Destiny 2 - Galería de imágenes
Reportaje

Análisis de Destiny 2 para PS4, Xbox One y PC en proceso

Por David Martínez
-

Os ofrecemos un análisis en proceso de Destiny 2, tras jugar más de quince horas a la campaña, alcanzar el nivel 20, disfrutar de los asaltos cooperativos y del modo pvp en el Crisol. Preparaos guardianes para la última defensa de la Tierra.

¿Por qué un análisis en proceso de Destiny 2? Pues porque, antes de que salga el juego, Bungie sólo nos ha permitido jugar la mitad de la campaña, dedicarle un par de horas al multijugador competitivo y participar en unos cuantos asaltos. En total son más de quince horas de gameplay, pero no son suficientes para abarcar un lanzamiento así. Por eso, más adelante, cuando los servidores definitivos se pongan en marcha, os ofreceremos nuestra review de Destiny 2 con nota

La saga Destiny es un proyecto de más de diez años. Activision y Bungie (responsables de Halo Combat Evolved) han unido sus fuerzas para crear un universo gigantesco, en que los guardianes de la última ciudad de la Tierra se enfrentan a cuatro razas extraterrestres: Caídos, Colmena, Vex y Cabal. Es un mundo muy complejo, en que cada planeta, cada arma y cada especie cuenta con un "lore" realmente interesante.

Hace tres años disfrutamos del primer juego -en PS3 y Xbox 360, además de PS4 y Xbox One- y la verdad es que nos dejó muy impresionados: Destiny mezclaba con acierto las mecánicas de un FPS y el planteamiento de un juego de rol online, y estaba ambientado en una galaxia que no paraba de crecer. Pero también se quedaba corto en algunos aspectos, como la parte narrativa, y la dificultad para acceder a las incursiones.

Destiny 2 toma el testigo de aquel gran juego, con el aprendizaje acumulado tras dos años de expansiones: La profunda oscuridad, La casa de los lobos, El rey de los poseídos y Los señores del hierro, y un montón de eventos, como Las pruebas de Osiris o El estandarte de hierro. Es verdad que en cuanto nos ponemos a jugar, nos encontramos con elementos familiares y tenemos cierta sensación de "más de lo mismo". Pero basta con dedicarle un par de horas para descubrir que bajo la superficie hay mucho más de lo que parece. 

Una campaña a la altura

El modo historia de Destiny se puede interpretar como un gigantesco prólogo. Al fin y al cabo, lo que importa en el género MMO es el "endgame", es decir, qué ocurre cuando hemos alcanzado el nivel máximo (20 por ahora) y seguimos paseando por la galaxia en busca de nuevos retos y recompensas exóticas. Pero en este caso, nos encontramos con una campaña larga, variada y bien narrada, que mejora infinitamente la del juego anterior. Una historia en que los personajes secundarios están bien retratados y la narrativa descansa sobres unas cinemáticas muy cuidadas. 

Destiny 2 gameplay

El desencadenante del argumento es Dominus Ghaul, señor de la Legión Roja de los Cabal, que lidera un devastador ataque contra la Tierra. Tras una resistencia desesperada, algunos guardianes (entre los que nos encontramos) consiguen sobrevivir e iniciar un contraataque. Porque si el tema principal en Destiny era "convertirse en leyenda" en la secuela que nos ocupa se trata de "recuperar la luz". Los nuevos jugadores pueden crear a sus guardianes con el mismo editor del primer Destiny, y escoger entre las mismas clases: Titán, Hechicero o Cazador, con habilidades exclusivas. Cada uno de ellos cuenta con una nueva subclase, con un ataque especial en que utilizamos un escudo, una lanza o una espada.

Destiny 2 campaña 3

La campaña nos hace viajar por los nuevos planetas de esta secuela: la Zona Europea Muerta de la Tierra, Titán, Nessus e IO, como ya hicimos en el primer juego: en la EDZ luchamos contra los Caídos, en Titán encontramos restos de la Colmena, Nessus está tomado por la arquitectura Vex , y por último IO es territorio Cabal. La estructura también puede resultarle familiar a los veteranos: una serie de zonas abiertas comunicadas entre sí por cuellos de botella, que combina grandes llanuras con claustrofóbicos túneles y estructuras por explorar. Para que no nos sintamos abrumados, con demasiadas tareas por hacer, contamos con unos "guías" en nuestro viaje; los representantes de la Vanguardia: Zavala, Ikora Rey, Cayde-6, y por supuesto, nuestro espectro, que se encarga de darnos la información necesaria en cada momento, con un inconfundible tono irónico.

