Reportaje

Avance de Alien Isolation

Por Jorge S. Fernández
-

Desde que en 1979 viera la luz la obra maestra de Ridley Scott, Alien el octavo pasajero, no se han dejado de suceder secuelas, como aliens el regreso, alien 3, resurrección o Prometheus, todas ellas con distinta acogida. Y algo parecido ha pasado con las versiones jugables de la franquicia de terror y ciencia ficción.

Son muchos los títulos de videojuegos que han alumbrado a la sombra de Alien, ya desde las consolas de 16 bits podíamos disfrutar de aniquilar aliens en casi todas las plataformas, así como con su vertiente híbrida con Predator, del que hemos disfrutado de numerosos títulos.

Tras Alien Colonial Marines y sus agridulces resultados, los chicos de Creative Assembly, más conocidos por su genial saga Total War, han tomado las riendas de este proyecto centrado en revivir la atmósfera que la primera y más venerada entrega de la serie de películas mostró allá por 1979.

Una historia con sabor añejo

Hablo del sabor añejo, porque como os contaba antes, aunque esta entrega se desarrolla como toda la saga Alien en el futuro, se han mantenido los estándares visuales de Alien el octavo pasajero, por lo que la tecnología que nos encontremos tendrá un aspecto y manejo más cercano a los años 70 de la década pasada.


La historia se desarrolla 15 años después de la desaparición del USSCS Nostromo, pero nuestro periplo se desarrollará en la estación espacial Sevastopol. Encarnamos a Amanda Ripley, hija de la mítica Ellen Ripley, encarnada por Sigourney Weaver en la la serie de películas.

Nuestra misión es recuperar las grabaciones de vuelo de la Nostromo, que se han trasladado a Sevastopol. Pero a este viaje a la nave Sevastopol, no vamos a ir solos, sino acompañados por otros dos integrantes del equipo, Samuels y Taylor, que justo antes de llegar sufren un accidente que les obliga a separarse.

Una vez reunidos de nuevo en la estación espacial Sevastopol, Ripley, o lo que es lo mismo, nosotros, tendremos que encontrar el material médico a lo largo y ancho de la nave para poder curar a nuestro compañero Taylor.

Más pausado que sus antecesores

Si a Alien Colonial Marines se le criticó porque al final la casquería alienígena era tan monótona como poco divertida, en esta ocasión, los chicos de Creative Assembly han optado por un tipo de juego más survival horror que otra cosa, género que sin duda se encuentra ahora mismo en una de sus épocas más doradas.

No esperéis un nuevo juego de Alien donde tener un arsenal infinito mientras pulsamos compulsivamente el botón izquierdo de nuestro ratón o los botones de nuestro gamepad para acabar con oleadas interminables de aliens, como si de zombies grillaos se trataran. No, definitivamente debéis borraros esa imagen de la cabeza.

Si será un aliciente o no para los que quieren acción, no lo sabemos, pero que sus desarrolladores se han empeñado en marcar un punto y aparte en la historia de los juegos de Alien, parece bastante claro. En Alien Isolation nos vamos a encontrar con un FPS donde el objetivo no es matar, sino sobrevivir.

Esta es la clave y el primer concepto que debemos cambiar mentalmente para no llevarnos desilusiones. Este es un juego donde prima el raciocinio y la sangre fría, antes que el gatillo fácil, el disparar primero y preguntar después.

¿Cómo se juega?

Pues como buen FPS survival, la exploración milimétrica del entorno, y la unión de distintos eslabones en la línea de tiempo, son clave para salir airosos de las situaciones más comprometidas. Para ello, tenemos una serie de herramientas y utensilios para poder valernos por si sólos en Sevastopol.

Partiendo del famoso Motion tracker, aquel famoso chisme que hizo las delicias del terror más psicológico en algunos de los pasajes de Aliens el regreso, que como todos sabéis, es un aparato que capta la presencia de todo tipo de amenazas, principalmente Alien, a nuestro alrededor.

Este es uno de los objetos predeterminados en nuestro inventario. Algún arma hay también, de partida obtendremos un revolver y pocas balas, que habremos de usar de una manera bastante racional, si queremos que nos sea de utilidad.

En nuestros movimientos por Sevastopol, debemos examinar de arriba abajo cada estancia, ya que nos encontraremos encima de las mesas, estanterías, etc… todo tipo de objetos, como tarjetas identificativas del personal de la nave o tarjetas que nos permitirán abrir puertas bloqueadas.

Hay una parte muy importante de RPG dentro de Alien Isolation, ya que no sólo nos limitaremos a usar una serie de objetos, sino que además tendremos que mezclar entre sí los que vayamos recolectando para crear otros nuevos, como es norma en el género.

Pero hay una serie de objetos clave que nos permitirán conseguir nuestro objetivo, que no es otro que evitar en todo momento que el Alien, nos detecte y se eche sobre nosotros, con la consiguiente catástrofe que sufriría nuestro compañero herido.

