Onimusha 3 Principal
Reportaje

Así era la katana para jugar a Onimusha 3 en PlayStation 2

Por David Martínez
-

La popularidad de la saga Onimusha en PlayStation 2 llegó hasta el punto de justificar un periférico muy especial: un mando de control con el diseño de una katana (de tamaño reducido) que funcionaba mediante sensores de movimiento. Un arma digna de un samurai.

Samanosuke Akechi, el samurai protagonista de la saga Onimusha (con permiso de Jubei Yagyu en Onimusha 2 Samurai´s Destiny) combatió a los demonios genma por todo Japón.  En 2004 recibimos la tercera entrega de la saga en PS2 (más tarde aparecería para PC) y nos enfrentamos a una situación más dramática: las tropas de Oda Nobunaga habían abierto una brecha en el tiempo, y atacaban a los ciudadanos de la moderna París.

A situaciones desesperadas, soluciones desesperadas. En Onimusha 3 Demon Siege, Jean Reno (Leon El profesional) se sumaba al equipo de los "buenos" interpretando al gendarme Jacques Blanc. Y por si eso no fuera suciente, Hori ponía en nuestras manos un arma especial: un mando de PS2 con forma de katana, que debía ponernos más fáciles las cosas. Aquel gamepad especial no pasó de ser una curiosidad, pero nosotros lo recordamos como uno de los más especiales que hemos visto nunca -junto a la sierra mecánica de Resident Evil 4-.

Onimusha 3 5

La cuestión es que los controles con la espada eran todo un despropósito. Es verdad que la imagen del gamepad era impresionante: un sable en miniatura, construido en plástico, con una hoja desmontable, y con saya (funda), sageo (cordón) y un stand para exponerla como si se tratase de un arma real. Lo que nos preguntamos es, ¿cómo se jugaba con esta espada en nuestra PS2? 

Onimusha 3

En primer lugar, había que conectar un receptor en uno de los puertos para mandos y poner tres baterías AA en la empuñadura. La hoja se desmontaba para que pudiésemos jugar sin correr el riesgo de romper nada o de golpear a otros jugadores (o a nosotros mismos). ¿Por qué? Pues porque la katana de Hori escondía un primitivo sensor de movimientos, que hacía que Samanosuke en la pantalla golpease cada vez que agitábamos la espada.

Onimusha 3 4

Los botones del Dual Shock 2, la cruceta de control y los dos sticks analógicos estaban colocados en la empuñadura. Pero resultaban bastante difíciles de alcanzar.  Tanto la katana como el receptor contaban con una ruedecita, con que seleccionar la frecuencia; de este modo evitábamos interferencias con otros aparatos electrónicos, e incluso podíamos jugar con varias espadas al mismo tiempo en títulos multijugador. Porque, aunque la espada de Hori se lanzó de manera promocional con Onimusha, la verdad es que era compatible con todos los juegos de PS2.  

Onimusha 3 3

Pero el atractivo diseño y las opciones no servían de nada si la detección de movimientos no era precisa... y además el hecho de que se tratase de un juego en tercera persona con cámaras fijas no ayudaba con el control. Al final, la katana de plástico, que Capcom promocionaba con Onimusha 3 Demon Siege, terminó olvidada, y ni siquiera se recuperó para el lanzamiento de Onimusha 4 Dawn of Dreams (que llegó a PlayStation 2 en 2006).  

Onimusha 3 2

Aquí os mostramos réplicas de espadas de videojuegos, que no tienen funciones, pero están construidas en metal y son excepcionales piezas decorativas. Desde la Espada Maestra de Link en The Legend of Zelda, a las armas de Evangelion, Metal Gear Rising o Ataque a los Titanes. Si este artículo os ha traído a la memoria aquellos días, podéis echar un vistazo a los mejores juegos de PlayStation 2.

Lecturas recomendadas