Alien Day
Reportaje

Alien: Covenant - Nexo con Prometheus y el adelanto del Alien Day

Por Raquel Hernández Luján
-

Con motivo del Alien Day hemos podido ver dos secuencias de Alien: Covenant cuyo contenido os resumimos a continuación además de mostraros el nexo con Prometheus.

¡Id frotándoos las manos! Ayer, con motivo de la celebración del Alien Day, 20th Century Fox y SyFy España organizaron un pase especial de Alien: el octavo pasajero acompañado de un mensaje muy especial de Ridley Scott en el que anunciaba que podríamos ver 10 minutos de metraje de Alien: Covenant, cuya acción se sitúa tras los hechos narrados en Prometheus.

Os recordamos que la fecha oficial de estreno de Alien: Covenant, que ha recibido la calificación R, es el 12 de mayo en nuestro país.

Consigue Prometheus to Alien: The Evolution, la edición vintage de la saga

La sinopsis oficial reza así: "Rumbo a un remoto planeta en el otro extremo de la galaxia, la tripulación de la nave colonial Covenant, compuesta por varias parejas además del androide Walter (Michael Fassbender), tiene como objetivo ser la primera misión colonizadora a gran escala. Al aterrizar en un extraño lugar descubren lo que parece ser un paraíso desconocido. Pero los integrantes de esta expedición pronto descubrirán que no están solos allí, y su misión acabará convirtiéndose en una lucha por su supervivencia en un ambiente hostil y peligroso. Los temibles xenomorfos no se lo pondrán nada fácil a los miembros de la nave Covenant".

Si no quieres saber nada de la película, deja de leer en este momento, que no queremos reventarte ninguna sorpresa.

*** CUIDADO, SPOILERS ***

El comienzo de la película

¿Qué fue de la doctora Shaw y de Walter? Si quieres saber cuál es el nexo con Prometheus, aquí lo tienes:

¿Qué hemos podido ver como adelanto?

Dos secuencias. En la primera de ellas, podemos ver a la Covenant surcando el cielo. La tripulación se prepara para enviar una lanzadera a un planeta mientras entre ellos surgen conversaciones de camaradería subidas de tono. Al ver estas imágenes inmediatamente después de la película de 1979 que lo originó todo se aprecia muy bien el cambio en la narrativa: el ritmo es mucho más rápido; los efectos especiales, aunque muy respetuosos con el estilo, solventes y vistosos y la fotografía mucho más luminosa. La Covenant es una nave muy grande, así que está claro que Ridley Scott nos va a dar mucha carnaza para que el neomorfo se ponga las botas.

Prueba de ello es lo que sucede en la segunda secuencia, en ella ya vemos a la lanzadera en tierra. El planeta en el que ha aterrizado tiene una atmósfera compatible con las necesidades de los humanos puesto que se han dividido en dos grupos: tres personas llegan primero a la lanzadera y se meten dentro a la carrera cuando uno de ellos empieza a presentar síntomas de estar contaminado y cuatro (entre los que vemos a David) siguen fuera, algo más lejos, sin casco ni oxígeno.

¡Ya la hemos visto! Lee nuestra crítica de Alien Covenant

Los que se internan en la nave, dos mujeres y un hombre, van directamente a enfermería porque el compañero que arrastran vomita un líquido negro. Ya en el interior, una de ellas los encierra a ambos ante el temor de que lo que tiene sea contagioso. El infectado empieza a convulsionar y de su espalda, con sale un chorro de sangre y dos pinchos que se abren paso. Una especie de saco sangriento cae al suelo y de él sale un pequeño neomorfo con brazos, piernas, cola y una gran hostilidad. Primero ataca a la mujer que se quedó en el interior. La otra va a por armas y trata de reducirlo entrando en la sala de cuarentena, pero resbala con la sangre del suelo y cae estrepitosamente. Consigue salir de la sala a duras penas y dejarlo encerrrado, pero el neomorfo golpea la ventana redonda hasta romperla con la cabeza. Entonces ella trata de defenderse disparando.

Mientras todo esto sucede el grupo que venía por detrás asiste a algo parecido: uno de ellos también parece enfermo. Paran para chequear su estado cuando de la boca le sale un nuevo saco sangriento. De él sale un neomorfo que huye. Cuando alcanzan a ver la lanzadera, es solo para ver cómo ésta explota. ¿Habrá terminado la detonación con el neomorfo? ¿Es su piel ignífuga? ¿Qué harán los tripulantes que han sobrevivido?

Lecturas recomendadas