Reportaje

Avance de The Evil Within

Por Borja Abadie
-

Shinji Mikami, el creador de Resident Evil, y su nuevo estudio, Tango Gameworks nos traerán el año que viene The Evil Within, un título que tratará de resucitar las bases de los survival horror para volver a hacernos sentir miedo a los mandos de nuestras consolas. ¿Le devolverá la gloria perdida al género?

Este The Evil Within debería hacerte pensar: ¿Cuándo fue la última vez que pasaste miedo jugando a la consola? ¿Hace cuánto que no enciendes una luz en tu salón o que bajas el volumen de la tele para sentirte más seguro? Es más, ¿quién fue el último amigo al que invitaste a jugar a la consola en tu casa para hacerte más llevadero el canguelo en vez de para darle un repaso al FIFA? Sí, lo sabemos, hace mucho, mucho tiempo. A todos nos pasa igual. Pero Shinji Mikami tiene algo que decir al respecto.

A pocos meses de que se extinga la actual generación de consolas (si Sony y Microsoft no lo impiden malvendiendo sus nuevas máquinas) podemos decir que el género de los survival horror ha pasado de ser una centelleante estrella en el panorama videojueguil a convertirse en una agonizante enana blanca.

Salvo algunos títulos muy concretos (como Silent Hill Downpour o en parte el primer Dead Space, por ejemplo) los fundamentos del género se han ido difuminando hasta desaparecer por completo en favor de la acción pura y dura. ¿Alguien podría diferenciar Resident Evil 6 de Gears of War? Yo aún no tengo claro si es Chris Redfield el que se enfrentó a los Locust o si fue el virus-T el que convirtió a los soldados CGO en horribles criaturas hiper musculadas y de pies gigantes.

Recuperando la esencia survival

The Evil Within llegará el próximo año con la promesa de volver a los orígenes de un género que atemorizó a millones de jugadores en todo el mundo. Nosotros hemos viajado a Londres al Bethesda Gamer's Day para comprobar con nuestros propios ojos si lo prometido va por el buen camino o no. Podéis echarle un vistazo a los otros dos juegos que se presentaron en el evento, Wolfenstein: The New Order y The Elder Scrolls Online.

Ahora, vamos a lo que vamos. En la demo que pudimos ver (que no jugar) comprobamos que vamos a pasar mucho miedo. Sebastián Castellanos (parece que Mikami sigue con la obsesión de introducir elementos castellanos, digo españoles, en sus juegos) llegará a un misterioso manicomio a investigar una serie de horripilantes asesinatos. Con nosotros van dos compañeros del cuerpo de policía (en ningún momento se especifica en qué país está ambientada la aventura), aunque pronto los perderemos de vista.

La escena del lugar es realmente espeluznante. Vemos varios coches de policía vacíos en la entrada. Al abrir las puertas de la institución mental, el hedor a cadáver putrefacto inunda la sala. Nuestro héroe entra en la sala de vigilancia. A través de los monitores vemos cómo un extraño ser se teletransporta acabando con total tranquilidad y superioridad con cada uno de los agentes de policía que le salen al paso. A los pocos segundos, lo tenemos respirando a nuestra espalda. Fundido en negro.

Comienza la pesadilla

Al poco tiempo Sebastián despierta colgado boca abajo cual ganado vacuno en una aterradora sala. Un tío gigantesco y con pinta de estar un "poquito" loco se dedica a desmembrar cadáveres que escoge al azar al ritmo de la no menos inquietante música de Bach. A partir de este momento y durante los 15 minutos siguientes de The Evil Within, Sebastián se dedicaba a escapar de las decenas de criaturas que intentaban acabar con él.

El estilo de juego mezclará momentos de exploración con instantes más frenéticos, repletos de enfrentamientos con horribles criaturas o en las que, directamente, saldremos por patas ante la superioridad de nuestros rivales. Y es que Sebastián no será tan hábil ni contará con un arsenal tan imponente como sus colegas medio tocayos de Resident Evil.

