Reportaje

Ataque a los titanes: los momentos más gore de la película live-action

Por Raquel Hernández Luján
-

¿Es la adaptación de Ataque a los titanes una versión adulta? De momento os confirmamos que la sangre corre que da gusto, así que tenemos recopilados para vosotros los momentos más gores de la película.

La película live-action de Ataque a los titanes nos lleva a conocer un grupo de humanos supervivientes que viven confinados tras muros de 50 metros para protegerse de enormes criaturas desprovistas de inteligencia pero armadas con un potente apetito.

¿Quiénes y cómo son los titanes?

Si has leído el manga o has visto la serie de Ataque a los titanes (emitida por Canal + y disponible hasta noviembre en el videoclub de Movistar Series) es probable que te sobren las explicaciones y que incluso la película te resulte demasiado redundante en algunos momentos, pero si eres un neófito te preguntarás cuál es el planteamiento de la trama.

 

Los seres humanos han vivido en paz cien años tras gruesos y altos muros, desde que se produjo la última guerra contra los titanes. Sin embargo, un buen día, un gigantesco ejemplar de aspecto amenazador y tamaño extragrande abre un boquete en el muro permitiendo que las criaturas accedan al interior y provoquen una masacre. ¿La razón? Se alimentan de humanos. La introducción que ya pudimos ver en el tráiler lo explica en pocas palabras:

 

Un festín macabro

Vas a oír crujir los cuerpos entre los dientes de los titanes y ver borbotones de sangre, así que, si eres delicado de estómago, tómatelo con calma. El aspecto amenazador y casi fantasmagórico de los titanes contribuye a helar la sangre en más de una ocasión, pero casi es lo de menos.

Desmembramientos, amputaciones, familiares engullidos, masticados, cercenados... El banquete que se dan los titanes es pantagruélico y casi obsceno en su glotonería infinita.

Hambrientos titanes

 

 

Sus cuerpos parecen humanos, pero son deformes, carecen de genitales y, a pesar de que pueden verse algunos con pechos como si fueran de género femenino, carecen de pezones, como se recalca en los diálogos, lo que hace inviable la reproducción sexual, ¿cuál es su origen y su forma de multiplicarse entonces?

Solo está claro su objetivo, que no es otro que el de alimentarse de humanos como atestiguan sus rostros de enormes bocas en las que sobresalen sucios dientes voraces, cargados de babas.

 

Solo una estocada en la nuca puede acabar con un titán que, de otro modo, se regenera de cualquier golpe, así que a pesar de que los vemos recibir de lo lindo en pies, torso y cabeza, salen airosos de este tipo de ataques.

Ellos diezman a la población de la zona que huye generando una auténtica avalancha de gente tratando de refugiarse en el interior de una casa con dramático resultado. Los titanes abren el techo como si de una caja de bombones se tratara y engullen a quienes se creían seguros... La sangre corre como un río.

 

Y malas digestiones

Dos años después un equipo de supervivientes entrenados emprende la tarea de reparar el muro recuperando unos explosivos que pueden tapar el agujero y éste es el momento en el que los veremos ponerse a prueba terminando con los implacables titanes poniendo en práctica lo aprendido y valiéndose de los dispositivos que les permiten colgarse por cables liberando sus manos para utilizar espadas. En estas batallas tampoco han ahorrado en bolsas de sangre, que hasta llegan a salpicar a la cámara.

 

 

Al no estar dotados de demasiadas neuronas, los titanes siguen obedeciendo a su instinto por encima de todo, así que no les importan las bajas: ellos quieren saciar su hambre con carne y sangre humanas y en ello seguirán convirtiendo el escenario en un infierno.

 

 

Aunque, con mucho lo más gore es el momento en el que uno de nuestros protagonistas trata de sobrevivir tras ser ingerido por un titán, dentro del cual descubre a su compañera en estado de descomposición... ¡Si las bocas de los gigantes dan grima, no os digo nada de sus tripas llenas de jugos gástricos corrosivos!

 

La guinda de este pastel de fluidos la pondrá el épico enfrentamiento final entre un titán contra otros titanes, con sanguinoliento resultado. No podemos contaros mucho más para no spoilearos, pero seguro que imaginaréis que la cosa es bastante bruta.

 

Ataque a los titanes no se anda con rodeos y muestra de forma explícita una violencia bestial. ¿Quieres saber cómo se idearon los efectos especiales, ¡aquí tienes un making of en el que se muestra el proceso de creación e inserción de los titanes en la película!

Shinji Higuchi es el director de esta primera cinta que ha sido estrenada en Japón el 1 de agosto y Yuusuke Watanabe (Dragon Ball Z: Battle of Gods) se encarga del guión pero, para conocer el desenlace de historia tendremos que esperar ya que habrá una segunda entrega de la cinta en la que encontrarán respuesta muchas de nuestras dudas. Verá la luz el 19 de septiembre en Japón, ¡qué ganas de que llegue!

¿Tienes una titánica curiosidad por saber más de la película? Muy pronto tendrás disponible la crítica completa, pero mientras tanto echa un ojo a todos estos contenidos:

Lecturas recomendadas