Reportaje

Club Chistendo: Tu cara(dura) me suena

Por Gustavo Acero
-

El movimiento de la Ilustración se caracterizó por la creencia en el progreso humano, y no hay mayor síntoma de progreso que el plagio. Quizá por ello se vio tan extendido en cada ilustración de las escenas, personajes y carátulas de videojuegos que vais a ver en la investigación más ambiciosa del Club Chistendo. Un repaso sin precedentes a la mayor galería gráfica de latrocinios sin mecenazgo que hayáis visto en un lunes de Pascua.

Imagina ser... ilustrador de videojuegos; te encargan el proyecto de tu vida para el lunes, lo vas procrastinando hasta que, de pronto, te levantas el domingo anterior con el cuaderno en blanco. Bienvenidos a la pesadilla semanal del Club Chistendo y a la de numerosos diseñadores de personajes, escenas y carátulas de videojuegos que, durante los dorados ochenta y noventa, tomaron "prestadas" las imágenes de actores como Stallone, Bruce Lee o Arnold Swartzenneg... Schwart... Swarch... el de Terminator, leches. Preparaos para desempolvar el dossier más "ilustrativo" de una época en la que el tampón de clonar funcionaba mejor que el de Photoshop.

La "calcomanía" de Kojima con Jeta'l Gear

Empecemos por el caso más conocido: Metal Gear. Si hay una cosa que a Kojima le pirre más que el jamón, son las jamonas, pero también el séptimo arte, cuya relación con los videojuegos ha sido más estrecha que un jugador de WoW. Quizá por ello mandó a sus ilustradores colocar un papel de calco en la pantalla de la tele mientras echaban Terminator en La Sexta 3 nipona. De ahí este parecido tan razonable entre Snake y Kyle Reese, encarnado por el actor Michael Biehn, que quedó así de "Biehn" en la carátula original de Metal Gear


Igual de cantoso fue el caso de Metal Gear 2 y su familiar casting de personajes: Solid Snake era sospechosamente idéntico a Mel Gibson en Arma Letal, Big Boss parecía el hermano gemelo de Sean Connery en La Caza del Octubre Rojo, Pettrovich Madnar recordaba demasiado a Albert Einstein resucitado y Frank Jaeger compartía DNI con el sargento Barnes (Tom Berenger) de Platoon. Y no olvidemos a los actores Richard Crenna y Bob Hoskins, que pareció alternar su papel de Super Mario con el del doctor Yozef Norden, pero sin darse cuenta; ya podría haber sido al revés.

Lo que merece Kojima es un Oscar a Mejor Maquillaje pixelado. O como mínimo un Príncipe de Asturias, o sea, 'Un Príncipe para Kojima'. Ahí van las pruebas irrefutables:

Schwarzenegger, el hombre de las mil cara(tula)s

Entremos en territorio más inhóspito para el gran público. La víctima de más "posados robados" de los ochenta fue sin duda el "Chuache", para los amigos. Y para Amiga fue precisamente el juego Navy Moves, del estudio cañí Dinamic Software, uno de los estandartes de la edad de oro del software español. Sin embargo, entre sus virtudes no estaba la creatividad en el diseño de personajes, a juzgar por la imagen fotocopiada del escultural (y exculturista) prota de Commando (1985) que utilizaron para la carátula del juego. Como rezaba el cartel de la película, "en alguna parte, de alguna manera, alguien va a pagar". No sería derechos de imagen...

¿Tenía Konami algo en Contra del "Cuache"?

Pues se podría decir que... TODO. Concretamente, en la carátula del tercer matamarcianos de la saga (Contra III), que recibía evidente inspiración del cartel de Ejecutor, otra de las películas del actor australopiteco; perdón, austriaco. ¿Se puede tener más morro? Me temo que sí...


Alguien no pagaba el "Conan" digital

Conan el Bárbaro fue una de las mayores fuentes de inspiración de la saga Rastan, de Taito, aunque Galdregons Domain (imagen central) se atrevió a cambiarle la cara por la del tío más triste de la Tierra y ponerle medio huevo de Pascua en la cabeza. 