Los recursos escasearán, empezando por la balas de nuestra pistola, por lo que en muchas ocasiones nos tocará salir corriendo a la francesa, sin despedirnos de nuestros perseguidores ni nada. De hecho, en algunas ocasiones será la única manera de avanzar.

Y este es uno de los temas que más "mosqueado" me tiene. La demo que pudimos ver tenía un desarrollo completamente lineal y guiado, mientras que sus creadores nos juraban y perjuraban que habrá un dinamismo total, pudiendo resolver cada situación o enfrentamiento de distintas maneras. La linealidad no es necesariamente mala, aunque la sensación que nos dejó fue ésa.

Construyendo el survival perfecto

Como todo buen survival, The Evil Within nos planteará distintos puzles. Aunque aún no hemos podido ver ninguno, sus creadores nos aseguraron que serán complicados y que nos obligarán a pensar. Además, no contaremos con pistas que hagan la experiencia más casual. Otra mecánica que tiene muy buena pinta es la colocación de trampas. En la demo sólo pudimos ver una especie de minas, pero Bethesda nos aseguró que será una parte fundamental del sistema de combate y que incluso podremos usar algunas de las trampas que nos ponen los enemigos contra ellos mismos.

Otro detalle interesante es la aleatoridad y el dinamismo que tendrán las partidas. Por ejemplo, en la demo hubo un momento en que una horda de enemigos nos atacaba tras unas ventanas. Según Bethesda, cada vez que la palmemos nos encontraremos con un grupo distinto de enemigos. Además, no habrá zonas totalmente seguras en las que no puedan aparecer enemigos o peligros. Ni siquiera podremos estar seguros de que con un buen balazo en la cabeza el enemigo vaya a morir. Los habrá más resistentes e incluso cierta aleatoriedad en el daño que hagan nuestras balas, por lo que si aparecen dos enemigos y tenemos dos balas, por ejemplo, no podremos estar tranquilos pensando que acabaremos con ellos sin problemas.

¿Y da miedo o no da miedo?

Pues la verdad es que es un poco difícil asegurar eso con una demo tan corta. Es cierto que Mikami nos sobresalta con un par de sustos y que la mecánica de juego parece que se centrará en la supervivencia y la escasez de recursos para enfrentarnos a los enemigos, pero aún no sabemos si al jugarlo nos hará vivir aquellas sensaciones imborrables e impagables de los primeros Silent Hill, por ejemplo.

Desde luego, el juego contará con un apartado sonoro muy trabajado. La música que oímos en la demo sólo provenía de aparatos de radio que había en el escenario y cosas por el estilo. No parece que vaya a haber una música dinámica de fondo ni nada parecido, por lo que los efectos de sonido ganarán en importancia. El apartado gráfico también ayudará a crear esa atmósfera de terror, con todo tipo de filtros granulados y difuminados, aunque la iluminación se llevará la palma, mostrando ambientes realmente tétricos.

Uno de los elementos que más nos llamó la atención fueron las distintas alucinaciones o fenómenos extraños que vivirá Sebastián. Al avanzar por los escenarios, las paredes podrán cambiar de longitud, creando un pasillo infinito, una puerta se abrirá liberando un asqueroso río de sangre, etc... Un poco al estilo del mítico Eternal Darkness, aunque cuando preguntamos a los chicos de Bethesda sobre eso, se apresuraron a aclarar que no serán paranoias en la cabeza de nuestro protagonista, sino fenómenos increíbles pero que estarán pasando realmente. Mola.

Otro problema es que la presentación fue junto a decenas de periodistas, lo que le quitó algo de tensión a las escenas. Como bien sabe Macaulay Culkin, no es lo mismo jugar solo en casa a simular que te afeitas frente al espejo que apagar las luces, subir el volumen y enfrentarte a un terrorífico survival. La experiencia, que será sólo para un jugador, nos ha dado muy buenas sensaciones, pero para comprobarlo (desgraciadamente) tendremos que esperar a una fecha indeterminada del año que viene, suponemos que a principios.

Lecturas recomendadas