Las misiones siempre se apoyan en unos tiroteos brutales en primera persona, pero ahora son mucho más frecuentes las zonas de plataformas, los enemigos finales, los puzles y las huídas a lomos de diferentes vehículos.  Es como si se hubieran incorporado todas las cosas aprendidas tras la incursión en La Cámara de Cristal. Los diferentes tipos de misión se van desbloqueando poco a poco, y lo mismo ocurre con la lista de asaltos cooperativos para tres jugadores, o el modo "versus" en el Crisol (sólo disponibles después de aceptar una misión). A medida que aprendemos a cumplir distintos objetivos, también vamos profundizando en las opciones para mejorar nuestro personaje. 

El sistema de progreso

La subida de nivel fue algo que nos costó asimilar en el primer juego. Los primeros 20 niveles se podían superar de un modo sencillo; bastaba con eliminar a los enemigos que nos salían al paso. Pero una vez que nuestro guardián había alcanzado el máximo, sólo teníamos la opción de aumentar el nivel de luz, consiguiendo engramas que había que desencriptar en La Torre (el espacio social en que estaba el infame criptarca) y equipando las mejores armas y armaduras. 

Este es el mismo sistema que utiliza Destiny 2, pero se ha depurado para que la experiencia no sea tan frustrante. Para empezar, los engramas de nivel más bajo se descifran de forma automática, y nos ha dado la impresión de que las recompensas obtenidas estaban a un nivel más equilibrado con las misiones que había que cumplir. A partir del nivel 20 empezamos a recibir los engramas exóticos, así como las mejoras para armas y armadura y los shaders, para cambiar su aspecto exterior. Por cierto, todas estas modificaciones se aplican por piezas, no de forma general a toda la armadura.

Destiny 2 gameplay 3

También es en este momento cuando comenzamos a recibir nuevas naves y colibrís -una moto voladora- que nos ayudan a movernos por esta galaxia... y cuando se desbloquean nuevas subclases para Titán, Cazador y Hechicero. De este modo la profundidad del juego (y las opciones de personalización) son mucho mayores de lo que experimentamos hace tres años con el primer Destiny. En lugar de apuntaros a una facción, podemos conseguir más recompensas al hacer tareas para personajes secundarios, como Devrim Kay en la EDZ, o mejorar nuestra reputación con los diferentes personajes de la Villa. 

Destiny 2

La experiencia social

Destiny 2 es una experiencia multijugador. Podemos coincidir con otros guardianes en los espacios abiertos de cada planeta, y unirnos a eventos -normales o heroicos- o simplemente compartir momentos de exploración. Pero el centro de la interacción es la Villa (que viene a sustituir a La Torre del original). Allí es donde podemos desencriptar los engramas exóticos, recibir misiones y recompensas de los líderes de la vanguardia, comprar armas y modificadores... y por supuesto, encontrarnos con otros guardianes. Ah, también está abierto un puesto en que conseguir objetos con micropagos (en moneda real).

A medida que el juego avanza, las opciones de la Villa son cada vez mayores. Podemos explorar para ver qué zonas se han abierto, con nuevos personajes, o echar una partida al fútbol, en un rudimentario campo adyacente. Y sin embargo, la interacción entre guardianes está bastante limitada. Tenemos diferentes "emotes" que asignar a la cruceta de control, pero es un sistema muy rudimentario, y seguimos echando en falta la posibilidad de intercambiar equipo, por ejemplo. 

Lo mejor del juego siguen siendo los asaltos e incursiones; niveles épicos que disfrutamos en cooperativo. Por una lado, las incursiones (o raids) han superado su principal dificultad. Antes era necesario reunir un grupo de 6 amigos para afrontar pruebas como la Cámara de Cristal, el Fin de Crota o la Caída del Rey. Pero gracias a la inclusión de clanes, podemos unirnos a un grupo para disfrutar de este modo -que aún no hemos podido probar-.

