Reportaje

Avance de Valiant Hearts: The Great War

Por Daniel Acal
-

Normalmente los videojuegos bélicos nos ponen en la piel de valerosos soldados que acaban ellos solitos con "tropecientos" enemigos. Pero la propuesta de Valiant Hearts es muy distinta. Se trata de mostrar los horrores de la Gran Guerra a través de los ojos de cinco personajes muy distintos, que de su flaqueza sacarán fuerzas para sobrevivir en un desarrollo 2D repleto de puzzles con un enfoque muy original.

El motor UbiArt Framework nos ha dado ya unas cuantas alegrías en forma de dos excelentes y coloridos plataformas (Rayman Origins y Rayman Legends) y un no menos artísticamente impresionante juego de rol, el reciente Child of Light. Pues ahora en Ubisoft Montpellier van a utilizarlo para dar forma a una original y arriesgada propuesta: mostrar los horrores de la Primera Guerra Mundial en un original juego de puzzles (muchos) y acción y sigilo (poco) bajo un desarrollo en 2D y con un apartado artístico igualmente brillante. Descubrámoslo en este avance de Valiant Hearts tras jugar casi 3 horas a este título que, seguro, te tocará la "fibra sensible" y en el que podríamos encontrar ciertas reminiscencias a Maus, esa obra maestra del cómic a cargo de Art Spiegelman (salvando MUCHO las distancias, no olvidemos que estamos comparándolo con el premio Pulitzer de 1992 y que éste narra los horrores vividos por un judío polaco durante la II Guerra Mundial sobreviviendo al Holocausto).

En un total de 4 actos (divididos a su vez en multitud de misiones), Valiant Hearts: The Great War narrará los momentos clave de la Gran Guerra (1914-1918) a través de los ojos de 5 personajes muy distintos (que controlaremos de forma alternativa en función de la misión y del momento del juego en el que nos encontremos): Emile (un granjero francés que tras ser llamado a filas es capturado por lel ejército alemán y termina siendo un prisionero de guerra); "Lucky" Freddie (uno de los 200 voluntarios norteamericanos que vinieron a luchar a Europa junto a las tropas aliadas), Anna (una enfermera belga), George (un aviador británico); y Karl, (perdido en el laberinto de las trincheras y cuyo único deseo es volver con vida del frente para pasar el resto de sus vidas con Marie, la hija de Emile).

Cinco protagonistas muy alejados del arquetípico héroe de los videojuegos bélicos cuyas pequeñas hazañas se irán entrelazando dando lugar a una historia tremendamente emotiva que, por lo menos a nosotros, nos ha conquistado. Dichas hazañas están enmarcadas en algunos de los momentos más importante de la Gran Guerra, desde el drama de los hombres arrancados de sus familias para ser "carne de cañón" en los ejercitos de ambos bandos hasta las principales batallas de la contienda, como la del Marne y la de Ypres (la primera vez en la historia que se usaron armas químicas en una batalla, algo que también sufriremos en el juego). Y es que en Ubisoft Montpellier han cuidado mucho estos detalles. En todos los niveles de Valiant Hearts podremos encontrar ocultos numerosos items "históticos", desde objetos y prendas propios de la época hasta cartas de soldados a sus familiares, fotografías reales, etc. Todo ello regado con unas cuantas notas sobre la I Guerra Mundial, el desarrollo de la contienda, sus principales batallas, costumbres de la época, etc. Un auténtico homenaje a los que dieron su vida en la Gran Guerra, en la que también se nota un poquillo el famoso "chauvisnismo francés" (dejando claro quien desarrolla el juego) pero sin caer tampoco en patrioterismos baratos.

Centrándonos ya en lo que es el desarrollo en sí mismo, a largo de los 4 actos de Valiant Hearts controlaremos de forma alternativa a uno de los cinco protagonistas, que según el nivel, además, podrá estar acompañado o no de un adorable perro llamado Walt (los perros fueron un animal muy utilizado en la Primera Guerra Mundial, otro detalle realista de Valiant Hearts. Aunque por su "pinta" pudiéramos pensar que es un plataformas 2D, hasta donde hemos visto los personajes de Valiant Hearts no pueden saltar, así que ya os podéis quitar esa idea de la cabeza.

Aunque no será el único componente del juego, en Valiant Hearts mandan los puzzles. Para completar sus niveles tendremos que explorarlos concienzudamente, encontrar objetos, encontrar el uso para todos esos objetos, interactuar con otros personajes que nos pedirán distintas cosas (ayuda, un objeto específico, etc.). Aunque también habrá puzzles basados en la física, en los que, por ejemplo, tendremos que hacer contrapeso con algún objeto pesado o personaje para poder avanzar por una pasarela. O arrastrar estructuras para poder subirnos en ellas y alcanzar así lugares inaccesibles de otro modo. O los típicos entramados de palancas y manivelas que nos traerán de cabeza en más de un nivel.

