicia. Eso sí, el juego cuenta con un gran inconveniente, y es que debido a la arquitectura de la máquina de Atari no hay música durante las misiones. Pero es Doom, ¿qué más queréis?

6. Zool 2 (Gremlin Graphics, 1993)

Pero no solo de Rayman vivía Atari Jaguar en cuanto a plataformas se trataba: el ninja intergaláctico Zool venía dispuesto a darlo todo mediante saltos y acrobacias a toda velocidad para acabar con... El aburrimiento. Porque ese era el fin de sus enemigos: conseguir que el aburrimiento reinase en todo el universo. Por suerte el juego cuenta con un gran número de niveles, plagados de color y minijuegos, que hacen que la experiencia sea siempre distinta. Por si fuera poco la mujer de Zool se une también a la fiesta y gracias a sus habilidades, se abren nuevos caminos y opciones en todas las fases. Está claro que este par de ninjas siempre consigue lo que se propone.

7. NBA Jam: Tournament Edition (Midway, 1994)

NBA Jam: Tournament Edition muestra la cara más desenfadada, arcade y frenética del baloncesto americano. Jugamos partidos dos contra dos utilizando a jugadores reales de la NBA, pero ahí terminan todas las similitudes con el mundo real, pues en el título veremos cosas tan alucinantes como mates desde alturas imposibles (la foto es buena prueba de ello). El juego está plagado además de secretos y huevos de pascua, como la posibilidad de jugar con el (por aquel entonces) presidente Bill Clinton, su mujer Hillary, el ex presidente Al Gore y muchos más. ¿Quién no querría contar con semejante plantilla para su equipo?

8. Raiden (Seibu Kaihatsu, 1993)

Raiden es el perfecto ejemplo de juego perteneciente a un género trillado a más no poder pero ejecutado de manera brillante. Se trata del típico shooter de scroll horizontal en el que manejamos un caza de tecnología avanzada, el Raiden (que viene a significar algo así como "El Trueno y el Rayo"), en fases vertiginosos, plagadas de enemigos en su mayoría robóticos, y con power ups de todo tipo para facilitarnos la misión. Goza de un control sublime, unos diseños asombrosos y una curva de dificultad que se adapta perfectamente al jugador. Eso sí, para terminar las fases finales hay que sudar de lo lindo.

9. Iron Soldier (Eclipse Software, 1994)

Manejar a un 'mecha' del tamaño de un edificio es una de las cosas más molonas que ha habido y habrá siempre en los videojuegos. Pero si encima le añades un apartado gráfico a años luz de lo visto hasta el momento, apaga y vámonos. Iron Soldier nos sentaba en la cabina de control de unos de estos gigantescos robots, desde la que debíamos llevar a cabo todo tipo de misiones. Por supuesto los enfrentamientos contra otros 'mechas' estaban a la orden del día, y para defendernos contábamos con armas que iban desde la típica ametralladora hasta una motosierra. El juego tuvo tan buena acogida que, como vais a ver a continuación, tuvo una segunda parte.

10. Iron Soldier 2 (Eclipse Software, 1997)

Pero la secuela se hizo esperar mucho tiempo, quizás demasiado, pues para cuando hizo acto de presencia en el mercado, Atari Jaguar ya era una consola prácticamente extinta, con lo que muchos usuarios nunca llegaron a saber que el fantástico juego de 'mechas' tuvo una segunda parte. Y es una pena, porque Iron Soldier 2 mejora en todo a su antecesor: escenarios con un mayor nivel de detalle, nuevos tipos de armas, mayor variedad de enemigos, melodías pegadizas y un nivel de dificultad elevado para conseguir engancharnos irremediablemente en cada partida. Lo dicho, un auténtico juegazo que por desgracia muy pocos tuvieron la suerte de jugar.

11. Pitfall: The Mayan Adventure (Activision, 1995)

En plena época en que Indiana Jones no podía estar más de moda y todos los niños soñábamos con vivir sus aventuras, Activision puso al alcance de nuestros dedos el juego perfecto con el que emular al arqueólogo. En el papel del hijo de Pitfall Harry, debemos adentrarnos en la selva de Sudamérica con el objetivo de hallar el paradero del padre de Junior. Para facilitarnos las cosas tenemos a nuestra disposición el tirachinas, bumerán y una bomba que acaba con casi todos los enemigos en pantalla. Una aventura con mayúsculas por la que no pasa el tiempo y a la que sigue siendo todo un gustazo jugar a día de hoy.

12. Ultra Vortek (Beyond Games, 1995)

Puede que Atari Jaguar no tuviese Mortal Kombat, pero para saciar la sed de sangre (pixelada) sus usuarios podían disfrutar de Ultra Vortek. Se trata de un juego de lucha, con un trasfondo post-apocalíptico claramente inspirado en películas como Mad Max, en el que como miembro de una de las bandas que han sobrevivido al desastre debemos enfrentarnos al resto de mercenarios y a un demonio con malas pulgas que pretende destruir lo poco que queda de la tierra. Golpes brutales y hemoglobina por doquier en uno de los mejores juegos de lucha del sistema.

13. Defender 2000 (Williams Electronics, 1995)

Uno de los géneros más prolíficos en los años 90 eran los matamarcianos, y de entre toda la cantidad de clones de R-Type que salieron al mercado hubo un par de joyitas que brillaban con luz propia. Defender 2000 es un remake del clásico Defender, juego arcade de esta misma escuela que contaba con la peculiaridad de que nuestra nave avanzaba de derecha a izquierda, opuesto a lo que habíamos visto hasta ese momento. Este pequeño detalle, que a priori puede parecer que carece de importancia, unido al mini-mapa de la parte superior de la pantalla, dotaban al juego de un nivel de frescura pocas veces visto. Casi como si fuera la primera vez que nos poníamos a los mandos de una nave espacial.

