Reportaje

Avance de TrackMania 2 Stadium

Por Jorge S. Fernández
-

Hemos probado la Beta de Trackmania 2 Stadium, una de las expansiones del emblemático título de conducción y construcción de circuitos obra de Nadeo. Trackmania apareció hace ya más de seis años con una propuesta muy original. La saga Trackmania se caracteriza por la libertad que brinda a los propios jugadores para crear los circuitos y competiciones en los que participará toda la comunidad.

Estamos acostumbrados a simuladores de conducción cada vez más realistas, con más licencias oficiales, coches, circuitos, pilotos. Estos factores parecen ser los que hacen de un juego de coches ser mejor o peor frente a sus competidores. Aquí es donde TrackMania 2 Stadium recorre un camino totalmente independiente a los demás juegos del género y campa a sus anchas prescindiendo de toda esta parafernalia.

Esta edición Stadium vuelve a retomar el espíritu de su predecesor, pero con algunos cambios estéticos. A primera vista choca bastante el diseño tan pobre de los menús, con un orden cuestionable. La apariencia de estos menús parece la de un juego de MS-DOS o Windows 95, además de que la traducción deja bastante que desear. Sin duda uno de los puntos fuertes de la saga Trackmania es el poder de personalización de prácticamente todo el entorno donde correrán nuestros vehículos.

Dentro del menú principal tendremos la opción de añadir las diferentes expansiones que vayan saliendo del juego, como la reciente Canyon. Una vez pinchamos en la imagen de nuestra expansión entramos en un menú en el que podemos elegir juego de un solo jugador, participar en competiciones en línea o editar nuestro coche. Desde el menú de un jugador podemos correr en un circuito que elijamos, contra el fantasma de una de nuestras repeticiones guardadas, a pantalla partida o en red local.

En este apartado de un jugador se ha renovado el modo de campaña, una serie de pruebas con distintos niveles en forma de medallas de bronce, plata u oro. Estas pruebas sirven para hacernos con el control de los vehículos y pillarle el truco a esto de conducir en Trackmania 2 Stadium. Sus puntos fuertes son las partidas multijugador y la edición de circuitos, estos dos apartados son lo que han hecho de TrackMania 2 Stadium un espécimen muy raro dentro de su especie.

Una comunidad de pilotos muy activa

Son ya más de 12 millones de usuarios los que esta saga tiene registrados en sus servidores, y no sólo eso, su comunidad es una de las más activas que existen.Las clasificaciones y competiciones mundiales son lo que le da vidilla al juego. En Trackmania 2 Stadium nuestra localización se puede especificar pormenorizadamente, mientras evolucionamos en el juego podremos comprobar nuestra posición en el ranking mundial, el de nuestro país e incluso en el de nuestra comunidad autónoma.

Los eventos y competiciones multijugador están creados literalmente por la comunidad, son cientos los torneos disponibles donde poder competir y demostrar que tenemos la destreza suficiente para estar en lo alto del podio. Existen incluso torneos a semejanza de las 24 horas de Lemans donde tendremos que conducir con otros cuatro compañeros durante estas 24 horas de manera ininterrumpida a modo de relevo.

Crear, edita y vuelve a crear

Todas estas carreras en TrackMania 2 Stadium se desarrollan casi en su totalidad en circuitos creados por la comunidad, circuitos donde el límite lo ponen sus creadores. Hay verdaderas obras de arte, muchas de ellas más curradas realizando trazados imposibles en la vida real, almás puro etilo Micro Machines. Para crear o editar estos circuitos tenemos a nuestra disposición numerosos “bloques” que nos permitirán hacerlos a nuestro antojo.


Circuitos con Loopings imposibles, saltos estratosféricos, curvas serpenteantes, potenciadores de velocidad… un sinfín de posibilidades casi infinitas. No hay más que participar en dos o tres competiciones para poder comprobar hasta el punto que la gente le echa imaginación. Todos estos circuitos se desarrollan dentro de estadios, de ahí el nombre de esta expansión que bebe de los orígenes de la saga. La Beta nos desvela nuevos bloques disponibles respecto a anteriores entregas.  También podremos seguir tuneando nuestros coches como queramos (en lo que a pintura se refiere), a través del potente editor que nos permite modificar a los vehículos pintados con los colores nacionales por defecto.

Motor físico renovado 

Sin duda la gran novedad de TrackMania 2 Stadium es el motor físico. Este ha dotado de mayor peso a los coches, lo que va a obligar a la mayoría de participantes a acostumbrarse a su manejo. Ahora es más fácil hacer drifting, o lo que es lo mismo, quemar ruedas en las curvas para poder realizar unos trazados imposibles. Aunque lo que no es de recibo, no siendo imprescindible para la jugabilidad, es que los coches reboten como pelotas cuando chocamos contra un muro a 300 km/h. Queremos pensar que este aspecto no es el que más le preocupa a los ususarios incondicionales.

Gráficamente gana muchos enteros respecto a sus predecesores. Sobre todo la iluminación dinámica se muestra especialmente bella al reflejarse sobre la carrocería de nuestros coches que a su vez proyectan su propia sombra sobre el trazado. No hace falta un equipo muy potente para poder disfrutar de todos estos efectos que le dan un toque de realidad bastante currado.

Hay varias cámaras desde las que pilotar, y en esta nueva versión se ha añadido algunamás, lo suyo es jugar en tercera persona mientras vemos nuestro monoplaza trazar las curvas. Esta cámara es dinámica y cambia el plano dependiendo de si nos encontramos subiendo o bajando empinadas rampas o tomando curvas muy cerradas. Hay momentos en los que llega a dar vértigo lanzarse cuesta abajo. Se echa en falta una cámara desde el interior del monoplaza que dotara de mayor realismo la conducción, pero para ser sinceros no estamos hablando de un Gran Turismo, por lo que la sensación de velocidad que dan las disponibles son más que suficientes.

Arcade puro y duro

Y es que TrackMania 2 Stadium es un arcade de coches en estado puro, al volante te sientes como cuando flipábamos en los recreativos jugando al Pole Position de Namco, sobre todo por lo parecido de la cámara tras el monoplaza, pero a lo bestia. Al principio da la sensación de que no tiene nada especial que ofrecer, porque no tenemos más que controlar nuestro vehículo con las teclas de cursor, acelerar, frenar y girar. Pero cuando te empiezas a picar intentando batir un record tras otro te das cuenta que cada milímetro que pierdas en la trazada se traduce en milésimas de penalización al final.

Es alucinante ver cómo compiten decenas de coches en un circuito lleno de loopings y rampas imposibles. A decenas de metros de altura podemos verlos volar junto a tu coche como si de una bandada de pájaros se tratara. Empiezas a ver cómo los que se han quedado cortos de gas empiezan a caer en picado en mitad del looping. Se llegan a dar situaciones de auténtico caos. Son estos momentos los que hacen grande a este título.

A falta de la versión final, lo que nos muestra esta beta es un título continuista, como un remake del original al que se le ha dado un lavado de cara en el aspecto gráfico. Esto y la inclusión de algunos bloques nuevos en la edición de circuitos son los reclamos que tendrá este TrackMania 2 Stadium para sus seguidores. Los que no lo hayáis probado nunca, hincarle el diente a la open beta, al principio te confunde, pero tras 15 minutos, engancha.


Lecturas recomendadas