Reportaje

Avance de The Last of Us

Por David Martínez
-

Se acercan los últimos días de la civilización. Pero Joel y Ellie (y nosotros con ellos) están dispuestos a sobrevivir, enfrentándose a infectados, bandidos y un entorno salvaje.

Joel y Ellie nos han demostrado lo difícil que resulta sobrevivir en un entorno hostil como el que presenta The Last of Us. Esta vez hemos probado dos nuevos escenarios, Lincoln y Pittsburgh, que coinciden con los trailers que se publicaron el año pasado, y que nos han servido para conocer de cerca las mecánicas que incorporará el juego de Naughty Dog. En el primer nivel nuestro objetivo consistía en encontrar a Bill, un superviviente amigo de Joel, para que nos proporcionase un coche en funcionamiento.

Para ello, la pareja (nosotros manejamos a Joel, mientras que la consola controla a Ellie) debe atravesar un bosque e internarse en un pequeño pueblo lleno de infectados por cordyceps, que se comportan como zombis. Durante los primeros compases, el ritmo era más pausado: podíamos detenernos a escuchar, resolver pequeños puzles, y disfrutar de los entornos naturales. Pero en cuanto entrábamos en la población, la cosa cambiaba: había decenas de  infectados, y en cada esquina podíamos encontrar una trampa. De hecho, la parte más intensa de esta demo (de unos 40 minutos) consistía en defendernos de oleadas de enemigos, mientras colgábamos boca abajo, tras haber pisado uno de los resortes. Y os aseguramos que, después de haber atravesado un bosque en silencio, esto es capaz de hacer que nuestro corazón se dispare.


El segundo nivel estaba centrado en el combate, en este caso contra una nueva amenaza: las bandas de supervivientes. Después de caer en una emboscada, Joel tenía que atrincherarse en un local y acabar con todos los atacantes. The Last of Us nos ofrece varias opciones: librarnos de ellos a tiros, mediante un sistema clásico de disparo en tercera persona con coberturas, utilizar el sigilo o pelear cuerpo a cuerpo  aprovechando el entorno. En cualquier caso, no resulta sencillo, porque la munición es escasa y los bandidos son capaces de rodearnos y atacar en grupo.

Además, no vamos a recuperar nuestra salud después de descansar un rato, sino que tendremos que aplicarnos botiquines, que tenemos que fabricar con los elementos que guardamos en la mochila. Una vez superado este encuentro (después de varios intentos) también hemos probado el sistema de mejora de objetos (en un banco de herramientas) y hemos tenido tiempo de echarle un vistazo a la ciudad, en la que se mezclan casas derruidas y una vegetación exhuberante. De hecho, os podemos anticipar que la ambientación de The Last of Us será una de las más cuidadas e inmersivas que hemos visto en mucho tiempo.   

Primera impresión

Los creadores de Uncharted tienen entre manos una obra maestra, que combina buena ambientación, mecánicas originales y un enorme componente emocional.

Lecturas recomendadas