Dead Rising 4
Reportaje

Dead Rising 4 - Avance con Frank West desde la Gamescom 2016

Por Rafael Aznar
-

La horda zombi de Dead Rising 4 anda suelta por la Gamescom 2016, y hemos podido meternos en el meollo de la infección por partida doble, asistiendo a una presentación con sus máximos responsables y probando una demo de diez minutos. Hay que recordar que el juego, desarrollado por Capcom Vancouver, que repite respecto a la tercera entrega numerada, llegará a finales de año a Xbox One y Windows 10, con un año de exclusividad en lo que a consolas se refiere y de tres meses en ordenadores, en una estrategia comercial casi calcada a la que se empleó con Rise of the Tomb Raider.

Joe Nickolls, líder del estudio, y Geoff Coates, director de arte del juego, nos explicaron las peculiaridades de Dead Rising 4, que servirá para conmemorar el décimo aniversario de la saga. Por eso, el protagonista será nuevamente Frank West, que regresará a la ciudad de Willamette, donde se produjo el apocalipsis zombi original. Se ambientará en Navidad, lo que promete traducirse en infinidad de mofas y referencias a Papá Noel, el muérdago, los calcetines colgados en la chimenea, el reno Rudolf…

Dead Rising 4 Frank West
¿Es Frank West o Mazinger?

Por lo que dijeron en la presentación, la aventura principal de Dead Rising 4 no contará con tiempo limitado, pues el mundo abierto del juego es demasiado grande y hay demasiado que hacer como para cortarle las alas. Eso sí, aunque no aclararon cómo, sí que dijeron que el contador de tiempo volverá de algún modo, tal vez en el multijugador cooperativo para cuatro personas. El tamaño del mapa será similar al de la anterior entrega, pero será mucho más denso y ofrecerá una mayor verticalidad, lo que favorecerá la exploración. En ese sentido, habrá cierta narrativa ambiental a través de los escenarios, en los que nos toparemos con humanos a los que podremos ayudar (o no), con cadáveres de supervivientes que iban cargados de provisiones o con una bolsa abandonada por un luchador de artes marciales mixtas, en cuyo interior encontraremos unos guantes para arrear tortazos como Bruce Lee manda.

Un arsenal andante

Efectivamente, la mayor gracia de Dead Rising 4, y nunca mejor dicho, estará en su alocado repertorio de armas y vehículos, que podremos combinar de la forma más descerebrada que se nos ocurra. ¿Qué tal construir una especie de bazooka con el que hacer que los enemigos salgan propulsados por los aires? ¿Y una motosierra? ¿Y un sable de hielo? La palma de las herramientas que hemos visto hasta ahora se la lleva un exotraje que convierte a Frank West en una máquina de matar, capaz de levantar a los zombis en el aire y partirlos por la mitad, con sangriento resultado. Mientras llevemos esa armadura, que tendrá un tiempo limitado, podremos coger dos máquinas de helados, colgárnoslas a la espalda y provocar un festival de congelaciones. La fuerza de la armadura también nos permitirá agarrar un semáforo y enseñarles a los zombis cómo se dirige el tráfico.

Sin embargo, la mayor hilaridad promete venir de la mano de los guiños a otros referentes audiovisuales. Por ahora, nosotros hemos visto tres, y puede que se nos haya pasado alguno. Podremos coger una cabeza de Blanka, de Street Fighter, y repartir descargas eléctricas a diestro y siniestro. Y, si de electricidad se trata, el dios en la materia es Thor. Pues bien, podremos usar un martillo y levantarlo en el aire para invocar el poder de la tormenta. Pero nuestra favorita es una vara que lanza hechizos y cuyo ataque especial consiste en clavarla en el suelo al grito de “¡no puedes pasar!”. Frank West será el nuevo Gandalf, y nos encanta.

El protagonista del juego de Capcom contará con una cámara que tendrá varios usos. Por un lado, podremos sacar fotografías de las aglomeraciones de zombis: cuantos más retratemos, mejor puntuación recibiremos. Y no podía faltar la moda de las autofotos, de modo que podremos hacer todo tipo de carantoñas con ayuda de los joysticks. Podremos, incluso, agarrar a un zombi a traición y sacarnos un autorretrato para competir en guapura con él. Mientras no haya palos para selfies, todo irá bien…

Dead Rising 4

Por ahora, lo que hemos visto del juego tiene una buena apariencia. No es el título más puntero de la Gamescom 2016 ni de la actual generación, pero aguanta el tipo. Las aglomeraciones de zombis son ingentes, con decenas y decenas de infectados arracimados, a la espera de que los convirtamos en carne de cañón. Y no todo será un frenesí, pues también habrá momentos más pausados en los que, por ejemplo, podremos bajar a un túnel y disfrutar de otro tipo de opresión ambiental. En la demo de Dead Rising 4, nosotros no experimentamos ninguna ralentización demasiado significativa, así que esperemos que la versión final dé la talla, porque Frank West se merece una buena fiesta de cumpleaños.

Lecturas recomendadas