A la derecha tenéis al modelo original, y si tocáis la imagen, veréis otros dos ejemplos aún más escandalosos: la carátula de Xyphoes Fantasy para Amstrad (1991) y la de Golden Axe III, que no es un desodorante para hombre, aunque esos bíceps hiponitzarían a cualquier doncella. Sega disimuló su descarada clonación con una hombrera de calavera, pero no hay quien esconda esa pose de ex Gobernador de California. ¡Sabemos que es nuestro Arnie, sinvergüenzas!

Y hablando de poses, Conan también se puso a "dar cera, pulir cera" en sus coreografías con la espada (la de hierro), para deleite de los ilustradores de Spirit of Adventure (Attic, 1991). Pero lo más cachondo fue reconvertir al bárbaro en ninja y ponerle a lanzar shurikens en la portada nipona de Ninja Commando (SNK, 1992). Desde luego, lo de Commando le pegaba bastante más que lo de ninja.

El secreto mejor guardado de Silent Hill

Si esto os ha parecido de risa, ahora sí que vais a alucinar. Os voy dando pistas para suavizar el impacto emocional de la noticia: El colegio de Silent Hill era el mismo de Poli de Guardería. Lo siento, era mejor hacerlo de golpe. Desde luego, sería la última película en la que nadie habría pensado a la hora de crear un survival horror... a menos que seas profesor de primaria. Aquí está la prueba empírica de tamaño mindfuck, por si aún no os lo podéis creer. Por cierto, se nos ha pasado analizar este clásico en nuestro especial de Cine de ciencia ficción. Se admiten críticas en formato tuit.

¡Hasta el autobús es el mismo! Fijaos ese "7" en la parte delantera izquierda (derecha para el espectador) del vehículo para comprobar que el modelo renderizado fue justamente el mismo de la película. Pero agarraos, que las curvas vienen ahora, porque... también "copy-pastearon" los carteles que adornaban las paredes del colegio. Tocad la imagen para activar las flechas y ¡mirad, mirad!

Artes marciales prestadas en Streets of Rage

Yo estoy flipando pero como pocas veces, chaval. Veamos ahora esta portada de Streets of Rage para Sega Mega Drive junto al cartel de la película Gymkata, cuyo actor principal se llevó un Razzie por su brillante interpretación. Al menos, sirvió de inspiración para los creativos de Sega, que copiaban los carteles a patadas, literalmente. Por cierto, a ver cuándo quedamos todos en el Kinépolis para ver la tal Gymkata, que tiene pinta de precuela Kick-Ass.

El día en que Han Solo se dejó bigote

Ya tardaba en aparecer una referencia a Star Wars, y la de Chase H.Q. no es chiquitina. El cartel promocional de su juego de carreras Chase H.Q. mostraba ni más ni menos que a Han Solo con bigote después de arrancárselo a Lando Calrissian, aunque si nos fijamos en sus desproporcionadas manazas, lo mismo era Chewbacca depilado. El caso fue tan llamativo que Taito se vio obligada a cambiar la versión del juego para Game Boy (por cierto, ¡feliz 25º cumpleaños!) de una forma tan desternillante que sólo podréis verla pasando el cursor por encima.

Así es, amigos, Harrison Ford y Billy Dee Williams fueron reemplazados por las mascotas de Pringles y Conguitos, como si las compañías de alimentación tuviesen menos abogados que George Lucas, e hicieron bien. Aunque peor fue el caso que se nos viene encima...

El bueno, el feo y el Rambo

Subamos un pelín más el nivel de risión: he aquí la pantalla de selección de Nitro (que levante la mano quien haya pensado en la cadena de TDT y que la vuelva a bajar para seguir leyendo), un arcade de carreras publicado en 1990 para Amiga y Atari. A ver si reconocéis a estos tres "pilotos" antes de bajar la imagen del todo...

Con todos vosotros, Roger Moore, Clint Eastwood y John Rambo con un trozo de máscara de robot más chapucera que los cyborgs nazis de Lo que la censura esconde. Cualquier comentario adicional sería ensañamiento, así que pasemos al siguiente ejemplo.