Cada personaje, además, tiene sus habilidades Anna es la única que puede curar, Freddie puede cortar alambradas "de serie", Emile puede cavar... Y luego está el perro Walt. En no pocos momentos necesitaremos su apoyo, y aunque tiene una pequeña IA propia, gracias a un sencilllo interfaz podremos darle ciertas órdenes (que venga aquí, que acciones un palanca, que nos traiga un objeto que está en un lugar inaccesible para nosotros... Todo elloda lugar a un entramado de puzzles que, en ciertos momentos, puede recordar incluso a las aventuras gráficas clásicas. En Valiant Hearts no se pueden acumular objetos(sí podremos dejarlos en un sitio para luego volver a por ellos), pero cuando hay varios objetivos hay que cumplirlos en orden lineal para poder avanzar. Dicho de otro modo, para llegar a C antes hay que cumplir el objetivo B que a su vez para poder alcanzarlo necesita que previamente sea resuelto el puzzle A.

Pero no todo son puzzles. Pese a lo que pudiera parecer, en las casi tres horas que estuvimos jugando a Valiant Hearts el desarrollo no sólo no se nos hizo pesado sino que nos pareció bastante variado. Curar heridos mediante un minijuego "musical" a base de "quicktime events" (ya sabéis, pulsar el/los botones correctos en el momento justo) o esquivar un bombardeo al ritmo de "Orfeo en los Infiernos" (el famoso cancán de Jacques Offenbach) son algunos ejemplos. O los frecuentes momentos de sigilo en los que nuestros personajes se volverán "más oscuros" para indicar de este modo que no pueden ser vistos. Habrá momentos en los que deberemos pasar inadvertidos, o lanzar objetos como botellas para distraer la atención de los guardias y poder atacarles por la espalda...

En cuanto a la "acción" en Valiant Hearts, haberla hayla (como las "meigas"), pero la tenemos que poner entre comillas. Podremos sorprender a los guardias por la espalda y dejarles K.O. usando un obejto contundente, siempre y cuando les pillemos desprevenidos y por la espalda. No hay acción directa al uso. Como nos pillen de frente, de un tiro acabaran con nuestra vida y tendremos que empezar desde el último "checkpoint", aunque siempre nos quedaran argucias como, en los nidos de ametralladora, esperar a que el tirador recargue tras las 200 balas de rigor para pasar corriendo sin ser alcanzados. Hasta donde hemos visto, ningún personaje lleva armas. Y aunque podremos utilizar distintos explosivos, normalmente los usaremos para abrirnos camino por los escenarios, y sólo en ciertos enfrentamientos contra jefes finales, los usaremos como recurso ofensivo.

Pero si el desarrollo y su gusto por incluir detalles históricos nos convencen, lo que más nos ha cautivado de Valiant Hearts es su precioso apartado artistico. No podía ser menos usando el motor UbiArt Framework, el mismo que se usó en Child of Light y en los dos últimos Rayman. Pero claro, aquí no veremos el colorido de éstos, sino que predominan las tonalidades grises, frías, tristes... Los escenarios, con un desarrollo en 2D pero mostrando distintos planos para expresar profundidad, están repletos de detalle. Y todo con un diseño de personajes muy especial, a los que cogeréis cariño nada más verlo. Una vez más, hay que felicitar al equipo de Ubisoft Montpeliier en este sentido. Al parecer, Valiant Hearts ha sido diseñado por un equipo de sólo 15 personas, lo que nos resulta aún más admirable. Y mención especial merece la banda sonora, meláncolica, perfecta para este título.

Toca esperar hasta el 27 de junio para descargar Valiant Hearts de las correspondientes "tiendas digitales" de PS4, PS3, Xbox One, 360 y PC (nada de Wii U de momento) y comprobar hasta qué punto dan de sí esos 4 actos y corroborar las buenas sensanciones que nos ha dejado esta primera toma de contacto. Por supuesto, Valiant Hearts nos llegará traducido y doblado al castellano. La voz del narrador la pone en nuestro idioma el actor Carlos Kaniowski (os sonará porque pone la voz en castellano a personajes como Jorah Mormont en "Juego de Tronos" o el barbudo Hagrid de las pelis de "Harry Potter"). Y poco más en este sentido, ya que los personajes se expresan con gestos, sonidos guturales y "bocadillos" con objetos que muestras sus necesidades. 

Tras el éxito de Child of Light y (presumiblemente) de este Valiant Hearts, quizá sea el momento de reflexionar ante el auge de un "nuevo" modelo de negocio  en los videojuegos. Yo soy de los que piensan que el modelo de negocio de los "juegos a 70 euros" está herido de muerte y que no es sostenible tal y como lo conocemos ahora mismo. Y cada vez surgen más juegos de este tipo, desarrollos pequeños pero realizados en el seno de una gran compañia como es Ubisoft (o sea, que no son "indies" aunque lo parezcan") que implican menos gastos de producción pero que aseguran una rentabilidad más que aceptable. De hecho, hay rumores de que la propia Ubisoft está interesada en desarrollar una entrega de otra de sus sagas estrella, Prince of Persia, con este motor UbiArt Framework ¿Hasta qué punto ganará peso este modelo de negocio en esta "nueva generación" y en las siguientes (si es que las hay)? El tiempo lo dirá...

Lecturas recomendadas