Estos objetos son los siguientes, las bengalas, ¿para qué usaremos unas bengalas? Pues evidentemente para distraer a la criatura, lo que nos permitirá evadirnos de la zona sin ser vistos, listos para ir resolviendo la siguiente misión que se nos encomiende desde el control central, que nos guiará durante todo el juego acerca de los siguientes objetivos a cumplir.

Otro de estos objetos, es la literalmente traducida como “máquina de ruido”, básicamente un artilugio que podremos lanzar o plantar en el suelo, y que emitirá sonidos para distraer de nuevo  la criatura, es una especie de bengala sonora.

La bomba de humo, evidentemente desorientará a la criatura, y nos dejará movernos por lugares fuera de su espacio visual. Además de Aliens, en la Sevastopol, además de algún humano, nos encontraremos con algunos Androides, que podremos inutilizar momentáneamente con minas que podremos colocar en el suelo.

Los cócteles Molotov, como todos sabéis, son unos elementos fuertemente inflamables, las llamas que generará su lanzamiento alejarán al Alien de nuestra zona y una vez más nos permitirá evadirnos. Para terminar, tenemos también disponibles algunos artefactos explosivos, que podrán dañar temporalmente al Alien.

Pero además de estos objetos, existen algunos elementos de la Sevastopol que nos servirán para mantenernos con vida. Uno de ellos son las decenas de armarios existentes en casi todas las estancias de la nave. Con ellos, podremos escondernos de la mirada del Alien, mientras le vigilamos a través de las rejillas del armario, hasta certificar que se ha ido de la habitación o pasillo.

También existen una serie de conductos mantenimiento, que nos sirven para dos cometidos, el primero es llegar a lugares donde la puerta de acceso esté cerrada, o bien como es lógico para escondernos de la amenaza, también tenemos a mano una linterna para alumbrarnos en las zonas más oscuras.

Como veis, todos estos elementos son de disuasión, más que de destrucción, lo que nos da una idea de cuál es el verdadero objetivo de este juego, que no es otro que escapar de Alien, y nunca matarlo, simplemente porque no podemos hacerlo, no somos marines, ni tenemos su armamento pesado.

Además, en nuestro periplo por la Sevastopol, nos encontraremos con más de un puzle que resolver, así como distintas claves encriptadas que hackear, con aparatos especiales para esta misión. Será una mezcla de movimientos de sticks izquierdo y derecho, así como una rápida decodificación de lo que vemos en su pantalla, lo que nos permitirá colarnos en ciertas habitaciones.

También podremos manipular los ordenadores de los integrantes de la tripulación y equipo médico, que tristemente iremos descubriendo muertos y trágicamente magullados por algún tipo de criatura extraña. De estos ordenadores podremos extraer valiosas claves numéricas o leer sus diarios y correos de abordo, para comprender un poco más qué es lo que ha ocurrido en la Sevastopol.

Para rematar la experiencia, tendremos acceso a un mapa que iremos actualizando en los terminales existentes para ello, así como la posibilidad de guardar las partidas en otras máquinas donde deberemos introducir nuestra tarjeta de identificación para ello.

Apartado técnico

Hemos jugado a Alien Isolation a su nivel de detalle más alto, lo más parecido a Ultra, y nuestra Nvidia GTX 770, aunque ha aumentado mucho el ritmo de sus ventiladores, lo ha movido 60FPS constantes sin pestañear, descubriendo ante nosotros unos gráficos de calidad formidable.

Mención aparte merecen los efectos de luz, sobre todo la linterna, que alumbra objetos en zonas de poca visibilidad y proyecta sus sombras de una manera magistral, así como la resolución de muchas de sus texturas, y los reflejos lumínicos que se reflejan sobre ellas en tiempo real.

ES verdad que hablamos de un FPS que no necesita generar demasiados elementos a la vez, ya que normalmente estamos solos en todas las estancias. Pero se agradece el genial comportamiento gráfico.También hay que añadir que el apartado sonoro no se queda atrás, con buenos efectos de sonido y totalmente doblado al castellano con actores de calidad cinematográfica.

Primeras impresiones

Así, de manera rápida, y por hacer un símil fácil, diría que Alien Isolation es un Mass Effect con trasfondo Alien, lo que desde luego no es baladí. Sin duda uno de los puntos fuertes es contarnos una historia que nos introduce en la atmósfera setentera del título de Ridley Scott.

Alien Isolation es un juego para disfrutarlo con poca luz y unos buenos cascos que nos metan de lleno en su acción. Es un título que nos invita a pensar, reflexionar cómo evitar a la bestia, para conseguir curar a nuestro compañero.

De momento, a falta de varios meses de su lanzamiento, podemos decir que Alien Isolation, tanto en su aspecto de jugabilidad como técnicamente, engancha lo suficiente como para seguir su historia, que va ganando intensidad con el paso de cada nivel.

Es un survival puro y duro, se aleja de la senda de Alien Colonial marines, y esa es su gran responsabilidad, poder acoger a todos aquellos jugadores que se vieron decepcionados con la anterior entrega de acción, y que quizás ahora no se sientan atraídos por un título que tiene en el terror psicológico, como la película de Ridley Scott, su razón de ser.

Lecturas recomendadas