Rambo, "acorralado" por los dibujantes de medio Japón

Y ya que ha salido Silvester Stallone, sigamos con él. Rambo se hizo tan popular en la Tierra del Sol Naciente que sus imágenes fueron copiadas en tropecientos juegos. Entre ellos, el caso de Ashura (Master System, 1986) fue tan evidente que en un giro surrealista del destino consiguió obtener la licencia oficial de Rambo: First Blood Part II para su lanzamiento norteamericano. No tuvo tanta suerte el juego Mephist, cuyo ilustrador fue condenado a seis años de cárcel por un delito contra la propiedad intelectual. Es broma, pero le he añadido emoción al día.

Duke Nukem y el Ejército de las Tinieblas

El Duke ya es un habitual del club, y en este caso vamos a destapar la fuente de inspiración de su icónica pose de 1996, en Duke Nukem 3D. La película El Ejército de las Tinieblas de Sam Raimi cerró dos trilogías de un tiro, la de Evil Dead y la de las carátulas de Duke Nukem, aunque los dibujantes de 3D Realms le cambiaron la motosierra de Bruce Campell por dos pistolones y a la chata por chatarra. Pero la pose chulesca de ambos sigue siendo la misma, y por qué no decirlo, también su personalidad.

La Chaqueta Metálica: ¿no a la guerra?

Llegamos a uno de los casos más flagrantes de hurto in/voluntario. El juego Nam-1975, uno de los primeros títulos para Neo Geo. El estudio SNK no reparó en renders de La Chaqueta Metálica para las transiciones entre niveles o las escenas de introducción de los jefes. Menos mal que lo de Kubrick era una película antimilitar, para compensar las masacres que se vivían en el juego, especialmente la de perpetraron sus dibujantes con el Recluta Patoso y compañía. No quiero ni pensar lo que habría hecho con ellos el Sargento Hartman.

Shadow of the Comet, un reparto de cine

Los personajes de esta aventura gráfica inspirada en los mitos de Cthulhu (¿existe una palabra más chunga de escribir?) eran tan realistas... que estaban directamente robados de sus respectivas películas. Vamos, que Infogrames no se molestaba ni en disimular los rasgos faciales para evitar acudir a 'De Buena Ley'. He aquí tres ejemplos:

Pues sí, es Jack Torrance, el enloquecido Jack Nicholson de El Resplandor, directamente digitalizado a partir de un fotograma de la comedia de Kubrick (sí, lo he dicho aposta. A ver, esa película da mas risa que miedo, y no sólo por el doblaje español. Nicholson está más sobreactuado que Estela Reynolds en La que se Avecina y y ya me estoy desviando del tema. Prosigamos).

Y aquí el gran Vincent Price, que no sólo aceptó papeles en películas de terror de bajo presupuesto, sino también en videojuegos de las mismas características económicas. Aunque también podría tratarse de Walt Disney descongelado. Cualquiera sabe.

¿De qué nos suena este actor? Anda, pero si es Glenn Shadix, el que hacía de Tío Otho en Bitelchús. ¿Se os ocurre un momento más propicio para recordar la escena más inolvidable de la película? A mí también, pero ya he metido en enlace.

Wrestle War: la lucha libre por las licencias

Al público japonés le flipaba la WWE, y la ausencia de licencias oficiales no le impidió a Sega robar la imagen Hulk Hogan en su famosa pose de "rompecamisetas". El Hogan nipoide es más falso que un combate de lucha libre, e incluso los púgiles del fondo parecen una copia descarada de la pareja Hawk y Animal, de Legion of Doom. El juego no se lanzó en EEUU pero sí en Reino Unido para Mega Drive, donde se sustituyó la cara de Hogan por la de ESTE TÍO irrisorio para evitar líos. El despiporre.

Lo de Bruce Lee ya es "postureo"

Quién nos iba a decir que Hudson Soft, el estudio responsable de Bomberman y Mario Party, empezaría su carrera viendo películas de Bruce Lee, otro estandarte del cine de acción, que en China Warrior se vio duplicado en plena patada voladora. No me digáis que no es la misma pose, y si lo hacéis, que sea en los comentarios. Al menos cambiaron al maromo de los boxer de abuelo por una reluciente pagoda, aunque el salto pierde todo su sentido si su víctima es... el aire.