El matchmaking -la selección automática de compañeros- sí que funciona en los asaltos para tres guardianes. No son enfrentamientos tan complicados (de hecho, podemos ir "a nuestro aire" sin coordinar nuestras acciones con el resto del grupo y aún así tener éxito) pero la sensación sigue siendo inigualable. 

Destiny 2 gameplay 4

Las batallas en el Crisol 

El Crisol es el modo competitivo de Destiny 2, en arenas cerradas y con modos exclusivos. Las diferentes subclases -con sus especiales- y el uso de munición pesada para utilizar un tercer arma, le dan personalidad frente a otros FPS genéricos, aunque el ritmo de estos enfrentamientos nos ha parecido un poco lento.  Hemos disfrutado mucho en sus mapas, con un diseño sólido sacado de la campaña y con  modos para 8 jugadores como Supervivencia (con 8 vidas por equipo), Supremacía (inspirado en Baja Confirmada de Call of Duty) o los clásicos "deathmatch" o  "buscar y destruír".

El Crisol es una buena manera de entrenar nuestras habilidades de guardián, conseguir piezas de equipo exclusivas y subir rápidamente de nivel, pero ha perdido alguno de sus elementos más característicos, como las listas de juego con 12 jugadores o el uso de vehículos en mapas grandes. 

Apartado visual y sonoro

La verdad es que Destiny 2 pedía mejoras visuales a gritos. El primer juego estaba "lastrado" por el hecho de haber aparecido de forma simultánea en la pasada generación al tiempo que en PS4 y Xbox One. Pero esta vez, el juego se ha podido optimizar para las máquinas actuales. Sin ser ninguna revolución, si que se observan importantes mejoras en la iluminación y partículas (aunque los rostros siguen siendo bastante inexpresivos). Tanto en PS4 PRO como en PC y Xbox One X podemos disfrutar del juego en resolución 4K, lo que hace que enemigos y escenarios luzcan -si tenemos un televisor comatible, claro-. Pero las versiones de consola y PC muestran una importante diferencia: mientras que el juego se mantiene en 30 FPS en las máquinas de Sony y Microsoft (también en el multijugador), los usuarios de un ordenador potente lo van a gozar a 60 FPS

Destiny 2 gameplay 2

Lo que más ayuda es el apartado artístico. El diseño de los planetas (con una paleta de color doble, mientras que en el primer juego tendían a ser monocromo) las armas y el interfaz -que se ha recuperado de Destiny- es impecable. La banda sonora de Michael Salvatori (en lugar de Martin O´Donell) era una de nuestras grandes preocupaciones, pero se mantiene a buen nivel, sin alcanzar la original. En Bungie nos han aclarado que esta vez no habrá un tema de Paul Mcartney, pero que su desarrollo ha sido igual de ambicioso.  

Primera valoración

Tenemos la sensación de que así es como debía haber sido el Destiny original; se ha mejorado todo lo que aquel nos ofrecía, aunque sin cambios drásticos. Pero no podemos ponerle una nota, porque nuestra experiencia sólo acaba de empezar (tranquilos, que seguimos jugando por toda la galaxia para ofreceros el análisis definitivo).

El juego conserva un sensacional "gunplay", con enemigos inteligentes y armas bien diseñadas. Los escenarios están llenos de recovecos por explorar y tienen una arquitectura impecable, y la experiencia multijugador, inspirada en los MMO nos brinda momentos épicos. La navegación es mucho más sencilla -gracias a las zonas de aterrizaje repartidas por cada planeta, los puntos de teletransporte y el hecho de no tener que saltar a la órbita tan a menudo- y la campaña parece mucho más redonda.

Además, las misiones de Destiny 2 son mucho más variadas (gracias a la inclusión de Sectores Perdidos y aventuras, junto a numerosos eventos públicos) y el sistema de mejoras es mucho más accesible. Hasta nos despedimos del Grimorio, porque el "lore" aparece incluido en el juego.

Técnicamente mejora lo justo, y su diseño sigue siendo impecable. Pero inevitablemente, ha perdido frescura, y la experiencia ya no parece tan innovadora (por momentos, hemos tenido la sensación de estar jugando con una nueva expansión del primero). 

Lecturas recomendadas