14. Cannon Fodder (Sensible Software, 1993)

Y pasamos de un género que tuvo su momento de apogeo a otro que en consolas apenas conoció la gloria. Hablamos por supuesto de la estrategia, que vio en este Cannon Fodder para el jaguar de Atari una oportunidad de oro para demostrar que con un mando se controlan tropas tan bien como con teclado y ratón. Y es que con tan solo cuatro soldados debemos hacer frente a enemigos a pie, jeeps, tanques y helicópteros. Por suerte tenemos a nuestra disposición todo tipo de armas de fuego y vehículos que nos facilitarán las 72 misiones de las que hace gala el juego, todas ellas muy variadas y con entornos que van desde la jungla a una montaña nevada.

15. Battlemorph CD (Attention To Detail, 1995)

Gracias al Atari Jaguar CD, uno de esos periféricos que tan poco éxito tuvieron en la mayoría de consolas de los 90, Atari Jaguar era capaz de ejecutar juegos que exigían mayor memoria, con un aumento considerable en la calidad de la música. Battlemorph CD fue uno de los pocos títulos diseñados para el dispositivo, y como podéis ver lo aprovechaba con creces. Secuela de Cybermorph, juego muy popular entre los usuarios del jaguar debido a que se vendía en pack con la consola, nos encontramos ante un juego de acción y disparos al más puro estilo Star Fox, con unos gráficos apabullantes que dejaban mudo al más pintado.

16. Super Burnout (Shen, 1995)

Podríamos describir sencillamente Super Burnout como Out Run pero con motos, y no andaríamos muy desacertados. Se trata de carreras de motos en su vertiente más arcade, con controles sencillos y una sensación de velocidad muy lograda. El juego goza de una fluidez inusual para tratarse de un título de conducción, y algunos efectos, como el del anochecer son sencillamente maravillosos. Con ocho circuitos dónde competir y cinco motos entre las que elegir, Super Burnout fue una apuesta segura para los amantes de la velocidad.

17. Worms (Team 17, 1998)

Nos encontramos ante uno de los títulos de guerra multijugador más famosos de la historia de los videojuegos. No, no nos referimos a Call of Duty, sino a Worms, el juego protagonizado por los gusanos más macarras de la industria. No hay nada más gratificante que ver como uno de tus disparos acierta en el blanco enemigo, o como un gusano kamikaze se lleva por delante a varias unidades. Es un juego tan sencillo que hasta un perro podría aprender a jugar, y a la vez, requiere de estrategia y paciencia para dominar todas las alocadas armas que estos gusanos ocultan en su arsenal. Muy recomendable, tanto para jugar solos como acompañados.

18. Towers II (JV Games, 1996)

Towers II fue el primero y uno de los únicos juegos de estilo RPG que aparecieron para Atari Jaguar. A través de una perspectiva en primera persona controlamos a nuestro personaje, que se ve inmerso en los extraños sucesos que están teniendo lugar en el reino de Lamini. Para sobrevivir a todas las criaturas fantásticas que nos saldran al paso podemos elegir entre cuatro clases distintas, todas ellas bien diferenciadas, y cientos de armas y artefactos mágicos. También podemos hablar con NPCs para obtener información y side quests que nos recompensaran con jugosos premios. Como véis un título de rol completísimo que bebe bastante de los The Elder Scrolls clásicos.

19. Attack of the Mutant Penguins (Sunrise Games, 1995)

Cuando la amenaza de los pingüinos mutantes asola nuestro planeta... ¿A quién vas a llamar? ¡A los cazafant...! ¡A Bernard y a Rodney! Dos protectores intergalácticos armados con una sartén y un bate de beisbol respectivamente. Como ya os habréis dado cuenta, Attack of the Mutant Penguins es un juego en el que vais a hartaros de soltar carcajadas. Manejando a cualquiera de los dos personajes nos vemos inmersos en una aventura de acción plagada de momentos memorables y situaciones absurdas, al tiempo que aniquilamos a una raza de alienígenas que se hacen pasar por pingüinos. Eso sí, ¡tened cuidado no vaya a ser que aticéis a uno de los pobres pingüinos de verdad!

20. BattleSphere (4Play/ScatoLOGIC Inc., 2000)

Terminamos con uno de los juegos más especiales aparecidos para Atari Jaguar: BattleSphere, un simulador de combate espacial con gráficos en tres dimensiones. Lo curioso es que el título se puso a la venta... ¡En el año 2000! Por aquel entonces el jaguar había dejado de fabricarse y comenzaba a convertirse en un objeto de coleccionista. Debido a esto, los productos necesarios para construir el cartucho de BattleSphere escaseaban y muy pocas copias del juego llegaron a ver la luz del sol. Y es una pena, porque se trata de un juego muy completo, con cinco modos de juego en los que siete razas alienígenas se ven envueltas en una guerra por el dominio del universo. Como curiosidad, el primer cartucho de BattleSphere se vendió en eBay al precio de... ¡1500 $!


¡Y esos son los 20 mejores juegos de Atari Jaguar! Como siempre, recordad que se trata de un listado, no de un ranking; que podéis contarnos en los comentarios cuales han sido vuestros juegos favoritos de la consola y que en el especial Los 20 Mejores Juegos encontraréis todos los reportajes que hemos hecho hasta ahora.

Lecturas recomendadas