Y ahí van otos dos ejemplos sacados de de Shao-Lin's Road, más uno de propina de The Vikings. La pose clonada es el famoso puño adelantado al estilo "ven, que aquí te espero", aunque tuvieron el detalle de añadirle un bigotito para que nadie se pispase de quién se escondía detrás del mostacho. Be hater, my friend.

AfterBurner, el Top Gun de Sega

El arcade aéreo diseñado por Yu Suzuki no escatimó en referentes cinematográficos. Uno de sus pilotos es aparentemente el joven Tom Cruise del clásico Top Gun, mientras que las insignias que luce la tripulación en el brazaco están directamente sacadas de la película. (Offtopic: Por cierto, mirad qué cabreo se pilló cuando un periodista le mojó con un micrófono de broma. Con la Cienciología no se juega).

Y ojo al plano final del juego, una evidente digitalización de una de las escenas más reconocibles de Top Gun. Mismos personajes, mismas posiciones, mismos peinados y mismas jetas, las de los ilustradores.

Mad Max y el perro explosivo de Road Raider

En casos como el que viene, dos imágenes valen más que una parrafada. Otro jovencísimo Mel Gibson fue trasladado sin consentimiento a la carátula de Road Raider, y su perro a la unidad de quemados de La Princesa, pero el pobre can ya había muerto por combustión espontánea. Hasta el pliegue de la chupa de cuero es idéntico, aunque yo me miraría lo de la garra de Freddy Krueger saliendo por la espalda. Lo tuvo un colega y es una pesadilla.

True Crime: Plagiadores de reemplazo

Para "crimen de verdad", el de Activision con la carátula de True Crimen: Streets of LA, lanzado para PS2, GC y Xbox en 2003. Parece evidente que el diseñador se pilló el DVD de Asesinos de Reemplazo unos días antes con el 3x2 de la Fnac. O eso, o fue el mismo que diseñó el cartel de la película y se quiso dar un homenaje a sí mismo. ¡Podrían haber cambiado al menos los colores! Pero no, eso implicaba inventiva.

Konami la "leó-parda" en Dance Dance Revolution

La canción Afronova de Dance Dance Revolution nos brindó esta profanación visual de la actriz Reese Witherspoon, que se vio reconvertida en la Tigresa de Oriente para tapar su aspecto real. Pero mirad lo que le hicieron a la pobre en ediciones posteriores del juego para evitar problemas mayores (toque en la imagen). ¡¿Qué clase de criatura del averno es esa!? A mí me parece mucho más denunciable eso que lo del bodypainting de leopardo.

Helicópteros de alquiler

Venga, que ya estamos de liquidación. A la izquierda, un fotograma de la película Blue Thunder (El Trueno Azul), y a la derecha, la pantalla de título de Thunder Blade para la Master System. Vale, en realidad es al revés, pero como la diferencia entre ambas imágenes es nula, el orden de los factores no altera el plagio.

La femme Nikita "Wong"

Terminamos con el disco de una banda sonora cinematográfica, la de Nikita, de Luc Besson. Como podéis apreciar, a Capcom debió de molarle un puñao la peli, a juzgar por el diseño y la pose de Ada Wong en este artowrk de Resident Evil 4, que parece un clon erotizado de la actriz Anne Parillaud. Sí, en este caso la imagen del videojuego está a la derecha, al contrario que en todo el reportaje, lo que significa que mi cerebro me está diciendo que pare aquí.


El Chistendo va a necesitar reponer fuerzas después de esto. Espero no haberos derribado demasiados mitos ochenta-noventeros, y si es así, siempre nos quedará el cine como fuente de inspiración original y única industria que SÍ respeta la propiedad intelectual de los demás. A ver si aprenden las compañías de videojuegos...

Vale... no he dicho nada. Hasta el lunes que viene, chistenderos.


En anteriores entregas del Club Chistendo:

 

 

 

 

 

 

 

 

Lecturas recomendadas