Reportaje

Avance de Dark Souls 2 en PS3 y 360

Por Borja Abadie
-

FromSoftware está empeñado en que muramos como Lemmings sin paraguas al caer por un precipicio. Puede parecer un poco masoquista, pero si has probado el Dark Souls original, ya sabes que morir puede ser rematadamente divertido.

FromSoftware y Bandai Namco nos invitaron a la presentación de Dark Souls 2 en Madrid. Generalmente me suelo esconder bajo el escritorio de la redacción para hacerme el loco, pero tratándose de la continuación de uno de los mejores juegos de rol de PS3 y Xbox 360, la verdad es que me falto tiempo para presentarme en la cita con ansias de morir unas mil veces y, después, otras mil más.

Año 2009, Nintendo ha cambiado la forma de jugar con Wii, los juegos casual empiezan a proliferar, la tendencia que ya empezó con PS One de hacer juegos cinematográficos y más facilones sigue creciendo. Un grupo de irreductibles "japos" lanza al mercado Demon's Souls, un juego exclusivo de PS3 que propone una vuelta a los orígenes, una vuelta al game over constante, al sufrimiento mientras juegas, pero también a la satisfacción cuando derrotabas a un enemigo.

Luego vino Dark Souls, su sucesor espiritual, que no oficial, con un planteamiento muy similar y un apartado gráfico mejorado. Ahora, nos llega su continuación, Dark Souls 2, una nueva invitación a morir. Es cierto que, cada vez más, nos encontramos con juegos (generalmente propuestas indie) en los que la muerte no es una mecánica intrínseca del juego. Y nos encantan, porque resultan originales, pero cuando la muerte se convierte en un arte y resulta divertida y satisfactoria, no nos queda más que rendirnos al estilo clásico, el de toda la vida.

Además de morir todo el tiempo, pudimos "escaquearnos" un rato para entrevistar a Takeshi Miyazo, el productor de Dark Souls 2 y acalarar nuestras dudas.

La misma muerte, pero con matices

Las sensaciones al empezar nuestra partida con Dark Souls 2 no pueden ser más familiares. Primero entramos en una casa con unas tetricas ancianas que sirven como introducción al editor del personaje. Creamos nuestro personaje. Si fuera mi propia partida habría elegido la clase vagabundo, que como sabéis es la que te permite asignar los puntos desde un inicio, pero tratándose de una demo de hora y media me decidí por el guerrero, equipado con arma y escudo.

Hay muchos juegos de rol en los que la elección de clase no resulta determinante, pero eso no pasa en Dark Souls, como sabe cualquier fan de la saga. Para evitar traumas (sí, sí, traumas) al descubrir que la clase elegida no es nuestra favorita, FromSoftware ha decidio incluir un ítem que podremos quemar en las hogueras y que reiniciará nuestros parámetros para que podamos cambiar de estilo de juego durante la aventura.

Estos no serán los únicos cambios en la saga. El viaje entre hogueras estará disponible desde un principio, aunque algunos jugadores (sí, me refiero a mí) preferirán moverse a pie para ir ganando unas almas por el camino, o más probablemente para perderlas, aunque sarna con gusto... El salto también ha cambiado ligeramente ya que, ahora, podremos hacerlo clicando el stick izquierdo, en lugar de pulsando otra vez el botón de salto, como pasaba en el original.

También nos encontraremos con nuevos ítems, además del reiniciador de personaje, como uno que nos servirá para aumentar el nivel de los enemigos como si estuviéramos jugando al modo "nueva partida+". Otra novedad será la nueva interfaz del inventario, bastante más clara que en juegos anteriores y que, además, nos permitirá seguir viendo a nuestro personaje para controlar que nadie venga a matarnos mientras cambiamos nuestra equipación (recordad que en Dark Souls no hay pausa). Equipación, que por cierto, se verá aumentada, ya que ahora podremos llevar 4 anillos en lugar de 2.

Para subir de nivel ya no bastará con encontrar una hoguera, sino que tendremos que hablar con una misteriosa mujer para entregarle las almas que hayamos encontrado. La barra de energía también sufrirá modificaciones. Si morimos demasiado podrá bajar hasta un 50%, por lo que tendremos que encontrar rápidamente algo de humanidad con la que abandonar nuestra forma de hueco y recuperar el tamaño de nuestro medidor de energía al 100% original.

Querría compartir mi muerte, gracias

Los jugadores malvados, esos que no paran de invadir otros mundos, incluso podrán ver su barra de energía reducida hasta el 10%, lo que hará que se lo piensen dos veces antes de venir a nuestro mundo. En este sentido, podremos ser vistados incluso siendo huecos, aunque habrá más enfrentamientos si somos humanos o si estamos jugando en cooperativo. 

Una de las mejores noticias de esta segunda entrega serán los servidores dedicados, que manejarán las partidas online. Esperamos que acaben con las constantes desconexiones y problemas de lag que empañaban la experiencia multijugador del original. También podremos agruparnos en función del Dios al que veneremos, lo que hará que nos juntemos con devotos de la misma deidad al buscar partida.

Las batallas jugador contra jugador también sufrirán mejoras, tanto en el control como en detalles más "fardones", como un aura que recubrirá a nuestro personaje demostrando que hemos ganado muchas batallas online.

Complejo de lemming

Las sensaciones que nos ha dejado nuestra partida no han podido ser mejores. Ese añorado complejo de lemming, esa inquietud de no saber qué horrible muerte nos espera en la siguiente esquina, esa satisfacción al acabar con un poderoso enemigo, todo eso, permanecerá intacto. Mucho se ha hablado sobre la dificultad de esta entrega, si sería más facilón, si perdería su esencia. Nada más lejos, es igual de difícil que siempre. Lo único es que se han hecho cambios, como la interfaz o los juramentos, que se muestran de un modo más claro. ¿Más accesible? Sí, ¿más fácil? No.

En cuanto al nivel técnico, nos hemos quedado algo desilusionados. Es cierto que los efectos de iluminación han mejorado bastante (como el primer momento en el que vemos la luz del sol al llegar al pueblo de Majula) pero el acabado general es muy similar al de la primera entrega. Llegado el 14 de marzo tendremos Dark Souls 2 en nuestras PS3 y 360, le echaremos todas las horas que nos dejen para descubrir si es tan bueno como sus antecesores.

Lecturas recomendadas